'Emily in Paris': puedes alquilar los vestidos de la serie

Tal y como sucedió con los primeros capítulos, la segunda entrega de Emily in París está siendo un auténtico fenómeno a nivel mundial. La serie de Netflix está en boca de todos. Y los extravagantes estilismos de Emily Cooper, creados por la icónica Patricia Field (diseñadora de vestuario de Sexo en Nueva York) son posiblemente los grandes culpables. El mayor atractivo de la temporada, con permiso de una trama adictiva y un escenario de ensueño.

No exento de críticas, el vestuario que luce la actriz luce Lily Collins en la serie, repleto de colores y estampados, ha despertado el interés del público y son muchas las amantes de la moda que sueñan con algún día poder llevar algunos de estos llamativos y extravagantes looks.

Dicho y hecho. Borow puede lograr que (por fin) algunos de estos looks que han quedado en nuestra retina desde el primer día que vimos estos nuevos capítulos puedan acompañarnos a algún evento o cita especial, por menos de lo que imaginábamos.

La plataforma de alquiler de moda, un proyecto que ha visto la luz recientemente y que busca acabar con el grave impacto de la industria en el medio ambiente, cuenta en su catálogo con dos diseños muy similares a los que Emily Cooper ha llevado esta temporada.

A post shared by Emily In Paris (@emilyinparis)

El primero de ellos es quizás uno de los más destacados. Nos referimos al vestido ajustado con maxi lazo 3D que llevó en el episodio 3, su famoso cumpleaños, y que completaba con un llamativo kimono estampado. Desde Borow ofrecen una versión similar en color negro, disponible a fecha de hoy en todas las tallas y que puedes alquilar por tan solo 80 euros.

El segundo, también de este mismo capítulo, corresponde al diseño de corte midi y tirantes con el encaje como protagonista que Cooper lleva mientras realiza la compra en compañía de Gabriel.

A post shared by Emily In Paris (@emilyinparis)

En este caso, Borow nos muestra un vestido de Self Portrait con características muy parecidas, aunque un tono diferente: no es naranja sino rojo. Explosivo, favorecedor y realmente acertado para deslumbrar sobre el asfalto. ¿El precio? 95 euros.




Fuente: Leer Artículo Completo