María Luisa, la hermana de José Luis Moreno que puso parte de los 9 millones para que el productor no entrara en prisión

Las dos estrategias que ha seguido José Luis Moreno para mantener oculta su vida privada han sidoconfundir y callar. Lo primero es lo que ha hecho siempre al declarar haberse casado tres veces pero sin decir con quién, ni cuándo ni durante cuánto tiempo, lo mismo que sucede con los tres hijos que dice tener. Algo parecido ha hecho con sus sobrinos: Alberto y Laura Caballero son los únicos que se han dado a conocer sin cortapisas como sobrinos del productor e incluso han trabajado con él aunque para hacerlo se han quitado ambos el apellido Rodríguez (el primero del productor también) para firmar sus trabajos. Ambos son hijos de un hermano de José Luis Moreno del que tampoco ha trascendido nada.

Otra de las sobrinas que al parecer habría sido el ojito derecho del "padre" de Macario o Monchito, se conoció más recientemente: Natalia Rodríguez detenida en el marco de la "operación Titella", en la que los jueces acusan a Moreno de formar parte de una red internacional de estafadores que contaba con más de 700 sociedades con las que supuestamente defraudaron más de 50 millones de euros. En su caso, y según la investigación, hasta 53 sociedades a su nombre estarían implicadas.

Para dejarlo en libertad, el pasado 8 de julio, Moreno tuvo que pagar una fianza de tres millones de euros. Lo que propuso la defensa del acusado fue abonarla mediante fianza hipotecaria, lo que supone tener que presentar el doble de la cantidad impuesta por el juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno. Y ahí fue cuando salió al rescate una de los pocos familiares, al menos públicamente, que sigue apoyando al productor: su hermana María Luisa Rodríguez Moreno.

Marisa, otro misterio

Anónima y apartada de la vida de exposición pública de su hermano, el nombre de María Luisa, conocida como Marisa, sale a la palestra tres veces en poco días. La última, por poner a disposición de su hermano una propiedades inmobiliarias para hacer frente a una fianza que acabó siendo no del doble, sino del triple de lo que pedía el juez: "Para mayor garantía, si cabe, de la suficiencia de la fianza hipotecaria", expusieron los representantes legales del empresario para presentar los nueve millones a los que asciende el monto. En el mismo, hay propiedades de Marisa, concretamente una vivienda en Las Rozas (Madrid) y cinco fincas en Majadahonda.

El otro momento en que Marisa ha dado la cara estos días fue tras la detención de su hermano, cuando apareció unos minutos en el programa que presentan Risto Mejide y Marta Flich, Todo es verdad, para explicar que toda la operación era "un gran fiasco"; que se estaban contando sobre su hermano "muchas mentiras" y acabar con un "todos lo van a pagar" que puso de manifiesto el enfado (y el carácter) de la hermana del productor.

En esa breve entrevista, Rodríguez dijo no saber nada de los detalles del caso, pero se le escapó un plural muy elocuente: "Tenemos diez capítulos rematados ya", dijo sobre la serie que al parecer habría rodado su hermano durante la covid y que "le ha costado un pastón". ¿Ha sido también Marisa parte de esa familia que ha colaborado con Moreno en sus espectáculos, series y demás proyectos? Una búsqueda en el Boletín Oficial del Regitro Mercantil confirma que al menos durante un tiempo e indirectamente, sí. Lo habría hecho siendo administradora única de Arrafiz, una SL creada en 1993 y cuya actividad era el alquiler de inmuebles. Es la misma empresa que en 2008 fue absorbida por Gecaguma SL, la compañía propiedad del productor que ahora investiga al milímetro la Audiencia Nacional. En aquella absorción también fueron incluidas Gecaron y Miramon Mendi, también a nombre de Moreno y cuyas cuentas y movimientos también fiscaliza hoy la justicia.

Ese seria el lazo más evidente que uniría los negocios de Moreno con su hermana, que acaba de "aparecer" por tercera vez en escena después de años de anonimato. Su voz es una de las que grabó la UDEF en los pinchazos telefónicos realizados para "cazar" al productor. La charla entre hermanos se produjo tres semanas antes de su detención. En ella, el ventrílocuo le habría dicho a Marisa que los abogados le aseguraban que estuviera "tranquilísimo", a lo que ella contestó: "Ya lo decían las cartas, que no aparecían juzgados por ningún lado". No se sabe a qué cartas hace referencia, aunque por el modo de construir la frase parece referirsea unas cartas del tarot o algún método de adivinación parecido, a lo que su hermano añadió que no tenía que preocuparse por nada porque el dinero ya empezaba "a entrar". La charla, grabada el pasado 21 de junio forma parte del informe anexo en disposición del juez para investigar el caso, y demuestra que Marisa estaba y está más al corriente de los problemas que llevaron a su hermano al calabozo de lo que dio a entender ante las cámaras de Cuatro.

Nuestros periodistas recomiendan de manera independiente productos y servicios que puedes comprar o adquirir en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos en nuestros textos, Condenet Iberica S.L. puede recibir una comisión. Lee aquí nuestra política de afiliación.

Fuente: Leer Artículo Completo