“Padre, ¡estás vivo!”; ‘La cocinera de Castamar’

QUÉ HA PASADO

• El rey desaparece y decide confiar solamente en Clara.

• Elisa pretende ser la pareja de baile de Roberto.

• Úrsula tiene un trauma.

Rosalía tiene un mal presagio y es que un cuervo negro ronda por las inmediaciones de la casa de Castamar. “Viene a por mí”, asegura. Tanto Clara como las demás chicas del servicio intentan consolarla, pero el miedo de la joven a la oscuridad acaba provocando un incendio en el palacio. Una vez a salvo, Úrsula decide enviarla a un hospicio, pero Clara no va a permitirlo.

Por ello, visita en el convento a fray Juan buscando ayuda. Para su sorpresa, descubre allí que su padre no ha fallecido, sino que lleva viviendo con los monjes desde que terminó la guerra. “Tuve que esconderme”, se justifica ante la hija. Ella, decepcionada, emprende la vuelta a casa y tiene un nuevo acercamiento a don Diego.

Al descubrir a Melquiades robándole unos documentos, don Diego se lleva un gran disgusto: “Eras mi amigo”. Él le confiesa haber estado espiándolo como un encargo especial de la reina.

Quien tampoco consigue seguir adelante es Amelia Castro. Como resultado de una de sus noches de pasión con Enrique de Arcona queda embarazada, pero este no quiere que haciéndolo público se destruya el plan de convertirla en duquesa. Ella intenta buscar apoyo en Sol Montijo.

Por otro lado, Beatriz, que sigue trapicheando con tabaco, no espera que Clara le pida un favor: necesita láudano para calmar la ansiedad de Rosalía. A cambio de una buena cantidad de dinero, visita a su proveedor, quien también resulta ser su amante. “¿Sigues queriendo viajar a América conmigo?, le pregunta haciendo que se sonroje. Parece que la relación entre ambos puede ser beneficiosa.

Fuente: Leer Artículo Completo