Cayetana Cabezas (‘Servir y proteger‘) confiesa: “Llevo siempre

Dejó Ourense y se mudó a Madrid con 17 años para estudiar Arquitectura. Terminada la carrera ejerció durante casi un lustro, pero en 2009 decidió dar un giro a su vida y convertirse en actriz. “Al principio se creó un poco de cisma familiar”, recuerda Cayetana Cabezas, a quien vemos en las sobremesas de La 1 como la malvada Eva Velasco en Servir y proteger.

¿Feliz con este papel?

No sé si por la forma de mi mandíbula o por mi pelo, me dan siempre mujeres malas y es muy divertido.

¿En quien te inspiraste para crear a Eva?

En los personajes de la serie Peaky Blinders porque, como ellos, es una delincuente muy seria. Me costó sacar esta parte, yo soy una persona mucho más extrovertida.

¿Te gustaría que tu personaje se redimiera al final?

Quizá no hasta este punto, pero me encanta que se vea su fragilidad y cómo, al igual que yo, defiende a los suyos.

Por ejemplo, a su hermana Bea.

Así es. Con Lucía Martín-Abello, que la interpreta, tengo una onda buenísima. Parece que somos familia de verdad. Nos hablamos con una confianza absoluta.

¿Y no querrías hacer de buena?

¡Me encantaría! En Brigada Costa del Sol hice una escena en la que me rompí y los directores se sorprendieron.

También te hemos visto en el teatro desde tus inicios.

Comencé en este oficio sobre las tablas. Cuando salgo a trabajar siempre llevo amuletos, como el anillo de mi abuela o la pulsera de mi abuelo.

Eres supersticiosa. ¿Qué más no sabemos de ti?

Me gusta arrancarmea cantar cuando estoy con gente y adoro escribir. De hecho, ya tengo un libro en el mercado que se titula Ayten y la hija de las olas. También adapté la novela La voz dormida al teatro. Ahora, me apetece hacer cine.

¿Y dirigir tu propio proyecto?

También, pero me tengo que zambullir en ello, porque el director es el capitán y ahora no dispongo de tiempo.

En Puente Viejo

Antes de hacer sus maldades en Servir y proteger (Plano a Plano) dio vida a Nazaria en El secreto de Puente Viejo. La ficción de Antena 3 significó su debut en una serie diaria. “No pude seguir viéndola tras mi marcha por mi horario de trabajo, pero sí me enteré de cómo terminó. Mi paso por esa novela fue un aprendizaje constante”, recuerda la actriz.


Fuente: Leer Artículo Completo