¿Cómo detectar las prendas que menos se arrugan ? Tenemos el truco para estar perfecta todo el día

La ropa no solo debe representarnos estéticamente, no solo se trata de estar a la moda, de ser más o menos favorecedora. A veces debemos elegir una determinada prenda por cómo va a conseguir que nuestra vida sea más cómoda y con menos preocupaciones. Eso lo tenemos muy presente en nuestros looks diarios para ir a trabajar o a la oficina. Lo bueno es que tenemos la mejor inspiración en los looks de las’influencers’ pero tenemos que tener en cuenta ciertosdetalles si queremos evitar las antiestéticas arrugas que se forman a lo largo del día en nuestra ropa.

Aunque seguimos teniendo claro que, como dijo Adolfo Dominguez, “la arruga es bella”, es cierto que una de las cosas que más nos preocupan a la hora de elegir looks para ir al trabajo son las temidas arrugas en la ropa. Se forman ya que los polímeros de celulosa, presente en la mayoría de tejidos de origen natural, se deforma de una forma muy fácil siendo muy difícil que vuelva a su forma original lo que hace no solo arrugar la prensa, sino que se quede la arruga marcada. Pero vamos a lo importante, ¿cómo lo evitamos?

Lo primero que hay que hacer para evitar esas dichosas arrugas es evaluar fríamente en dónde aparecerán. Para ello debemos descubrir, como si fuéramos Sherlock Holmes, qué zonas de nuestro cuerpo se verán afectadas por dichas torsiones. ¿Trabajas en una oficina? ¿De cara al público? ¿De pie? ¿Todo el rato moviéndote de un lado a otro? Reunir toda esa información nos hará conocer las zonas sensibles del estilismo que se verán afectadas por las arrugas.

Una vez detectadas, tendremos que tener en cuenta qué prendas nos benefician y potenciarlas cuando montemos nuestro look. Aquí la lógica y el tacto serán nuestros mejores aliados.

¿Tejidos sintéticos, compuestos o naturales?

Los tejidos naturales no son siempre nuestros mejores aliados a la hora de evitar las arrugas, ya que necesitan “pequeñas ayudas” para que las fibras no se arruguen tanto. Prendas de lino o algodón fino son más susceptibles de marcar la arrugas producidas por nuestra postura.

Tampoco hace falta recurrir a tejidos 100% sintéticos que, aunque es cierto que se arrugarán menos si son elásticos (lycra) o con base plástica (charol), no suelen ser del todo cómodos o traspirables.

Desde hace años la Asociación de Investigación de la Industria Textil (AITEX) enfoca una de su línea de investigación en la búsqueda de fórmulas para evitar las arrugas en tejidos no deportivos o naturales. Estas investigaciones han conseguido evoluciones como los tejidos de fácil planchado pero parece que aún no han dado con la tecla para que se eviten estas dichosas arrugas que pueden perjudicar nuestro look profesional.

Por ello lo mejor es salvaguardarnos en los tejidos compuestos. La combinación ganadora es la mezcla de alguna fibra natural con poliéster que, si se encuentra en el tejido en un porcentaje significativo (alrededor del 25%,) servirá para “estabilizar” la tela y hacer que las arrugas se marquen mucho menos.

Ahora solo queda mirar bien las etiquetas de la ropa antes de comprarla para saber cómo funcionarán una vez puestas y, sobre todo, una vez que tengan que aguantar con nosotras la dura jornada laboral.

Fuente: Leer Artículo Completo