Los giros de guion más sorprendentes de las películas Disney

Nos gusta que nos sorprendan, y las películas Disney llevan mucho tiempo haciéndolo. Pero hoy no hablamos solo de momentos impactantes de los títulos del estudio, que podrían ir desde los elefantes rosas de ‘Dumbo’ hasta la muerte de la madre de ‘Bambi’, sino muy especialmente de los giros de guion (o ‘plot twists’) de algunas de sus historias más recientes. Ya sabéis: ese momento en el que la historia da un vuelco, a veces con consecuencias transformadoras para la trama y sus personajes, gracias a una nueva información que desconocíamos o un evento inesperado. Lo habitual, como veremos, es descubrir que un personaje que creíamos aliado se termina convirtiendo en el villano de la función, pero otras fueron más originales para dejarnos boquiabiertos. En esta lista incluimos también las películas de Pixar, que ya forma parte del legado de Disney y nos dio algunos de los giros más sorprendentes de la lista.

[Vamos a hablar de giros de guion, así que cuidado con los SPOILERS]

Si hay un protagonista imprescindible en ‘Enredados’, esa es la melena de Rapunzel. Por ella se mata, se engaña, se secuestra. Y por eso nos quedamos de piedra cuando, en un momento de despedida entre los protagonistas, Finn le corta el pelo a Rapunzel. Las consecuencias de esto no solo son impactantes, son también trágicas: Finn está herido de muerte y, sin los poderes curativos de su pelo, ella no puede curarle. Cortándole el pelo la ha salvado, pero se ha condenado a sí mismo. Un acto de amor que se verá recompensado cuando sí pueda curarlo con una última chispa de magia.

Las películas Disney más clásicas pecaron de idealizar el amor romántico, tanto como lo hace Anna al inicio de ‘Frozen, el reino del hielo’. Conoce a Hans y: ¡pam! Amor a primera vista. Propuesta de matrimonio en la primera noche. Todo demasiado rápido como para darse cuenta de que Hans, en realidad, era el villano de la historia. Un príncipe sin expectativas en su reino que buscaba el trono reservado para Elsa, a quien conspira para asesinar. Cuando llega el momento del beso de amor verdadero que salvará a Anna de la muerta, el pastel se descubre y las bocas de todos los espectadores se quedaron abiertas.

No juzgues a un libro por su cubierta, porque las apariencias engañan. Esto nunca fue más cierto en Disney (con perdón de ‘La bella y la bestia’) que en ‘Zootrópolis’, donde se descubre que la trama secreta para hacer que los depredadores se vuelvan más violentos y la sociedad se parta en dos ha sido organizada por la oveja Bellwether. La secretaria del alcalde de la ciudad se revela como la cabecilla de este complot gracias a los protagonistas, que finalmente consiguen arrestarla por sus crímenes. ¡Pero menuda sorpresa!

Esta se guardó la sorpresa hasta el último minuto. ¡Hasta la escena postcréditos! Allí fue donde ‘Big Hero 6’ nos reveló que uno de sus personajes, el súper rico Fred, venía de un linaje de superhéroes. Y adivinad quién aparece por ahí para recordárselo: ¡el mismísimo Stan Lee! Hay otras sorpresas a lo largo de la historia, pero desde luego ninguna tan impactante y emotiva como la que nos dio el epílogo con la aparición sorpresa del padre de Fred.

Esta película fue todo un torrente de emociones. Pero antes de que nos dejase ahogados en lágrimas en el final al ritmo de la canción ‘Recuérdame’, ‘Coco’ nos dio una gran sorpresa: el abuelo de Miguel no era quien nos pensábamos. El pequeño protagonista de la historia se sumerge en el mundo de los muertos para buscar a su ídolo y abuelo, el famoso cantautor Ernesto de la Cruz. Pero, al encontrarlo, descubre que ha estado equivocado: él solo le robó las canciones a su verdadero antepasado, que resulta ser Héctor, el “muerto” que ha estado acompañándole durante todo el viaje. La teoría se confirma cuando encuentra el trozo que faltaba de su foto familiar.

Imposible no recordar con estupefacción ese momento: el jefe de la central eléctrica, Waternoose, les dice a Sully y Mike que la puerta para Boo está a punto de llegar. Pero la que llega no es la icónica puerta blanca de la pequeña humana. “Pero esa no es su puerta”, le dice Mike Wachowsky. “Lo sé, lo sé… ES LA VUESTRA”, le responde. El malvado Randall se hace visible frente a ella, la abre y Waternoose empuja a los protagonistas a un paraje nevado sin posibilidad de retorno. ¡Ambos habían estado compinchados desde el principio! Todo un giro de guion que nos dejó helados.

Qué duro es descubrir que tus ídolos no son quienes te esperabas. Que aquellos que creías héroes son en realidad villanos. Y eso mismo ocurre en el giro de guion de ‘Up’, cuando el gran explorador Charles Muntz, mientras cena con los dos protagonistas, se descubre como un ambicioso asesino obsesionado con encontrar una nueva especie de aves (Kevin) y llevarse todo el mérito. Esa persona a la que Carl tanto admiraba resulta ser una vieja gloria que no quiere renunciar a ser relevante de nuevo. Si dicen eso de que nunca deberías conocer a tus ídolos, es por algo.

A veces los villanos son solo seres heridos e incomprendidos. En ‘Vaiana’, la protagonista lucha por pararle los pies a un monstruo en llamas conocido como Te Ka, que amenaza con destruir su isla natal y a todos sus seres queridos que viven allí. Y no será hasta el final que se dará cuenta de que ese monstruo no es otra que Te Fiti, la diosa que creó la vida y cuyo corazón le fue arrebatado, convirtiéndola en el gigante de fuego que es hoy. Todo lo que tiene que hacer Vaiana es devolvérselo con un acto de ternura y amor. Esos son los sentimientos que mueven el mundo.

No es hasta bien entrada la historia de ‘Brave’ que unimos los puntos y coloreamos: el príncipe de las historias que Mérida escuchaba de pequeña, aquel que desestabilizó el reino porque quería ser el más poderoso e inició una guerra sangrienta, vive ahora en forma de oso. ¡Y es Mor’du! ¡El oso que les ataca al principio de la película! La princesa arquera lo descubre cuando encuentra su tumba, y entiende que el villano sigue vivo después de tantos años.

Ralph fue programado para ser el villano en su videojuego, pero él siempre ha querido ser un héroe. Para eso sale de su escenario en busca de otras aventuras donde se pueda hacer valer, y acaba en un juego llamado ‘Sugar Rush‘, donde conocerá a una niña llamada Vanellope (que sueña con competir en la carrera, aunque parpadea como si fuese un fallo del sistema) y también al líder King Candy. Hacia el final descubriremos dos giros sorprendentes: que la pequeña solía ser en realidad la princesa del juego y que la verdadera identidad del malvado Turbo, que va causando estragos de pantalla en pantalla, es King Candy. ¡Dos por el precio de uno!

Aunque parecía uno de esos juguetes veteranos que solo buscaba lo mejor para los suyos, el oloroso Pete se acabó convirtiendo en uno de los grandes villanos de ‘Toy Story 2’. Su amabilidad se convirtió en agresividad cuando Woody amenazó con irse con sus amigos, y ahí supimos que el personaje no solo había tenido un plan secreto desde el principio, sino que además había sido una de las fuerzas manipuladoras de la trama, provocando algunos de los encontronazos entre los protagonistas. Muy mal, Pete.

Si entraste a ver la película habiendo visto alguna imagen o conociendo el argumento, seguro que no sería ninguna sorpresa ver que Tiana se convierte en sapo. Pero no por eso deja de ser un giro sorprendente: la historia clásica de la princesa que besa al sapo y lo convierte en príncipe se da la vuelta en esta película, en la que Tiana consigue el efecto contrario y se ve obligada a buscar una solución como anfibio. Pasa bastante al principio y es posible que sea un secreto a voces antes de ponerse a verla, pero aun así… ¡Menudo ‘plot twist’!

Vía: Fotogramas ES

Fuente: Leer Artículo Completo