Estas faldas denim de Zara hablan más del verano de 2020 que cualquier foto

Las fotos ya no se imprimen aunque las cámara de usar y tirar siguen molando muchísimo; especialmente las de EEEEEEEEEE, un proyecto que recupera las que ya han sido usadas, las carga con un carrete nuevo y las maquea con ilustraciones de artistas. Las fotos de ahora son casi como estos gadgets que tenían muy poco de tecnológico y mucho de analógico, tienen un tiempo determinado de uso, y pasado este, desaparecen; se eliminan para siempre. Pero ¿qué hubiera sido de todos aquellos veranos en los que la cargábamos a todas partes, si ahora no los tuviéramos impresos en papel con brillo, aunque este no luzca ya tanto ahora? Que no serían lo mismo.

Acostumbradas a las tendencias pasajeras de ida, sin vuelta y a las capturas efímeras que duran lo mismo que un story en Instagram, necesitamos objetos que nos recuerden que un día vimos el atardecer más impresionante en una playa en el norte. Que cuando dimos aquel beso llevábamos la falda que nos hacía sentir como diosas y que la camiseta con la que nos la pusimos dio la vuelta a España en nuestra maleta.

Cortesía Zara

Zara sabe que los mejores momentos se construyen a base de historias, pero estas no son más que puzzles hechos a base de pequeñas piezas, entre las que siempre hay una denim. Una cazadora de los 90 sajada y por tanto perfecta porque es la única que no pasa de moda; unos vaqueros rectos, anchos o acampanados con tantos lavados como años en tu armario; una colección de faldas vaqueras, cada una de una tendencia, un tono de azul, un largo muy largo o un corto cortísimo y un verano guardado en el bolsillo trasero.

Si tu carrete de fotos está al límite y no tiene espacio para más, el testigo deberán recogerlo tus outfits, los que te ayudarán a recordar que esa falda midi y vaqueras que en el verano de 2020 llevabas con sandalias de dedo y un poco de plataforma la paseaste por San Sebastián con un capazo mini en la mano. Fueron unos días de pocas horas de playa, tres novelas encadenadas y muchos paseos sorteando a los pocos turistas que había en la ciudad. Casi ninguno extranjero. Fue un verano muy raro. El de las prendas vaqueras. El de los recuerdos en los bolsillos.

Cortesía Zara

SUSCRÍBETE AQUI a nuestra newsletter para recibir todas las novedades de Glamour

Fuente: Leer Artículo Completo