Poder, glamour y bodegas: la familia Cortina-Lapique, una saga unida a la discreción

Este miércoles se ha dado a conocer que Alfonso Cortina (73) se encuentra ingresado en un hospital de Toledo tras llevar varios días en su casa con síntomas. Según ha informado Vanitatis,la familia está muy esperanzada ya que parece que su evolución es positiva gracias a la rapidez con la que ha sido hospitalizado.

A post shared by Pago de Vallegarcía (@pagovallegarcia) on

Alfonso Cortina nació el 13 de marzo de 1944 en Madrid. Su madre fue María Luisa de Alcocer Moreno y su padre fue Pedro Cortina Mauri, político y ministro de Relaciones Exteriores durante el gobierno de Carlos Arias Navarro en 1974. Además, su abuelo fue Alberto Alcocer y Ribacoba, alcalde de Madrid en dos ocasiones, de 1923 a 1924, durante la dictadura de Primo de Rivera, y de 1939 a 1946, durante la dictadura de Franco. Además, fue sobrino del teniente aviador Luis Alcocer Moreno, primera baja en la Escuadrilla Azul en el Frente Ruso, y descendiente del General de Aviación Luis Moreno Abella Gil de Borja, Marqués de Borja.

Uno de los empresarios más famosos

El mayor de los Cortina se licenció en Ingeniería Industrial en la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales de la Universidad Politécnica de Madrid y más tarde en Económicas en la Complutense. Comenzó su trayectoria profesional en el Banco de Vizcaya en 1968 y fue director de Administración de la Inmobiliaria Bancaya y Consejero Delegado de Hispano Hipotecario del grupo Banco Hispanoamericano en 1982. Ocupó diferentes puestos como primer ejecutivo en la Sociedad de Tasación, en Portland Valderribas o en Cementos Portland, así como presidente de Inmobiliaria Colonial (en 2005). Además, ha sido Consejero del BBVA, del Banco Central, del Zaragozano, de FCC, Ferrovial, y miembro del comité ejecutivo de COTEC (Fundación para la Innovación Tecnológica), entre otros cargos.

De junio de 1996, tras la victoria del PP en las elecciones, a octubre de 2004 fue presidente ejecutivo de Repsol YPF y Presidente del Consejo de YPF. Tras ser presidente de la Inmobiliaria Colonial, en 2007 fue nombrado máximo representante de la firma de capital de riesgo Texas Pacific Group en España.

Un sueño cumplido: tener una bodega

Aficionado a la ópera, al arte contemporáneo (posee una de las mejores colecciones de nuestro país) y al buen vino desde joven, ya que su padre tenía una buena bodega, en 2006, Alfonso Cortina puso en marcha Pago de Vallegarcía, una bodega con viñedos situada en el corazón de los Montes de Toledo, en el área de influencia del Parque Nacional de Cabañeros. Es precisamente en esta finca en Retuerta del Tajo donde Alfonso ha pasado los primeros síntomas. La bodega es probablemente de las más equipadas y modernas de España y fue el fallecido marqués de Griñón el que le animó a ponerla en marcha ‘prestándole’ incluso a su mejor enólogo para ayudarle. Gran coleccionista de botellas de vino, asegura que cuenta con unas 18.000. Sus hijos están muy implicados en este negocio familiar.

Casado con la hermana de Cari Lapique

Alfonso se casaba en octubre de 1979 en la parroquia de Nuestra Señora de la Encarnación, en Marbella, con Myriam Lapique y Fernández de Liencres (64). Myriam es hija de Manuel Lapique Quiñones (abogado, empresario y Gran Cruz de la Orden de Isabel la Católica), fallecido en 1990, y de Caritina Fernández de Liencres y Liniers, fallecida en 2015. En su boda fueron testigos Alfonso de Borbón yCarmen Franco Polo, entre otros. Myriam es hermana de Cari Lapique, casada con Carlos Goyanes; de Manuel, casado con Sofía Tassara; de Pedro, casado con Iracema Gregorio de Melo, y de la fallecida Almudena.

Sus hijos, dos cachorros de la jet

Carlos (35) y Felipe (37) Cortina Lapique son dos de los jóvenes cachorros de la jet madrileña más discretos. Amigos íntimos de otros ‘hijos de’ como Alonso Aznar -con el que suelen pasar las vacaciones estivales en Menorca y Formentera, o las invernales en las estaciones de esquí más exclusivas del mundo como Baqueira o Gstaad-; Álvaro Falcó, hijo del marqués de Cubas y Marta Chávarri; el dj Emilio Pan de Soraluce, Tamara Falcó y sus primas Caritina y Carla, que incluso el día de su boda bromeó regalando a sus dos queridos primos el ramo de novia dividido en dos partes.

Los dos estudiaron Business Administration en CUNEF (Colegio Universitario de Estudios Financieros), el mismo centro al que asistió el hijo de José María Aznar y Ana Botella. Después, Felipe, el mayor, decidió seguir formándose en Estados Unidos donde llevó a cabo un grado superior en finanzas en la Universidad de Berkeley y un MBA en la NYU Stern School of Business (estos cursos cuestan unos 70.000 euros). En 2011, Felipe trabajó en la internacionalización de Vallegarcía, la bodega familiar situada en los Montes de Toledo. En 2012 fundó su negocio de calcetines ‘cool’, Jimmy Lion, en Nueva York (ciudad en la que tiene un apartamento) junto a su amigo Álvaro Gomis. Curiosamente, su empresa dona estos días calcetines a los sanitarios que están haciendo frente a la crisis del coronavirus.

Por su parte, Carlos, tras estudiar en CUNEF, también hizo un Master en Business Administration en la Universidad de Columbia. Habla cuatro idiomas (español, inglés, francés e italiano). Trabajó de 2007 a 2012 como analista y después como asociado en Mediobanca, empresa especializada en la banca de inversión, y poco después se convirtió jefe del gabinete de Presidencia en el Grupo Endesa. Desde noviembre de 2015 trabaja en Londres como socio de Península Capital Advisors, un fondo de capital riesgo liderado por Borja Prado, presidente de Endesa, y del que también forma parte Jean Sarkozy, el hijo del expresidente francés.

Aunque Carlos vive en Londres y Felipe está siempre a caballo entre Manhattan y Madrid, es habitual verles pasar fines de semana en la capital española junto a su grupo de amigos. Por supuesto, se dejan caer por alguno de los restaurantes de moda que tiene el Grupo Larrumba en la ciudad, ya que Fernando Nicolás, uno de los socios, es buen amigo de los dos hermanos. Cuando llega la Nochevieja, suelen viajar a la localidad suiza de Gstaad donde disfrutan de la fiesta que organiza elGreenGo del hotel Palace, el night club al que acuden otros ‘cachorros de la jet’ española como los hijos de Ana Patricia Botín.

Su hermano pequeño, uno de ‘los Albertos’

Dos años y medio después del nacimiento de Alfonso, venía al mundo su hermano Alberto (73). Licenciado en Derecho en la Complutense de Madrid, siempre ha estado muy unido a su primo Alberto Alcocer Torra, llegando incluso a casarse el mismo año. En 1969, Alberto Cortina se casó con Alicia Koplowitz, y su primo hizo lo mismo con la hermana de ésta, Esther. Desde ese momento se les empezó a conocer como ‘los Albertos’. A partir de ahí, los dos primos comenzaron a trabajar en Construcciones y Contratas, compañía que había fundado el padre de las Koplowitz y que había fallecido en un accidente en 1962. Multiplicaron los beneficios del negocio en apenas unos años.

En 1978, los Albertos adquirían el 5% del Banco de Fomento y tres años después se hacían con participaciones en la cementera Portland Valderriva, de Banesto, donde colocaron a Alfonso Cortina al frente de la compañía. Tras instituir la sociedad Cartera Central, con participaciones en el Banco Central, y cuando se proyectaba la fusión de este banco con Banesto, salía a la luz la relación de Alberto con Marta Chávarri, bisnieta del conde de Romanones y que estaba casada con Fernando Falcó, marqués de Cubas (que curiosamente después contraería matrimonio con Esther Koplowitz). En ese momento, corría el año 1990, Alicia Koplowitz y Alberto se divorciaron (también lo hicieron su primo y Esther) y Cortina tuvo que dimitir de todos sus cargos en Construcciones y Contratas, pero con su primo pudieron conservar sus acciones en el Zaragozano, Cofir, Canal Plus y Uniseguros. Junto a Alicia tuvo tres hijos: Alberto, Pedro y Pelayo.

Alberto Cortina se volvía a casar en 1991 con Marta Chávarri, de la que se separaba en 1995. Dos años después, asumía la copresidencia del Banco Zaragozano con su primo y en 2003 tenían que vender sus participaciones tras una denuncia por estafa de la que salieron absueltos tres años más tarde. En 2003, tras una revisión de la sentencia, fueron condenados a tres años y cuatro meses de prisión por el Tribunal Supremo, aunque tras recurrirla, fue anulada por el Constitucional.

En junio de 2000 contraía matrimonio por tercera vez con Elena Cué (47), con la que tuvo una hija, Alejandra (13), en 2006. Se habían conocido en una montería (ella es experta en tiro al pichón) en 1996 cuando Elena tenía apenas 24 años. Cué es una experta gemóloga y hoy también una reputada coleccionista de arte. La pareja vive en una espectacular casa de 2.800 metros cuadrados en El Viso, veranea en su casa de Mallorca o en su yate en Saint Tropez, y está al frente de la Fundación Alberto y Elena Cortina, cuyo objetivo es ayudar a personas en riesgo de exclusión social. Alberto Cortina ostenta, junto a su primo Alcocer, el 9% del grupo Actividades de Construcción y Servicios (ACS), la compañía de Florentino Pérez, así como el 21% de la sociedad industrial ENCE.

Fuente: Leer Artículo Completo