¿Por qué los vídeos de gente limpiando en casa se han convertido en un fenómeno viral de TikTok?

Un día eres joven y al siguiente te encuentras dándole like en cadena a vídeos de gente haciendo limpiezas a fondo en sus casas. Al menos, si eres uno o una de esos millones de espectadores en TikTok enganchados a los vídeos de limpieza de baños, cocinas, salones, pisos de universitarios o ¡moquetas! que pueblan parte de esta red social.

La plataforma de vídeos de 60 segundos no solo alberga trucos para tus pestañas, inspiración sobre nuevas tendencias estéticas como la dark academia o el cottage core o mascotas adorables; también hay gente explicando cómo dejar la mampara de tu ducha como la patena.

Es cierto que el fenómeno de los vídeos de limpieza no ha comenzado, ni mucho menos, en TikTok. En Youtube ya triunfaban los vídeos de Mari Kondo para ser feliz vía ordenar tus cajones y esa pasión se trasladó a Instagram y de ahí a la red social en la que hay que estar, donde el ‘cleaning TikTok’ se ha hecho fuerte durante la pandemia. Hashtags como #cleaning tienen 4,5 ¡billones! de visualizaciones y otros como #cleaningtiktok o #cleanwithme superan los 500 y 200 millones respectivamente.

My Saturday Cleaning ##cleaning##home##learnontiktok##tiktokpartner

Una de las razones por las que estos vídeos, a priori poco glamourosos y muy relacionados con nuestra rutina, gozan de tanta aceptación puede tener que ver con otro fenómeno asociado a Internet: el ASMR. Las siglas responden a Autonomous Sensory Meridian Response (Respuesta Sensorial Meridiana Autónoma), y se trata de un fenómeno por el que ciertas personas experimentan sensaciones corporales placenteras cuando escuchan ciertos sonidos o ven ciertas imágenes.

Los vídeos de limpieza son candidatos perfectos a producir ASMR por sus movimientos lentos, seguros y repetitivos. Algunos estudios realizados a propósito de este fenómeno han descubierto que los vídeos que producen ASMR activan las mismas partes del cerebro que se ponen en funcionamiento cuando recibimos cuidados y cariño de otra persona. Es muy probable que con estos visionados segreguemos oxitocina, una hormona relacionada con el placer.

Más allá de toda esta batalla química que puede tener lugar entre los fans de la limpieza en TikTok, culturalmente ordenar y mantener higiénico nuestro hogar tiene mucho que ver con ordenar y mantener higiénica nuestra cabeza. Por ejemplo, es tradicional en Japón hacer una gran limpieza de fin de año para encarar el siguiente con energía renovada.

Muy a menudo, además, estos clips ofrecen trucos para quitar manchas del sofá o lavar bien el baño que son la manera más intuitiva para los usuarios más jóvenes de aprender a hacer tareas en casa.

Aunque ver vídeos de personas limpiando su casa no es lo mismo que limpiar nuestra propia casa, sí puede generar una especie de satisfacción vicaria. Especialmente cuando se trata de montajes muy rápidos en los que en realidad no vemos a nadie haciendo el trabajo duro. Aparece una habitación hecha un desastre y ¡magia! en el plano siguiente todo perfecto:

When you ask him to clean the shower & you hear the power washer start ##clean##cleaning##powerwashing##cleanasmr##satisfying##cleaningtiktok##asmr

La pandemia y todo el tiempo que hemos pasado en nuestros hogares (y lo que nos queda, probablemente) también ha influido en nuestros hábitos y en la importancia que le damos a tener una casa agradable y bonita donde cobijarnos y confinarnos se nos haga lo menos pesado posible.

Por otra parte, para muchos de esos menores de 35 que ya vamos por nuestra segunda crisis mundial en plena etapa productiva, ver vídeos de limpieza tiene un efecto muy similar al de llenar nuestro piso de plantas: necesitamos tener la ilusión de que tenemos algún tipo de control sobre nuestra vida.

Fuente: Leer Artículo Completo