Matilde Solís, la elegante y discretísima madrina de la boda del año: muy contenta y fiel a Caprile

El 15 de marzo de 1988, tres meses antes de contraer matrimonio con Carlos Fitz-James Stuart, hoy duque de Alba, Matilde Solís Beaumont no tenía claro cómo sería su vestido de novia "ni quién lo va a hacer", tal y como reconoció al diario El País. Treinta y tres años más tarde Solís, hija de los marqueses de la Motilla, no duda cuando le preguntan por el modista que confeccionará su traje para el enlace del mediano de sus tres hijos, Carlos, con Belén Corsini. Lorenzo Caprile, el mismo que la vistió con tanto acierto hace dos años para ejercer el mismo papel: el de madrina.

En aquella ocasión el taller de Caprile en la madrileña calle de Claudio Coello realizó un vestido que el modista no dudó en calificar como "regio". No le faltaba razón: el diseño, en color azul persa, incorporaba una tiara de la bisabuela de Matilde que ella llevó a modo de collar. Solís no se olvidó de la tradicional mantilla española en encaje de Chantilly de color negro. "Es precioso”, dijo entonces la aristócrata, que pertenece a una de las grandes dinastías de la nobleza andaluza. Su madre, María Isabel Martínez Campos, fallecida en diciembre de 2017 a los 91 años de edad, era dama de la Real Maestranza de Sevilla e hija del duque de la Seo de Urgel. Su padre, Fernando de Solís-Beaumont y Atienza, marqués de la Motillla, fue presidente del Banco de Andalucía, consejero del Banco Popular y miembro de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla.

Matilde es la décima de 11 hermanos y creció en el palacio familiar de Sevilla, muy cerca de la calle Sierpes. En la capital andaluza estudió el Bachillerato –en el Colegio Entreolivos– antes de elegir Geografía e Historia en la Universidad. "Deseo terminar la carrera y ejercer", decía al diario El País poco antes de casarse por primera vez con el entonces duque de Huéscar. Aquella fue una de las escasísimas ocasiones en las que Solís ha ofrecido declaraciones a la prensa. "Le gusta modelar en barro, pintar y la música, en concreto todo lo que es arte y, que no debería abandonarlo porque tiene una sensibilidad especial", añadió entonces su futuro esposo.

Los duques de Huéscar se separaron 12 años después. Matilde aún contraería matrimonio en una segunda ocasión con Borja Moreno Santamaría. Con él tuvo a su tercer hijo, Francisco de Borja, pero la unión duraría apenas cuatro años. Hoy, felizmente superados sus problemas de salud y la polémica que protagonizó en 2015, cuando denunció a psiquiatra en su cuenta de Facebook por [abuso sexual](https://Borja Moreno Santamaría), un caso que conmocionó a la alta sociedad sevillana, la madre del futuro duque de Alba es una abuela feliz -de Rosario, la hija de Fernando Fitz-James y Sofía Palazuelo– e ilusionada con la boda de su hijo mediano, conde de Osorno. Un acontecimiento familiar en el que, sin duda, volverá a ser protagonista por su elegancia… Y por lo bien que baila sevillanas. Eso solo lo verán, eso sí, los invitados, que serán muchísimos menos que los 300 de la de su hermano mayor. De hecho, una de las grandes preocupaciones de la madrina es que todo transcurra de forma segura y siguiendo los protocolos anti-Covid.

Nuestros periodistas recomiendan de manera independiente productos y servicios que puedes comprar o adquirir en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos en nuestros textos, Condenet Iberica S.L. puede recibir una comisión. Lee aquí nuestra política de afiliación.

Fuente: Leer Artículo Completo