Silvia Alonso: “Ya hago vida normal pero con precauciones. Me gustaría que la gente las tuviera más en cuenta”

Tiene una de las sonrisas más encantadoras de la pequeña y de la gran pantalla. Abandonó su Salamanca natal con 17 años en busca de su sueño: ser actriz. Aunque primero estudió Periodismo para hacer caso a sus padres, desde siempre tuvo claro que lo suyo era la interpretación. Conocimos a Silvia Alonso (30) hace ya casi una década cuando tenía apenas 21 años y se convertía junto a Álex García o Dafne Fernández en una de las protagonistas de una de las series más populares de nuestro país y que después triunfaría también fuera de nuestras fronteras. “Recuerdo Tierra de Lobos como la mejor experiencia de mi vida. No pude empezar en un sitio mejor ni con mejores compañeros, que hoy son grandes amigos muchos de ellos”, nos dice al teléfono la actriz salmantina que esta semana estrena la película La lista de los deseos, dirigida por Álvaro Díaz Lorenzo y uno de los primeros lanzamientos en cines después del estado de alarma.

“De alguna manera fue mi escuela y me enamoré de esta profesión ahí. Me cambió tanto la vida que siempre será una de las mejores experiencias. Empecé en un sitio muy bonito y luego cuando te tienes que ir adaptando a la profesión real y a la vida real, no es todo tan guay. Luego hay rodajes que son más complicados o con actores o equipos menos implicados, y es que en Tierra de Lobos íbamos todos a muerte”, recuerda con nostalgia.

“El camino natural suele ser al revés, que vas haciendo algún capitular o cosas más pequeñas y luego de repente te sale algo fijo. Y para mí fue al contrario, empezar a lo grande y luego pasar a más secundarios, que agradezco un montón porque he aprendido muchísimo, pero fue como un shock de ‘uf, no estoy en mi casita, no estoy con mi familia, ¿cómo se hace esto?’ Pero todo es experiencia. También ahora con todo lo que sé, si volviera atrás habría muchas cosas que también cambiaría de Tierra de Lobos. Y menos mal claro, después de diez años si no fuera así algo malo habría pasado”, cuenta con cierta emoción en su voz.

“Victoria Abril es un icono, un animal de set”

Ahora, a sus 30 años y con unas cuantas series (entre otras Instinto o Buscando el Norte) y películas (como Durante la tormenta, Hasta que la boda nos separa o Perdiendo el Este) a sus espaldas, ha tenido la oportunidad de compartir set con dos actrices de la talla de Victoria Abril y María León en esa road movie que une a la perfección el drama y la comedia. “Victoria es un icono. Cuando me dijeron que iba a rodar con ella fue como: “¡Wow!”. Es una mezcla de “qué guay” y al mismo tiempo te da mucho miedo. Pero es increíble. Controla el set que alucinas, ella ha vivido en un set, es un animal de set, lo controla todo, sabe dónde tiene que ponerse en cada momento, lo que tiene que hacer… Es increíble verla trabajar”, nos cuenta Silvia.

En La lista de los deseos ella interpreta a Mar, una joven vitalista y gamberra que se convierte en el gran apoyo de su mejor amiga, Eva (María León) en el peor momento de su vida al detectarle un cáncer de mama. “Mar es la mejor amiga de la infancia de Eva, acaba de separarse y acaba viviendo con ella. Eva descubre que tiene cáncer y se convierte en su pilar, en su apoyo y en la persona que está ahí para sostenerla pase lo que pase. Tiene un rol que ella no es la enferma pero al final con una situación como el cáncer afecta a todos los demás psicológicamente, igual que pasa en la vida real. Mar sabe que tiene que estar fuerte pero por dentro está muerta de miedo. En poco tiempo entra en la rueda del vamos a vivir, vamos a pasárnoslo bien y tiene una forma de ver la vida con mucho humor y trata de romper un poco el drama que supone la situación”, dice.

Y es que esa relación entre Mar y Eva traspasa la pantalla y parece que Silvia y María son amigas de toda la vida fuera del set de rodaje. “María es maravillosa. Nos conocíamos poco, de la profesión, pero no de verdad. Y pillamos la relación bastante rápido. Aunque tenemos energías muy distintas, hay una parte de nuestro trabajo que entendemos igual, entendíamos igual la historia, estábamos muy de acuerdo en lo que teníamos que contar e intentamos ser honestas a la hora de trabajar y en poco tiempo salían cosas muy bonitas”.

Un trío de actrices explosivo

María, Victoria y Silvia forman un trío perfecto en la pequeña pantalla y tan pronto hacen reír como llorar al espectador en su viaje para cumplir tres deseos a primera vista imposibles en el que se convierten en una especie de Thelma y Louise “pero sin que nadie salte por el precipicio”, bromea Silvia. “Vernos a las tres desde fuera tenía que ser muy curioso porque las tres somos muy distintas y tenemos energías muy diferentes. Muchas veces las situaciones cómicas de la película vienen del enfrentamiento entre los tres personajes que tienen caracteres totalmente diferentes y en la vida real pasaba un poco lo mismo porque había momentos en los que éramos tan distintas entre nosotras que no sabíamos qué iba a salir de ahí. Era como “¡a ver estas salvajes qué van a hacer!”, dice riendo.

Y claro, unir drama y comedia y a actores tan diferentes como ellas tres y Paco Tous o Salva Reina, hizo que el set se convirtiera en un polvorín. “Nos reímos mucho, había situaciones muy cómicas. Además estaba el resto del reparto, como Salva Reina que de todo hace una fiesta, con Boré Buika, que ya nos conocíamos todos… Fue muy divertido. Pero también teníamos un poco de miedo porque la premisa de la que parte la película es dura y aunque es una comedia dramática teníamos que jugar en ese rango entre lo cómico y lo dramático, y nos daba un poco de miedo que se pudiera malinterpretar o parecer un poco frívolo, pero creo que el equilibrio está muy conseguido”, recalca la actriz.

"Estoy con muchas ganas de vivir otra vez pero vivir con responsabilidad"

Para Silvia, la promoción de La lista de los deseos también está siendo toda una experiencia tras el estado de alarma, llevando a cabo entrevistas por teléfono o skype. “En estos meses he tenido de todo. Al principio lo asumí como ‘es lo que hay’ y traté de aprovechar el tiempo como todos y estaba un poco desubicada. Luego ya empecé a entrar en ‘ciclotimia’, un poquito de depresión por la incertidumbre que a pesar de vivir en esa incertidumbre constante dedicándonos a esto, el futuro parecía aterrador para la industria. Sigue siendo aterrador pero en esos momentos lo era aún más. He aprendido a intentar aprovechar las situaciones como llegan, sacar lo positivo e intentar no frustrarme. Ahora estoy con muchas ganas de vivir otra vez pero vivir con responsabilidad. Estoy haciendo ya vida normal pero con todas las precauciones que me gustaría que más gente las tuviera en cuenta, la verdad”, nos explica.

Aunque en el momento del parón por la crisis sanitaria, Silvia no estaba en ningún proyecto en marcha, sí que está viendo cómo otros que tenía en cartera se están retrasando para adaptarse a los nuevos protocolos que hacen que incluso se tengan que reescribir algunos guiones. “Pero mira, tengo que estar contenta porque podemos estrenar La lista de los deseos, algo que ni pensábamos hace unas semanas”, dice optimista y con esa sonrisa con la que afronta esta nueva normalidad.

Para terminar le pedimos que nos confiese cuáles serían los tres deseos que ella incluiría en su lista. “En esta cuarentena he aprendido que hay cosas que ya sé, pero ahora quiero ver qué viene también. Porque luego ocurren estas cosas, que tienes muchos planes pero llega una pandemia y no sabes qué hacer. He aprendido a relajarme y esperar a ver qué viene”, concluye.

Fuente: Leer Artículo Completo