Por qué nos comparamos con otras personas en redes sociales

Lo primero que hacemos al despertar y lo último antes de irnos a dormir. Las redes sociales ocupan gran parte de nuestro día a día. A través de ellas compartimos detalles de nuestra vida, tanto personal como profesionalmente, y al mismo tiempo podemos tomar nota de lo que hacen los demás, amigos, compañeros e incluso ídolos. Y quizás ahí reside uno de sus grandes inconvenientes: las comparaciones con el otro/otros. ¿Por qué ellos disfrutan de una cena y yo no? ¿Cómo puede lograr lo que ella tiene? Las preguntas se multiplican cuando vemos imágenes que despiertan nuestra envidia o deseo. Es lo que se conoce como comparanaioa.

Llegamos realmente a este estado, según explica Ixi Ávila, coach de Inteligencia Emocional, «cuando desconectamos totalmente de nuestra vida y focalizamos toda nuestra atención y energía en compararnos con los demás«. Nos dejamos llevar por el miedo de lo que nos podamos estar perdiendo y limitamos las posibilidades de nuestra felicidad a un ideal perfecto que está alejado de cualquier realidad.

Por qué me comparo con los demás y cómo enfrentarme a ello

A través de estas plataformas plasmamos aquello que nos agrada, que nos gustaría recordar o que otros vieran. Unas vacaciones de ensueño, una cena especial, un momento único… Aunque sea sin intentar aparentar frente al resto, esto provoca que de forma inconsciente comparemos lo que nosotros hacemos cada día con lo que hacen otros.

Debemos ser realistas, a día de hoy las redes sociales no van a desaparecer, por lo que debemos aprender a convivir con ellas. A poner freno a aquello que sea un problema. Ávila apunta tres claves determinantes para lograrlo:




Fuente: Leer Artículo Completo