Un paseo por los cruasanes más deliciosos de Madrid

Pocos dulces hay con un pasado tan royal como el cruasán. Se piensa que su origen se remonta al año 1683. Con motivo de la celebración de la victoria de los Habsburgo contra el Imperio Otomano en la batalla de Viena, los austriacos crearon un pastel con forma de media luna, elaborado con almendras, al que denominaron "kipferl". Este dulce fue un homenaje a los panaderos pues fueron ellos quienes impidieron la entrada de los turcos a la ciudad.

Pero, ¿por qué todos pensamos que su origen es francés?. Por María Antonieta, la delfina de Francia, esposa del rey Luis XVI de Francia. Nacida y criada hasta los 15 años en el Palacio imperial de Hofburg (Viena, Austria), solía desayunarlos cada mañana en recuerdo a sus raíces. La archiduquesa de Austria, para hacer más fácil a sus súbditos y allegados la pronunciación del pastel, lo rebautizó como croissant, en francés "creciente", por el aumento de tamaño de la masa durante su horneado.

Bajo este nuevo título, este dulce se ha popularizado por todo el mundo hasta nuestros días. Este sábado, 30 de enero, se conmemora el Día del Cruasán. Es por ello que nos hemos dado un paseo por los mejores obradores y restaurantes de Madrid para dar con los mejores.

No se dice croissant, se dice ‘Manolito’

https://www.instagram.com/p/CGWudqcjFL4/

A post shared by Manolo Bakes (@manolo_bakes)

Estos dulces con carácter propio provocaron una locura por los cruasanes con su llegada a la capital hace tres años. Así los mencionaban en GQ en 2018: “Manolitos, la adicción que está haciendo engordar a Malasaña”. Desde 1989, los famosos manolitos se han expandido como la pólvora por toda España: en varios puntos en Madrid, Barcelona, Valencia, Zaragoza y A Coruña. Elaborados para todos los gustos y sabores –tradicional, varios chocolates, de Baileys y salados– la mejor forma de comerlos es en parejas (uno te sabrá a poco). Especial mención a las palmeritas: otra delicia para los amantes del dulce.

Madreamiga by La Miguiña

https://www.instagram.com/p/CKa5RXAHO0B/

A post shared by MADREAMIGA by La Miguiña (@madreamiga_bylamiguina)

Parece que la magia es el ingrediente secreto del obrador Madreamiga, pues todas sus creaciones son adictivas. Si te gustó su exquisito roscón (disponible hasta marzo), sus cruasanes te van a encantar. Tradicional, de chocolate y de frambuesa, se elaboran cada día, supervisados por un equipo de 21 profesionales pasteleros, la panadera y fundadora de La Miguiña, Begoña San Pedro, y la chef Clara Villalón como embajadora creativa. Con tanto cariño, cómo no iban a estar deliciosos.

Levadura madre

https://www.instagram.com/p/CKLeZliDtCd/

A post shared by Levadura Madre (@levaduramadre)

Uno de los mayores atractivos de estos cruasanes es su exquisita textura, crujiente y equilibrada. Y la clave, según Moncho López, propietario y experto pastelero de Levadura Madre, “es comerlo a bocados”. Su oferta varía entre crusanes tradicionales, integrales y de chocolate.

Panod

https://www.instagram.com/p/CKD6APfjbt7/

A post shared by Panod (@panod_madrid)

Si te habías propuesto este año comer menos dulces, no pases por delante de su obrador. Su aroma te llevará de la mano hacia dentro como si fueras un dibujo animado. Toda la bollería de Panod está elaborada a mano y en el día, durante la mañana y la tarde, en su obrador, ubicado en el sótano de su acogedor local. No te pierdas tampoco, si nos lo permite el cruasán en su día, sus deliciosos pain du chocolat (¡napolitanas!).

 ### La Duquesita

https://www.instagram.com/p/CFG1labDD6c/

A post shared by La Duquesita (@laduquesitapasteleria)

Siempre tienen un lugar en nuestro corazón (y nuestro estómago) sus magníficas palmeritas de chocolate y su preciado roscón navideño. Y también sus croissant de mantequilla, pranilé y almendras. Sabe tan bien como suena. No te pierdas su última propuesta: el cruasán tradicional recubierto de chocolate con virutas de frambuesa. ¿Orio Balaguer tiene las mejores recetas del mundo? Es un hecho.

Quintín

https://www.instagram.com/p/CFG1labDD6c/

A post shared by La Duquesita (@laduquesitapasteleria)

Si eres fan del mítico cruasán mixto, tienes una cita para desayunar en Ultramarinos Quintín. Y es que no hay mejor forma de empezar el día que en este restaurante, decorado con exquisito lujo y con un ambiente muy agradable. Puedes elegir el tradicional francés o, si eres de buen apetito, el mixto con huevo. Bajo el sello del grupo El Paraguas, orquestado por el chef Sandro Silva y Marta Seco, el éxito está asegurado.

Mallorca

https://www.instagram.com/p/CKWx8SQDuGR/

A post shared by Pastelería Mallorca (@pasteleriamallorca)

Clásico, de almendra, de chocolate, cereales, salados (cangrejo, mixto, vegetal)… grandes y pequeños. El cruasán que ha alimentado a generaciones se adapta a todos los gustos. Y nosotros, no podemos decantarnos solo por uno.

Pan.delirio

https://www.instagram.com/p/CGCSdpcDVMs/

A post shared by Pan.Delirio. pan y repostería (@pandelirio)

Los cruasanes de Pan.delirio tardan tres días en hacerse. Y sí, merece la pena la espera. Elaborado con mantequilla artesanal asturiana (al 82%) en la masa y mantequilla francesa “Extra-Seca” (al 84%) para conseguir el hojaldrado óptimo, harina de trigo sin aditivos, masa madre, levadura fresca, agua y sal. Si no fuera por el COVID, nos chuparíamos los dedos.

Fuente: Leer Artículo Completo