Preocúpate por el estrés oxidativo: así te afecta y así puedes combatirlo

  • Los entrenamientos deportivos de las famosas españolas
  • Cuca Miguel se sincera y desmonta los mitos de belleza más comunes
  • Consejos para perder los kilos ganados en Navidad

    En el proceso natural de envejecimiento, el mero hecho de cumplir años va oxidando el cuerpo: a medida que entra oxígeno en el organismo a través de la inhalación y exhalación, se generan radicales libres, que son, en pocas palabras, moléculas que tienen oxígeno y electrones desparejados. Esto provoca que vayan buscando la estabilidad robando otros electrones, causando envejecimiento en cadena en el organismo. Sin embargo, no todos los radicales libres son dañinos, porque alguno son indispensables para luchar contra ,los patógenos que entran en el cuerpo. Los radicales libres se contrarrestan con los antioxidantes que tienes en el organismo, que consiguen prestar un electrón al radical libre para que deje de ‘molestar’ a los demás intentando robar los electrones para conseguir la estabilidad, y cuando el balance es menor entre los antioxidantes que entre los radicales libres, estamos ante el estrés oxidativo.

    Ya he contado, por ejemplo, las diferencias entre el jogging y el running, todo lo que necesitas saber sobre la calistenia o los beneficios de una correcta limpieza facial, pero si estas dos palabras no te suenan de nada, te lo explico: se trata de un proceso natural en el que el organismo se oxida de forma prematura, por lo que hoy os hablaré de las causas que lo provocan, la forma de detectarlo y prevenirlo, así como la forma de tratarlo.

    Siempre se ha dicho que el estrés oxidativo está vinculado a enfermedades como el cáncer, pero los estudios no son concluyentes, y lo mismo respecto al envejecimiento, ya que este proceso es mucho más complejo. Ahora bien, aunque no sepamos a ciencia cierta si el estrés oxidativo está vinculado con padecer enfermedades, se sabe que se debe a un desequilibrio en los niveles de antioxidantes, por lo que si quieres aumentarlo, debes primero hacerte una prueba de estrés oxidativo. En mi consultorio ‘Todo en belleza’ solo cuesta 30 euros, se realiza con una muestra de orina y con él puedes conocer, desde tu casa, los niveles de oxidación.

    ¿Qué puede provocar el desequilibrio del estrés oxidativo?

    Existen hábitos oxidantes como comer alimentos procesados, los refrescos azucarados, fumar, la contaminación… pero también hacer mucho deporte por el alto consumo de oxígeno y, por supuesto, uno de los más conocidos: altas dosis de estrés por la segregación de cortisol.

    Si te salen unos niveles altos de oxidación, debes recurrir a una dieta antioxidante, rica en alimentos frescos como frutas y verduras, menos alimentos procesados, aumentar el consumo de agua y reducir el de refrescos, y si estas pensado en tomarlos en forma de suplementos (los más comunes son en pastillas, como el resveratrol), debes saber que no hay estudios concluyentes que afirmen que las vitaminasejerzanfunciones preventivas de padecer enfermedades como el cáncer.

    Prevención y tratamiento del estrés oxidativo

    En definitiva, mi consejo es que, si fumas, deberías plantearte dejar ese hábito, pero mientraslo consigues no tomes multivitamínicos que posean vitaminas, a, c y e; aumenta la ingesta de frutas frescas y, como antioxidante, en este caso recomiendo acetilcisteína: es un aminoácido que tiene propiedades ‘antiox’ que drena nutrientes de células enfermas sin tener efectos adversos destacables, y su uso viene respaldado por estudios científicos como el estudioque se llevó en la Universidad de Salford -en Reino Unido- por Michael Lisanti, que consiguió afirmar que este compuesto reducía hasta en un 80% la agresividad de algunos tipo decáncer.



    Fuente: Leer Artículo Completo

    Noticias de estilo de vida