Adoro caminar y estas zapatillas han cambiado mi vida

Después de las experiencias vividas, este verano nos va a faltar tiempo y calle para poner kilómetros bajo los pies. En apenas unas semanas hemos vuelto a descubrir el placer que supone caminar y ya no hay razón que nos pare. Dadas las circunstancias, también hemos comprobado que andar es uno de los mejores recursos para mantener el distanciamiento social en desplazamientos de corto y medio recorrido.

De ahí, que muchos de nosotros (me incluyo) hayamos encontrado en el hecho de ir andando el mejor aliado para practicar ejercicio, para acompañar a los niños en sus salidas, acudir a establecimientos, etc.Pero, ¡sorpresa! En más de una ocasión la intendencia básica para realizar esta funcional y saludable actividad (es decir, las zapatillas) no ha estado a la altura de las exigencias. ¡Y de vuelta a casa, con los pies machacados! Aprendida la lección, me niego a tener que llevar tiritas siempre en el bolso. La solución está al caer…

Mi amiga Susana, otra apasionada de ir andando a todos los sitios, me dio la pista sobre un nuevo concepto de comodidad. “Tienes que probarlas, en serio, son todo un descubrimiento y están consideradas como “las zapatillas más cómodas del mundo”. No necesité mucho más (a estas alturas, mis pies no se conforman con menos). Acto seguido, escribo en el buscador y… ¡Así he encontrado las Yuccs que tengo en casa! Comparto descubrimiento.

Confirmado, nada más ponérmelas, ya noto que son diferentes a todo lo que conocía hasta ahora y decido averiguar más.
Lo primero que me ha gustado saber es que estas zapatillas están realizadas íntegramente en España (con producción 100% local) y que su fabricación, casi artesanal, está a cargo de expertos en el sector zapatero.

Segundo, todos los materiales empleados en su diseño y en su puesta en el mercado son naturales. El tejido se ha realizado con lana de oveja merina, un material de excelente calidad que resulta muy agradable al tacto, es transpirable, antibacteriano y regula la temperatura del pie, para que resulte fresco cuando la temperatura sube (doy fe, ¡las he llevado con 30 ºC en la ciudad y son perfectas!) y cálido cuando el tiempo no acompaña.

Además, este tejido, único en el mundo, ofrece cierta elasticidad, con lo que se adapta al pie como una segunda piel. Con esto yo ya me olvido de holguras y de roces en la piel a causa del movimiento.

La plantilla interior me ha encantado (ergonómica y extraíble). Está fabricada con un material procedente del aceite de ricino y también está forrada con lana merina, para que el pie vaya siempre seco y se reduzca la posibilidad de malos olores. Por cierto, he dicho adiós a calcetines, minimedias, pinkies invisibles y otros trucos que solía necesitar con otras zapatillas, porque con las Yuccs no me hacen falta (me las pongo directamente, sin nada).

Para sumar confort, la suela es ligera, flexible, resistente y tiene el suficiente grosor como para no notar las piedras ni los desperfectos del pavimento durante mis trayectos. Hasta ahora tenía que elegir entre suela gruesa y peso o suela fina y dolor en la planta del pie ¡Con las Yuccs, ya no hace falta y tampoco ir mirando al suelo para ver dónde pisas!
Un detallito más, cuando lo estimo oportuno, las meto en la lavadora, en un programa para lana, las dejo secar al aire… ¡Y como nuevas para el siguiente uso!

Llevo con las Yuccs estas últimas semanas y me reafirmo en lo dicho. Son cómodas, resistentes y me las pongo con todo.
Es otro de los puntos fuertes de las Yuccs que quiero destacar: su diseño minimalista y atemporal, sin artificios ni detalles estridentes. Todos los modelos tienen una estética unisex que gusta a todos. Mi pareja y mi madre también han sucumbido al encanto de las Yuccs (solo me falta inspirar a los chicos y que se las lleven en su vuelta al instituto y a la universidad).

Lo mejor es que sus colores, tanto los básicos como los de edición limitada, son fácilmente combinables con cualquier estilismo. Y no hablamos solo de ropa deportiva (con la que, por supuesto, estas zapatillas forman el mejor tándem).

Precisamente, porque van con todo, por su comodidad y porque son respetuosas con la piel, ya tienen un hueco preferente en mi maleta de vacaciones, aunque no sé qué nos deparará el destino (playa, montaña, ciudad…). Lo único que tengo claro es que les puedo exigir lo que quiera, porque las Yuccs responden.
En cuanto te las calces, no te las vas a quitar ni un minuto.

Son tan cómodas o más que las zapatillas de casa (no llevan costuras) y los nuevos colores previstos para la temporada veraniega son ideales.

¡Me declaro in love de estas zapatillas! Y ahora que te he contado todos los argumentos para elegir, ¿te animas a hacer click en el modelo que mejor se adapte a tu estilo? (las Yuccs solo se venden online).

Las recibirás cómodamente en casa, ya que los envíos y devoluciones son gratuitos. Y un consejo final: no esperes al último momento para decidirte, porque algunos modelos ya tienen lista de espera 😉.

Fuente: Leer Artículo Completo