Por qué invertir en Bitcoin y NFTs, el nuevo oro digital

Es una pregunta perfectamente legítima: ¿Bitcoin es real o solo se trata de un producto de especulación? Dado su impactante auge, también es lógico plantearse si los criptoactivos constituyen ahora una innovación tan transformadora como en su día fue el propio Internet. ¿Podrían suponer una revolución tecnológica como en su día fue el uso del email o las redes sociales? El más escéptico también se preguntará si, en realidad, Bitcoin se trata realmente de una burbuja artificial que acabará por explotar. Estas preguntas tienen una sola respuesta: definitivamente sí, los criptoactivos y la industria que hay detrás de ellos está aquí para quedarse.

Eso es lo que demuestran las plataformas de inversión como Bitpanda o el auge imparable de usuarios e inversores, más de 100 millones en todo el mundo en apenas una década de existencia. Se trata de un mercado que mueve casi dos billones de dólares… y subiendo. ¿El secreto? Basta con una simple conexión de internet para acceder a ella. Y no entiende de credos, ideologías o razas. No hace falta ser rico o experto en mercados financieros, pedir el día en el trabajo para acudir a una oficina en el horario que ellos te exigen… es realmente el acceso global a la inversión. Es una oferta de oportunidades a la altura de las exigencias de una nueva generación. Eso sí, entender este producto es muy importante. Aquí ocho claves para conocer mejor este nuevo oro digital.

¿Qué es una criptomoneda?

Pongámonos técnicos, por un momento, para entenderlo bien. Las criptomonedas, con Bitcoin a la cabeza, son medios digitales de intercambio de proyectos tecnológicos que utilizan la criptografía para asegurar las transacciones y no dependen de los bancos o intermediarios para operar. Sirven como refugio de valor, pero también pueden ser utilizados como medio de pago. Es un procedimiento de igual a igual y sin intermediarios. Así, Bitcoin nació de la crisis financiera de 2008 como una forma innovadora de “dinero electrónico de igual a igual”. No quieres bancos, no quieres intermediarios. No es el dinero físico de toda la vida que llevamos encima, sino pagos en una especie de nube totalmente segura y protegida por códigos encriptados. De hecho, la seguridad es uno de sus avales y puntos fuertes.

Diversificación: no todo es Bitcoin

Los expertos defienden que la diversificación es clave para cualquier buena estrategia de inversión, y también parece suficientemente válida cuando se invierte en criptomonedas. La gran mayoría de nuevos inversores empiezan por Bitcoin, que es el nombre que todos conocen. Sin embargo, hay miles de opciones alternativas y para distribuir (diversificar): entre otras, por ejemplo, tienes Ethereum, Solana o Polkadot. Lo creas o no, existen más de 10.000 criptomonedas en esta tercera década del siglo XXI. Por eso,es importante investigar y entender cada proyecto para tomar una mejor decisión a la hora de invertir.

Los NFTs como símbolo de dinamismo y exclusividad

El mundo de la inversión en activos digitales es un sector en auge, entre otras cosas por su extraordinario dinamismo. Un ejemplo son los NFTs, activos digitales que confieren valor a imágenes, archivos de vídeo, de audio, tarjetas deportivas o artículos de moda. Es como tener una obra de arte única en tus manos: no le pertenece a nadie más. Por simplificar: los NFT tienen muchos casos de uso y, al venir con certificados de propiedad digital, encajaban muy bien con el mundo del coleccionismo. La novedad, en este caso, que no se tocan y solo existen de forma virtual.

Por todo ello, la industria del lujo ya lo ve como un mundo lleno de oportunidades y Gucci se convirtió en la primera marca de lujo en lanzar su propia NFT: unas zapatillas virtuales que pueden usarse como si fueran un filtro de Instagram con un valor de entre 9 y 12 millones de dólares. Dolce&Gabbana, Burberry y Chanel también se han apuntado a la tendencia. Y vienen más…

Bitcoin y la seguridad de una oferta limitada

Por referirnos a la gran tendencia del momento, una de las principales características de Bitcoin es su oferta limitada. Mientras los bancos centrales de toda la vida pueden sacar diversas ofertas de dinero, Bitcoin limitó esa cantidad a 21 millones. Efectivamente: solo existirán 21 millones de bitcoins. El objeto de esta restricción es controlar la inflación que podría surgir a partir de un suministro descontrolado.

Un refugio contra la inflación

En línea con el anterior punto, grandes inversores comienzan a contemplar el mundo Bitcoin como un lugar seguro en el que poner su dinero para combatir la inflación. Ejemplos de grandes empresas que han invertido en Bitcoin como los de Microstrategy (posee más de 7 mil millones de dólares en Bitcoin) o Tesla (más de 2 mil millones de dólares en Bitcoin).

Una forma más equitativa

Muchos inversores privados que han puesto su dinero en criptomonedas se han sentido seducidos por ese intangible económico que es la “igualdad”. No necesitas pertenecer a la élite para invertir en criptomonedas y, de alguna forma, sentirte fuera de un sistema exclusivo. La gran demanda —y a la vez tendencia— es hacer más accesible la entrada en el mundo de las inversiones —incluidos los criptoactivos— a todos. Cada vez se hacen más necesarias las plataformas de inversión todo-en-uno donde, además de poder invertir, puedas aprender y formarte. Secciones de educación, como la Bitpanda Academy de Bitpanda, son una gran oportunidad para que cualquiera pueda introducirse en un mundo que no deja de crecer y que se está construyendo ante nosotros.

Fuente: Leer Artículo Completo