Felicidad plena; ‘Habitación 309’

QUÉ HA PASADO

• Gulsah y Guru se hacen muy amigas en clase.

• Nilüfer debe quedarse ingresada por su embarazo.

Las cosas se le han puesto difíciles a Onur para que confiese a su esposa la vida paralela que lleva. Para colmo, pronto será el cumpleaños de Guru, su hija secreta, y accede a prepararle una gran fiesta como le sugiere Özge. Betul se entera de la celebración y se presta voluntaria para ayudar. Su verdadero plan es pedir un ramo a la floristería de las Yenilmez y provocar que Lale descubra la verdad.

Por primera vez, todo sale tal y como lo ha orquestado y la chica llega a tiempo de ver a su marido abrazando a otra mujer y escuchar a una niña llamándole papá. “Ya va a ser imposible que vuelva a confiar en ti”, asegura a Onur antes de marcharse con el corazón destrozado.

Según pasan los días, la situación se agrava para la familia cuando Nilüfer se entera de que Kurtulus conocía el secreto de su cuñado. Además de echarle de casa, le arrebata la dirección del restaurante. “Ahora mando yo”, le aclara. Él acata la decisión aunque eso le granjea problemas con su socio Erol.

Lale recibe la visita de su suegra y la de Özge, y ambas le insisten en lo arrepentido que está su esposo: “No sabía cómo contarte lo que había ocurrido, para él también fue una sorpresa. Te ama de verdad, debes perdonarle”.

Los Sarihan por fin se ponen de acuerdo

Destrozados, Onur y Kurtulus se reúnen para elaborar un plan que les permita volver al lado de sus mujeres. Y lo hacen en casa de Yildirim, pues este también ha discutido con Songul por ocultarle el secreto de su yerno y anhela recuperar su confianza.

Los tres coinciden en que solo alcanzarán su objetivo si les demuestran su amor. Y aunque ellas no se lo ponen fácil, obtienen el perdón y otra oportunidad, a la que se aferran llenos de esperanza. Para que le felicidad sea plena solo queda por resolver el asunto de la herencia de los Sarihan. Fikret y Sadi se reúnen con Onur y Erol y llegan a un acuerdo. La empresa y el dinero se dividirá en dos partes iguales. “La familia debe estar siempre unida”, afirma Sadi.

Fuente: Leer Artículo Completo