Entre dos mundos; ‘Encadenada’

  • Llega Encadenada, la nueva historia de amor, de éxito internacional, a Divinity

    Nizhyn, gobernación de Chernígov, Ucrania, 1856. Katerina Verbitskaya es una joven sierva en casa de Pyotr Chervinsky, dueño de una de los mayores latifundios del territorio. A pesar de que la chica se ha criado y educado entre la nobleza, amparada por su ama y madrina Anna Chervinskaya, cada intento de progresar está marcado por su origen humilde. “A veces no sé cuál es mi lugar en este mundo, me siento dividida”, piensa, mientras prepara la comida junto con la cocinera, Pavlina.

    En la ciudad, Pyotr se reúne con su viejo amigo Aleksander Doroshenko, otro terrateniente, y la hija de este, Natalie. Tiene la intención de comprar un nuevo esclavo para herrar sus caballos y se lleva a un joven llamado Nazar. “Parece más limpio que el resto”, dice con desprecio.

    Días después, Grigory Chervinsky, único hijo del matrimonio, regresa de la guerra de Crimea y su padre se siente orgulloso al ver que lo han condecorado: “Eres un gran militar”. No sospecha que la medalla que lleva en el uniforme se la robó a un oficial muerto. Durante la noche, el joven intenta abusar de Katerina, a quien siempre ha deseado. Por suerte, la irrupción de Pavlina lo evita.

    Ha tenido buena escuela, ya que esa misma noche, valiéndose de su autoridad, Pyotr arrincona a Vasilina, otra nueva sierva y la viola. El hombre pretende que su hijo dirija la hacienda, pero Grigory tiene otros planes. Para ello necesita dinero, pues tiene una deuda con un compañero de armas, así que decide vender a la doncella de su padre.

    Una mañana, Katerina se topa con Aleksey Kosach, un apuesto noble que también ha vuelto del frente. Entre ambos surge una atracción inmediata, pero ella no se atreve a decirle que es una sierva.

    Fuente: Leer Artículo Completo