Las nietas de Biden deslumbran en el gran día de su abuelo: de Maisy con zapatillas y vestidazo de Rodarte, al romántico ‘look’ de Naomi

La investidura de Joe Biden ha sido todo un éxito mediático que ha dejado titulares por doquier. Los estilismos de Lady Gaga o Jennifer Lopez, la frescura de Jill Biden y Kamala Harris o el simbolismo detrás de la toma de posesión del nuevo presidente. Un sinfín de curiosidades reseñables, que vienen acompañadas de un cambio de ‘era’ para Estados Unidos: finaliza la de Trump y empieza la de un nuevo mandatario que ha prometido volver a unir a todo su pueblo. Y junto a Joe y a Jill estuvieron también muchos de los miembros de la extensa familia Biden, durante todo el día. Aquí repasamos quiénes eran y qué ropa llevaron en el evento ‘Celebrating America’, para el que posaron delante del monumento a Lincoln.

Joe Biden ha tenido cuatro vástagos a lo largo de su vida: Hunter, Naomi (fallecida con tan solo un año en un accidente de tráfico), Beau (fallecido en 2015) y Ashley, la hija que tiene en común con su esposa Jill.Ashley, la pequeña, ahora está centrada en el mundo de la moda, con su firma Livelihood, que lucha por la igualdad y los derechos civiles; pero antes su vida había estado enfocada en otros asuntos. En el pasado, ejerció como trabajadora social en Delaware durante 15 años, además de trabajar en el Centro de Justicia de Delaware. Anoche fue la más arriesgada de todas las Biden, pero también la más elegante: lució un muy favorecedor traje de chaqueta pantalón negro de Ralph Lauren y lo combinó con el pelo recogido en una coleta muy a lo Letizia o Meghan Markle.

https://www.instagram.com/p/CKS-dAfnbvc/

A post shared by FCC Daily (@fashion_celebs_critics_)

El resto de los hermanos Biden tuvieron representación en una de las fotos familiares de la noche a través de sus propios hijos, es decir, los nietos del presidente, en su mayoría nietas. Quienes anoche demostraron que tienen el mismo sentido del gusto por la moda que Jill Biden y que apuntan maneras. Las nietas mayores; Naomi, Maisy y Finnegan Biden son las hijas de Hunter, quien se casó antes que sus otros dos hermanos. La mayor, Naomi, lució un romántico vestido de falda midi con volumen en color morado -el color del feminismo que también lució Kamala en uno de los actos -, con cuello romántico y otro símbolo feminista, el pussybow. También conocido como: lazo al cuello. Naomi es influencer y ha apoyado a su abuelo en su cuenta de Instagram durante toda su campaña, pero lo más sorprendente de su perfil es su amistad con Tiffany Trump.

La pequeña, Maisy, apostó por un vestido de Rodarte más romántico que el de la anterior, con cuello Peter Pan incluido -una de las tendencias del momento -, al que sin embargo restó clasicismo con unas transgresoras sneakers abotinadas de Nike, que nadie esperaría ver en un evento de tal envergadura. La mediana fue tal vez quien menos arriesgó de las tres hijas de Hunter, pero a su vez la más elegante. Finnegan un vestido de lentejuelas que acababa en unos sofisticados tirantes negros en forma de lazo de terciopelo a juego con sus salones. El pelo recogido en un moño bajo con raya al lado le daba un plus de sofisticación a su completo estilismo. Ambas hermanas han acompañado a su abuelo en su campaña y en algunos de sus viajes internacionales. Maisy, además, es íntima de las hijas de Obama, sobre todo de Sasha.

https://www.instagram.com/p/CKSpNFVhMUG/

A post shared by Check the Tag (@checkthetag)

https://www.instagram.com/p/CKS4vGgnz-T/

A post shared by FCC Daily (@fashion_celebs_critics_)

En cuanto a los descendientes de Beau Biden, Natalie (16) y Robert (14), lo mejor que se puede destacar de ambos es su entereza en el acto, a pesar de encontrarse en plena adolescencia. Podría decirse que Natalie fue, sin ningún tipo de reparo, la Biden mejor vestida de todo el Lincoln Memorial. La joven llevaba un vestido de la neoyorquina y -de nuevo- romántica firma Markarian. La prenda amarilla de lentejuelas pertenece a la temporada FW20 Ready to Wear de la firma y tiene un corte parecido al vestido de su prima Finnegan: escote abierto, tirante no muy fino, falda de gasa salpicada de lentejuelas con un ligero vuelo… Pero la diferencia está en los detalles. Natalie lució también por un moño bajo, en su caso mucho más deshecho que el de Finnegan, lo que le restaba formalidad. La apuesta por una -arriesgada para el mes de enero- sandalia en color nude fue todo un acierto. Ella está centrada en sus estudios y ha aparecido de forma pública en contadas ocasiones. Una de ellas fue un vídeo de campaña que grabó junto a Naomi hablando de lo que era para ellas Joe Biden como abuelo. Robert, quien eligió un clásico traje, también ha aparecido en algún vídeo de campaña para su abuelo.

https://www.instagram.com/p/CKS_wWwll6r/

A post shared by Natalie Biden Clothes ✨ (@nataliebiden_clothes)

Tendencias aparte, el de Jill fue sin duda el vestido más especial. Se trata de un diseño blanco con transparencias y de corte recto, creado por la diseñadora Gabriella Hearst, quien acaba de obtener la nacionalidad estadounidense y además lucha por la sostenibilidad. El vestido lleva bordados que "reflejan las flores estatales de los Estados Unidos y los territorios y el distrito de Columbia". Lo ha combinado con unos guantes de ópera a tono -el accesorio de las alfombras rojas de 2021 (si las hubiera)- y unos salones plateados. Después del traje de Jill y su simbolismo unificador, lo que más claro dejaron ayer los Biden es lo unidos que están entre ellos mismos, algo que venían demostrando durante toda la campaña electoral del nuevo presidente. Además de sentenciar que Melania se ha ido, pero han llegado nuevas reinas de estilo a la Casa Blanca.

https://www.instagram.com/p/CKTe9W0AEnj/

A post shared by Gabriela Hearst (@gabrielahearst)

Fuente: Leer Artículo Completo