Mercedes Milá vuelve con ‘Scott y Milá’ a Movistar+

Mercedes Milá ha presentado en el FesTVal de Vitoria la tercera temporada de Scott y Milá, con cuatro nuevos programas que podremos ver en otoño en Movistar, en los que explorará una serie de temas que afectan a toda la sociedad, siempre desde su propia perspectiva tan particular. La periodista ha avanzado los grandes temas que se abordarán en estos cuatro nuevos programas: La música, el baile, la familia y la empatía animal.

Familia es el título de la primera entrega, en la que la propia Mercedes Milá se reunirá con sus seres queridos. Los Milá son todo un clan que representan un pilar fundamental en la vida de Mercedes, en los que se apoya constantemente y a los que siempre vuelve. La importancia de la familia, los valores que aporta, los lazos que nos unen y la genética serán los protagonistas de esta entrega de Scott y Milá.“Es un programa en el que mi familia se va a exponer”, avanza la presentadora. Sin embargo, no todos han estado dispuestos a ponerse delante de la cámara: “No todos mis hermanos han querido salir por pudor”. La producción del capítulo comenzó en febrero, pero tuvo que paralizarse debido a la crisis del coronavirus. María Ruiz, directora de la productora Zanskar, explica que el programa se ha adaptado a la situación actual: “Lo acabamos hace dos semanas”. De esta forma, el programa abarcará también las historias de esas personas que no han podido despedirse de sus familiares por culpa de la Covid-19: “Vamos a ver en carne viva la no despedida de muchas familias”. A mí no me da miedo hablar de la muerte, es una parte emocionante de la que hay que hablar”, añade la presentadora.

El segundo programa será seguramente el que trata la Empatía Animal: Mercedes quiere entender mejor a los animales. Nos curan, nos protegen o nos acompañan, pero no sabemos nada sobre su lenguaje, su inteligencia, sus sentimientos o sus derechos. Desde terapias con animales hasta ratas capaces de detectar minas antipersonas, un mundo que Mercedes descubre junto a su inseparable Scott.

La siguiente entrega está dedicada a la Música. ¿Por qué nos emociona tanto la música? ¿Qué mecanismos se activan en nuestro cerebro cuando escuchamos las Variaciones Goldberg o los Conciertos de Brandemburgo? Mercedes siente debilidad por Bach, El padrino de la música para el mediático pianista británico James Rhodes. Precisamente por eso, en este episodio quiere hacer visible que algo tan potente como la música clásica no es algo exclusivo, sino que la música es de todos.

Y la última, al Baile. A pesar de que es una asignatura pendiente para Mercedes, sabe que es muy beneficioso. En este capítulo además de proponerse aprender a bailar investiga otros aspectos: el baile como evasión, como hobby, como expresión cultural o como tabla de salvación.

Entrevistamos a la presentadora y la abordamos con una pregunta de actualidad.

¿Qué opinas de las declaraciones que ha hecho últimamente Miguel Bosé, que es tu amigo, sobre la Covid-19?
Tengo que ser buena con él. Puedo decir simplemente que me ha extrañado enormemente la agresividad con la que ha entrado en este terreno. Respeto su postura, pero me parece que su fama le obliga a matizar frente a una pandemia como la que sufrimos. Creo que sus mensajes han ido variando, hemos ido viendo cómo concreta, con menos agresividad que al principio y esas matizaciones también son muy honestas por su parte. Me cuesta mucho hablar de Miguel sin estar de acuerdo con él, porque siempre estoy de acuerdo con él. Pero en esta ocasión no, aunque le quiero igual. Es mi amigo y le adoro.

Hablemos de ‘Scott y Milá’. El primer programa está dedicado a la familia y os cogió la pandemia del coronavirus en medio del rodaje…
Lo primero de todo que quiero decir es que yo soy muy defensora de la familia como piña. En mi casa somos seis hermanos y yo soy la mayor, la mandona según me dicen, pero también la protectora, un poco gallina. Defiendo a la familia que dice la verdad, no de la que dice mentiras. Cuando preparamos el programa de la familia, no sabíamos la importancia que iba a tener la familia durante la pandemia. Hemos acabado haciendo un programa de familia en el que está presente el COVID-19. Vais a ver familias distintas, vais a aprender cosas que no sabía, vais a ver lo que han pasado las familias durante la pandemia, la no despedida de muchas personas que se nos han ido…

Tú que eres tan familiar, ¿alguna vez te has arrepentido de no haber tenido hijos?
No. Estoy muy contenta como estoy ahora y como he estado siempre. Tengo gente cercana que son mi familia y no echo de menos la maternidad en particular.

Pero ejerces de tía.
Claro. Como no tengo hijos propios, me permito ocuparme mucho de mis sobrinos.

¿Cómo has conseguido casos de familia tan dispares para el programa?
Ese mérito es del equipo, que siempre encuentra a la gente más difícil. Por ejemplo, el caso de esas dos mujeres, una que busca desesperadamente a sus padres biológicos y esa madre a la que engañaron cuando tenía 21 años y le dijeron que su hija había muerto, pero ella intuía que no era verdad. Esas miradas acuosas y llenas de emoción me hacen sentir orgullosa de que participen en el programa.

Durante esas escenas tan emotivas, tú le acaricias continuamente, dándole ánimos…
Es que yo soy muy ‘tocona’. Pero de siempre. Cuando empecé mis primeras entrevistas en televisión española siempre cogía y tocaba a los entrevistados. Me llamaban ‘la tocona’. Y hago lo mismo en la vida real cuando veo que una persona está pasando un mal rato.

Has pasado el confinamiento en Menorca. ¿Qué sentiste al volver al trabajo?
Una alegría enorme porque trabajo muy a gusto con el equipo del programa. La normalidad fue bienvenida.

¿Qué has sacado de positivo del confinamiento?
Estuve en Menorca con amigas, con Laura Ruiz, que es la socia productora de Jesús Calleja y mi jefa en el programa y con sus hermanas. Yo tengo casa en la isla, pero me fui directamente al campo con ellas y me dedicaba a cuidar las gallinas y a hacer la comida.Para mí, todo lo que sea acción es saludable. Pensaba que tendría tiempo de leer, de ver muchas series… pero no he tenido tiempo. Llegaba a la cama cansada de tanta actividad física. Pero una de las cosas que me ha gustado de esta situación es que no puedes hacer planes y eso desestresa. He valorado mucho ese no tener que hacer nada. Ahora estoy terminando los libros que empecé y que son muy recomendables: Sapiens de Yuvah Noal Harari, La madre de Frankenstein de Almudena Grandes y estoy leyendo el último libro de Leonardo Padura, Como polvo en el viento, que es el dominio de la palabra.

Creo que te gusta comprar libros de segunda mano.
De segunda mano y que estén machacados, que tengan marcas, con las páginas dobladas… libros de tercera mano en mal estado. Cuando te gustan los libros, te gustan de diversas formas y más cuando eres librera como es mi caso (junto a otros 49 socios logró salvar la librería barcelonesa +Bernat).

Nueva foto de perfil ✌️. Prefiero que Scott salga más que yo. Ah, y qué me decís de su @lametazo… 😏😜

A post shared byMercedes Milá (@lametazo) on

En el segundo programa de ‘Scott y Milá’ habláis de mascotas animales. ¿Tú tenías perro antes de conocer a Scott?
Nunca he tenido un perro en casa ni he cuidado animales, al contrario que mi hermano Lorenzo, pero estoy descubriendo la relación humano-animal y es fascinante. En el programa hablamos de la empatía con los animales y cómo aprendes desde el minuto uno hasta que te vas. Un ejemplo es un encuentro con un caballo, un animal que a mí me daba miedo en un principio, cuando tenía que hacer una serie de ejercicios con él y con el que luego tuvo una conexión especial. También me han sorprendido una cuerva y una pulpa, dos de los animales más listos que hay. A Blanquita, que le puse ese nombre porque es una cuerva negra, negra, he vuelto a verla al cabo de un año y había aprendido palabras. Además se llevaba las cosas, las escondía y, de repente, aparecía con cosas que había robado en otras partes. Y otra cosa que me sorprendió es que consideraba al dueño de la finca su pareja y le cabreaba que el hombre éste estuviese con su mujer.Y también hay perros que están educados para ayudar a familias con enfermedades. Todo esto no lo hubiese aprendido si no fuera por este programa.

En el tercer programa hablarás de música.
Hablaremos de música clásica, pero la definimos como música, sin clasificaciones y nos basamos en la opinión de James Rodhes, un pianista británico que vive en España y nos ha descubierto maravillas y que tiene un libro que se titula Instrumental en el que explica cómo fue su vida de pequeñito abusado y cómo la música le salvó la vida. Y el programa número cuatro, que hemos rodado por ahora lo dedicamos al baile y yo acudo a un curso también y bailo swing.

¿Echas en falta el directo?
No lo echo en falta, pero sé que hasta el día que me muera seré capaz de hacer un directo. Me gusta mucho. Y me gusta sobre toda hacer entrevistas, que es la magia del periodismo. Tengo una tendencia peligrosísima a hacer una entrevista en cualquier parte, sea una cena o una boda y no me importaría volver a hacerlo, pero no soy partidaria de mirar atrás ni al futuro sino que me quedo en el hoy y en el momento. Y si tiene que ser, será.

¿A quién te gustaría entrevistar en estos momentos?
Ahora mismo no tendría precio ni para nuestro país ni para él mismo, que el rey emérito, Juan Carlos I, hablara. En una entrevista de verdad, sin condiciones. A cara descubierta con la gente. Me gustaría mucho poder hacerla.

¿Has recibido alguna oferta para presentar otros programas?
Algunas cosas. Tengo suerte en ese sentido. Me siguen llamando para plantearme proyectos y es emocionante que me pase eso a mis 69 años.

A tus 69 años te has metido de lleno en Instagram…
Y me encanta. Fue mi sobrina Ana la que me dijo que debería tener Facebook o Instagram y ahí estoy desde hace tres o cuatro años. Soy completamente consciente de que Instagram te enseña, te engancha, te conecta con el mundo… y no me quita de leer libros ni periódicos. Tal vez me quita de ver televisión, lo reconozco, pero me gusta porque me ayuda a ser más creativa. A mí me gusta compartir y eso es Instagram.

Fuente: Leer Artículo Completo