Marta Botet, la hija ‘booktuber’ de Laura Borràs (JuntsxCat) que comparte su pasión por los libros en catalán

Marta Botet es youtuber e hija de Laura Borràs, la candidata de JuntsxCat que comparte cartel y primer puesto en la lista electoral con Carles Puigdemont a las elecciones del 14 de febrero. Su especialidad son los libros, como la de su madre hasta 2017, cuando decidió aparcar una carrera como profesora universitaria de Literatura Comparada en la Universidad de Barcelona para entrar en política. Hija del 1-O se llama el libro que sacó en enero y en el que cuenta que fue el deseo de una Cataluña independiente lo que la sacó de las aulas para probar el escaño.

Así explicó a Vanity Fair la política cómo sirvió de modelo a su única hija: "Cuando yo salía por la tele y hablaba de libros me dijo que también quería hacerlo, así que se empezó a grabar en casa explicando lo que leía y subía los videos con sus recomendaciones a YouTube". No hay más que ver algunos de las grabaciones de "Recomanacions de lectura" para ver que Marta, que hoy tiene 20 años, comparte el desparpajo comunicativo de su madre, conocida por sus estudiantes y luego por los periodistas por ser abierta y simpática.

Pero su tarea como booktuber también ha generado alguna polémica: por ejemplo, cuando con sólo 18 años entrara en la televisión local de Barcelona a hacer entrevistas a personas del mundo de la cultura y muchos vieron la influencia de su madre en esa elección. La cadena explicó que fue un intento de acercarse al público más joven y que ni siquiera sabían de quién era hija.

"Fue la primera booktuber catalana y el hecho de que fomente la lectura y que sea una prescriptora de libros es un orgullo para mi marido y para mí", comentó Borràs sobre la tarea de Marta, que es fruto de su relación con el cirujano especializado en digestivo Xavier Botet. La joven tuvo su mayor momento de gloria con sólo 14 años, cuando viajó a Nueva York para dar una charla TED en la que demostró su perfecto dominio del inglés, con un acento impecable del que hace gala también en algunos de sus vídeos, en los que emplea siempre el catalán para expresarse.

Aunque no se posiciona en temas políticos, ni menciona a sus padres, sus recomendaciones son siempre obras de autores catalanes o traducidas al catalán y en algunas de esas grabaciones se puede ver la influencia de su progenitora. Como el día que habló de Mirall trencat de Mercè Rodoreda manejando un ejemplar antiguo, lleno de anotaciones, que con toda seguridad formara parte de la biblioteca materna.

La pasión empezó escribiendo el blog "Germanes Loques" (Hermanas Locas) que inició con 11 años y con una amiga, pero prontó derivó en la realización de vídeos que ella misma graba, edita y mueve por las redes sociales, donde su madre también es muy activa. Desde ellas, anima a los jóvenes a leer, aunque también pide a las instituciones, los padres y los medios que se adapten a los tiempos. Por eso, aunque a veces recomienda libros que ya son clásicos de la literatura catalana, como el de Rodoreda, los "vende" con un lenguaje desenfadado como una fuente de "frases intensititas para poner en redes" o crear "captions en Instagram".

Durante la pandemia y tras un año de no colgar vídeos, apareció para Sant Jordi y se la vio con la misma expresividad pero más calmada. No quiso dar detalles de la ausencia, pero el año anterior es el que dio el salto a la televisión y en el que tuvo una colaboración en Catalunya Ràdio, la pública, recomendando libros. Las críticas no se hicieron esperar tampoco en ese caso, pues muchos vieron ese ascensoen una chica de 19 años como un movimiento político u obra de su madre, que tuvo poder en el mundo literario por haber sido consellera de Cultura con Quim Torray antes, directora de la Institució de les Lletres Catalanes, cargo por el que está siendo investigada por un presunto caso de corrupción.

https://www.instagram.com/p/BZ4VlsPlMLs/

A post shared by marta (@martabotetborras)

Para hacer frente a esas críticas, Borràs ha sido más templada que para abordar otras como la que se produjo en los medios cuando se informó de que ella y su marido tenían un Jaguar: "Cada uno decide invertir el dinero que gana de la manera que crea oportuna", zanjó la mitad de un matrimonio que no disimula su alto nivel de vida. De él participa su hija, que se formó en uno de los mejores colegios, la Escola Virolai, un centro laico, mixto y concertado que cuesta unos 500 euros al mes.

Pero las polémicas en torno a su hija, con quien tiene una buena relación y es muy parecida a ella, no le quitan el sueño a la candidata independentista que aspira a ser, con permiso de Puigdemont, la primera mujer en presidir la Generalitat.

Fuente: Leer Artículo Completo