¿Sirven de algo las dietas detox para depurar o solo prometen un efecto rebote?

Con la vuelta al cole (además de lo obvio) vienen también los remordimientos sobre los excesos el verano. El el helado, el pan con mantequilla y las paellas han pasado su debida factura. Los kilos de más se notan en el pantalón, según los expertos, tres más de media despues del verano. Llegado septiembre, la realidad supone un choque y queremos perder lo que hemos engordado de forma rápida, sin tener en cuenta las posibles consecuencias que puede tener para nuestra salud. Ahí es donde entran las dietas detox, que supuestamente, tienen el objetivo de purificar el cuerpo tras períodos de mala alimentación. Sin embargo, muchos de estos planes llevan cosigo un gran efecto rebote, ya que el éxito reside en la ingesta miníma de calorías, ya sea a trvés de un alimentos determinado, de un zumo o en ocasiones, de un puré o una papilla.

No obstante, hay que diferenciar este tipo de dietas con las basadas en alimentos depurativos naturales en las que hay restricciones, pero el cómputo calórico es realista y la ingesta de nutrientes, saludable. Sin embargo, lo suele ser lo más común. El nutricionista Carlos Ríos, creador del movimiento ‘realfooding’ tiene muy claro que estas dietas tienen más contras que pros. Es más, el único pro es la pérdida de peso rápida, que no se mantendrá en el tiempo una vez que volvamos a nuestra rutina y alimentación.

“Los zumos detox no van a ayudar a eliminar tóxicos o “depurar” más allá de lo que nuestro cuerpo ya hace por sí solo. El cuerpo humano ha desarrollado mecanismos muy sofisticados para la eliminación de toxinas sin la necesidad de estar a base de zumos o extractos de hierbas. Contamos con órganos, especialmente el hígado, pero también los riñones, el sistema gastrointestinal, la piel y los pulmones, que juegan un papel fundamental en la excreción de sustancias no deseadas o de desecho. Estos órganos desintoxicarán la sustancia química dependiendo de su naturaleza y su dosis, pero no por la acción de ningún producto en concreto. Por tanto, no existe evidencia que apoye el uso de dietas depurativas para eliminar sustancias tóxicas del cuerpo”, explica en sus redes sociales.

El único camino para quitarnos esos kilos de más es cuidar la alimentación a largo plazo, “Lo que sí podemos hacer es cuidar la alimentación, con especial atención en aumentar el consumo de frutas, verduras, hortalizas, especias y demás productos de origen vegetal. Este grupo de alimentos contienen compuestos bioactivos que nos ayudan contra el estrés oxidativo o la inflamación, pero NO es necesario que esté en forma de zumos, puesto que perdemos parte de la fibra y además los fitonutrientes vienen protegidos con la matriz alimentaria, es decir, con el alimento completo en su estado natural, no en un envase de plástico expuesto, por ejemplo, de manera directa a la luz solar”, añade en una publicación en sus redes sociales.

Fuente: Leer Artículo Completo