Lucía Martín Abello, de ‘Servir y proteger’: “No tengo miedo a decir lo que pienso”

Cuando era pequeña, Lucía Martín Abello veía inaccesible ser actriz: “Tenía en mi mente el ideal de Hollywood y me parecía complicado llegar hasta allí”. Entonces, pensó en estudiar Ciencias Políticas o Equinoterapia. Sin embargo, no pudo luchar contra su vocación y, con 17 años, debutó en televisión con la miniserie No soy como tú (2010) de Antena 3. Ahora, a sus 27, pasea por el barrio de Distrito Sur dando vida a Beatriz Velasco en Servir y proteger, la ficción de sobremesa de La 1.

Menudo cambio de look te has hecho para dar vida a Bea…

Pensaron en teñirme el pelo de rosa, de morado, cortarme la melena… y al final decidimos rapar ambos lados de la cabeza. Era un estilo que me apetecía probar de jovencita. Estoy muy contenta.

¿También con tu papel?

Mucho, me gusta interpretar a gente con carácter. Ella es una chica pasota, que no le da vueltas a las cosas y se deja llevar, pero a la vez saca su fuerza si se ve amenazada.

¿Os parecéis en algo?

Creo que ambas somos muy resolutivas cuando hay que enfrentar algún problema. También tenemos en común la pasión por nuestra familia ¡Qué nadie nos los toque!

Tu personaje tiene una relación complicada con su hermana…

Ahora Bea está empezando a ayudar a Eva (Cayetana Cabezas) en sus negocios turbios, con el tráfico de armas y no chocan tanto. Habrá más conexión entre ellas.

¿Las unirá la maldad?

De momento cada una seguirá siendo villana a su modo (risas). Me gusta hacer de mala, creo que este tipo de papeles no pasan inadvertidos. Doy gracias a Servir y proteger por la oportunidad.

¿Ha llegado esta serie en un buen momento de tu vida?

Llevaba tres meses sin trabajo y la incertidumbre laboral que sentía estaba a punto de hacerme caer por un abismo. Así que, entrar en esta ficción ha sido un regalo para mí.

De hecho, es tu segunda diaria.

La primera fue Amar es para siempre. En ella di vida a María, la hija de Marcelino (Manu Baqueiro) y Manolita (Itziar Miranda). Guardo grandes recuerdos de ese proyecto. Fue muy bonito.

¿Te gustaría volver?

Para algo temporal sí, pero no creo que de forma indefinida. Pienso que María contó todo lo que debía. Ahora sigo la serie un poco por redes sociales, porque casi no veo la televisión en mi tiempo libre.

¿Y cómo pasas esos ratos de ocio cuando no trabajas?

Me encanta el baile, la escritura, la pintura y, sobre todo, adoro viajar. Por ejemplo, a Argentina, de donde es mi familia materna. También practico el activismo y la militancia política. Me gusta defender causas que creo justas. Por ejemplo, la igualdad entre hombres y mujeres… Soy feminista y ver cómo las mujeres, a medida que cumplimos años, vemos reducidas nuestras opciones de trabajar en la interpretación es algo que sigo sin comprender.

También te has definido como vegana y animalista.

Sí, compro en comercios vegetarianos y a mi chico le he pedido que para mi cumpleaños, que es en abril, me lleve a un santuario vegano.

¿Expresarte tan abiertamente te ha afectado en tu carrera?

No y duele que algunas personas no puedan decir lo que quieran por si les perjudica en el trabajo. Soy clara y directa. No tengo miedo a decir lo que pienso, pero me he llevado regañinas de mi madre.

Hablemos del futuro ¿Qué esperas que te depare la vida?

En este oficio hay precariedad y con vivir de él ya me vale. Pero me gustaría dar el salto al cine y al teatro

Fuente: Leer Artículo Completo