Bolso Kelly, vestido de Gucci y tacones Louboutin: el ‘look’ de Melania Trump para votar resume sus cuatro años en la Casa Blanca

Esta mañana, Melania Trump se ha desplazado hasta el Morton and Barbara Mandel Recreation Center, a 10 minutos de su mansión de Mar-a-Lago (Palm Beach, Miami) el club de golf conocido como ‘la Casa Blanca de invierno’ y escenario de varias bodas de la familia y eventos de recaudación de fondos para la campaña Trump. Allí, donde está registrada oficialmente como residente, ha ejercido su voto en unas elecciones clave para el país con las encuestas ligeramente inclinadas hacia el oponente de su marido y ante la perspectiva de una compleja batalla por la victoria una vez se cierren las urnas.

El atuendo elegido es una radiografía del guardarropa que la primera dama estadounidense ha exhibido en estos últimos cuatro años como ocupante de la Casa Blanca. Lo primero que llama la atención es el vestido. El icónico estampado ecuestre es suficiente para dejar claro que se trata de una prenda de Gucci sin necesidad de mostrar el logo. El vínculo de la firma italiana con la hípica se remonta a los años veinte del siglo pasado –la casa nació como proveedora de jinetes y aficionados a los caballos– y fue durante el reinado de Tom Ford cuando la reconocible hebilla, impresa sobre blusas y trajes de noche, se convirtió en sinónimo de glamour y sensualidad. Melania encaja en esa definición. Sabemos que viste de Dolce & Gabbana, Ralph Lauren, Gucci, Dior o Michael Kors, pero no la hemos visto lucir emblemas de firmas que no sea el eslogan de su marido –o aquella polémica frase de su chaqueta de Zara–. En Net-à-Porter hay un modelo parecido del vestido por 2.749 euros, y rebajado en MyTheresa por 1.980 euros, ya agotado.

El otro protagonista del estilismo es el Kelly de Hermès, quizás el bolso de lujo más codiciado junto al Birkin desde que fuera utilizado por Grace Kelly –y rebautizado en su honor– para disimular su embarazo en los años cincuenta. Los precios de un Kelly van desde los 18.500 dólares en su versión en cuero negro hasta los 70.000 dólares del diseño en piel de avestruz, superando estas cifras en el caso de ediciones joya limitadas. Melania Trump casi nunca lleva bolso, pero cuando lo hace, prácticamente siempre se trata de un modelo de Hermès. Tiene más de cinco versiones del Birkin, en diferentes tamaños y colores. El de hoy es un Kelly de cuero y tejido.


Luego están los zapatos. De nuevo, de una marca de lujo reconocible pero no gracias a un logo, sino a otra señal de estatus: la suela roja. La esposa de Donald Trump se ha subido a unos altísimos tacones de Christian Louboutin de punta y color beige. La comodidad, salvo algunas veces que ha lucido zapatillas de Adidas impolutas, no ha sido la tónica de su imagen como primera dama. Recuerden aquella vez que visitó a los afectados del huracán Harvey en 2017 encaramada a unos Manolo Blahnik y protegida por una cazadora bomber y gafas de aviador a lo Top Gun.

Finalmente, las gafas de sol, su escudo frente a las miradas de un país en vilo ante quizás las elecciones más decisivas de los últimos años. Melania ha preferido cubrir antes sus ojos que su rostro con una mascarilla.

En imágenes

El estilo de las primeras damas de Estados Unidos en imágenes: del icono Jackie Kennedy a la polémica Melania (incluida Nancy Reagan y su idilio con Oscar de la Renta)

Fuente: Leer Artículo Completo