¿Qué le pasa a tu cuerpo cuando corres?

Tanto si ya te has convertido en una runner de pro como si estás pensando en salir a correr por placer, para liberar tensiones o por adelgazar y bajar esos kilillos de más, deberías saber lo que le pasa a tu cuerpo cuando corres si vas a empezar a practicar o practicas running habitualmente porque es interesantísimo y sorprendente.

Es verdad que no es una disciplina o deporte que sea fácil y que los primeros días suponen todo un reto (como los días venideros) y contar con una férrea fuerza de voluntad para no tirar la toalla, sin embargo el cuerpo se va adaptando a esos cambios que se producen en el organismo al correr hasta que incluso se convierte en casi una necesidad fisiológica. Muchas mujeres que corren se muestras inquietas, incómodas y como si les faltara algo si no pueden salir a correr, y es que el ejercicio engancha y el running es de los que más.

Esto es lo que le pasa a tu cuerpo cuando corres

Cuando empiezas a correr el corazón tiene que bombear más sangre y en los primeros minutos de la carrera las células tienen una actividad frenética para adaptarse a la nueva situación aunque aún no estés cansada. El organismo comienza a necesitar más energía para efectuar una distribución más efectiva del oxígeno, las células empiezan a descomponer glucógeno y se libera ácido láctico que es la sustancia responsable de esa sensación de ardor muscular que aparece mientras estamos realizando un ejercicio intenso o prolongado.

Al llevar corriendo unos minutos la temperatura corporal aumenta y las glándulas sudoríparas y el sistema circulatorio actúan como termorreguladores en el cuerpo para evitar un sobrecalentamiento, es por esto que inevitablemente comenzarás a sudar y a ponerte roja.

Si acabas de empezar a practicar runnig hazlo poco a poco, prueba unos minutos al principio y si pasados unos 10 minutos te sientes muy cansada y con mucho calor es mejor parar (siempre gradualmente para proteger tu corazón) porque supone que necesitas más oxigeno y tus niveles de ácido láctico estarán muy por encima de lo que deberían. Poco a poco y entrenando cada día unos minutos más conseguirás ganar fondo para ponerte en forma y disfrutar de tu nueva etapa como runner y de todos los beneficios de esta actividad.

Beneficios del running

Además de mejorar tu estado anímico y tu bienestar, también te sentirás con mucha energía si sales a correr de manera regular. Otro de los beneficios del running es que tu corazón bombea más sangre y los glóbulos rojos transportan más oxígeno en sangre, mejora la salud pulmonar, aumenta la resistencia en el entrenamiento y se optimiza la utilización de grasas por el cuerpo como fuente de energía.

Practicar running fortalece los huesos, combate el estrés y la ansiedad así como la celulitis y ayuda al control de peso gracias a la quema de grasa. También salir a correr facilita el descanso y reduce el riesgo de padecer algunas enfermedades al reforzar el sistema inmunológico y mejorando la circulación sanguínea y reduciendo la presión arterial. Los expertos incluso aseguran que puede alargar la vida varios años ¿Te animas a probarlo?

Fuente: Leer Artículo Completo