Vestir bien a los 30: los tips de moda que necesitas saber

Si estas cerca o ya has cumplido los 30, esta historia te sonará. Inseguridad, miedo y muchos “¿soy tan mayor?” que no dejan de venirte a la cabeza. Y eso, simplemente, por cambiar de década en el carnet de identidad. Según un estudio elaborado por la Universidad de Greenwich, existe un periodo de ansiedad y aislamiento cuando se sobrepasa la tercera década de vida y que encuentra su origen en ese miedo de no cumplir todo aquello que te habías propuesto años antes. Sí, la temida crisis de los 30. Pero, seamos realistas, estos también son el inicio una etapa de crecimiento personal en el que tienes la cabeza más asentada y las ideas más claras.

Esto, en territorio moda, se traduce en que, después de algún que otro bandazo estilístico (como aquellos pantalones naranja butanero de pata elefante o esas extrañas combinaciones de leggings con botas blancas que te ponías a los 15 y los 16 para salir un sábado por la tarde), ahora es el momento en el que has dado con tu propio estilo, sabes cómo sacarte partido y valoras, por encima de todas las cosas, el ir cómoda 24/7. Así que, sí, quizás es el momento de dejar de lamentarse y empezar a ver el vaso medio lleno. ¿La forma de sacar partido a tu armario de ahora en adelante? Tomando estos tips como punto de partida.

¿Cuál es mi talla?

Puede parecer una tontería, pero una prenda que te quede muy grande o muy pequeña puede arruinarte el look. Un reciente estudio realizado por The New York Times ha demostrado que un alto porcentaje de la población estadounidense no sabe qué talla utiliza. Y esto ocurre, especialmente, cuando se habla de piezas oversize, en la ropa interior y en el calzado. ¿La solución? Coger cinta métrica y papel para conocer bien tus medidas y también estudiar cómo tallan las marcas en las que compras habitualmente, ya que cada una lo hace una manera diferente.

Hazte con un icono

El Barcelona (o el Puzzle) de Loewe, el Dionysus de Gucci, el 2.55 de Chanel, un Speedy de Louis Vuitton, el Lady Dior… Hay tantos bolsos icónicos que resulta casi imposible decantarse por uno solo. La treintena suele venir acompañada de una mejora en la situación económica y la concreción de tu propio estilo. Por eso, puede que ahora sea el mejor momento para invertir en un bolso que te dure toda la vida. porque sí, te lo mereces.

Crea un armario donde el foco esté sobre los básicos

Si hay un conjunto ganador, ese es siempre el que incluye, al menos, una prenda básica: una camisa blanca, un jersey de cashmere, un little black dress que puedas llevar día y noche, unos zapatos de salón, un bolso tote, otro de tipo joya, un reloj con algo diferente… Mucho se ha escrito sobre qué prendas conforman el fondo de armario 10. La respuesta está clara: aquellas que sean tan versátiles que se puedan incluir en infinidad de looks.

Menos es más: apuesta por la calidad y no tanto por la cantidad

Y es que, seamos sinceros, llega un punto en el que, entre tanta prenda, no encuentras nada que ponerte. Por eso, quizás es el momento perfecto para empezar a invertir en prendas de calidad (esas que pueden convertirse en objeto de herencia de padres a hijos en un futuro) y dejar a un lado esa idea de que lo importante es acumular decenas de «por si acaso».

Haz una selección minuciosa de prendas del armario

Y en ello Youtube (¿quién si no?) puede ser un gran aliado. Y es que la plataforma está plagada de tutoriales que enseñan a limpiar el armario de una manera rápida. De hecho, basta con poner “limpiar armario” para que el buscador arroje 30.000 resultados. No importa la manera, pero sí que intentes reducirlo a las piezas que tienen más posibilidades. Muchas veces un adiós a tiempo puede ser considerado como una victoria.

Sigue las tendencia, sí, pero a tu manera

A estas alturas de la película ya sabrás que lo que triunfa en la calle son los tonos sorbete, las gafas de aires futuristas o las prendas y complementos de plástico, entre otros. Pero, seamos realistas, las tendencias son lo que son y no tienen por qué quedarles bien a todo el mundo. Lo ideal es elegir minuciosamente aquellas con las que cada una se identifica e intentar darle un toque personal teniendo en cuenta el fit, el estilo propio y, sobre todo, lo cómodas que son.

Apuesta por lo diferente

Un mini bolso con forma de oso panda, unos zapatos con tacón de aires ajedrecísticos, unas gafas glam (y mucho brilli-brilli), unos pendientes con motivos estelares, una mochila con la cara de Bob Esponja… Una vez que tienes las prendas básicas que todo armario ha de tener, es hora de empezar a darle un toque diferente apostando por piezas más arriesgadas, esas con las que podrías cosechar un buen número de likes en las redes sociales. Y en esto los zapatos o los bolsos siempre tienen las de ganar. Palabra de Carrie (Bradshaw).




Fuente: Leer Artículo Completo