Los 10 guiños a su familia de la boda de Alejandra Ruiz de Rato: del ramo que dio a su hermana a las gaitas en recuerdo a su abuelo

Los novios, Alejandra Ruiz de Rato y Tito Novales, quisieron que el día más especial de sus vidas también fuera inolvidable para sus seres queridos y los amigos más cercanos que estuvieron a su lado. El sábado pasado, 8 de mayo, los novios llegaban a mediodía a la capilla del santuario de Nuestra Señora de Setefilla para darse el ‘sí, quiero’ después de tres años de relación.

1. La novia, vestida con un espectacular y clásico diseño de Pronovias, creado en exclusiva para ella por Alessandra Rinaudo, la directora artística de la firma, llegaba en un Land Rover 4×4 conducido por su padre y padrino de boda, Juan Antonio Ruiz Espartaco. Este primer detalle ya mostraba lo que estaba por llegar, ya que Alejandra quiso que el mundo del campo, donde ha vivido algunos de los momentos más felices de su infancia, estuviera muy presente el día de su boda.

2. Ya en la iglesia se vivieron escenas muy emocionantes que no solo sacaron una sonrisa (y alguna lágrima de emoción) a los novios, sino también a buena parte de sus familiares. Uno de los instantes más bonitos de la ceremonia fue escuchar el coro de voces blancas de Los Palacios, una formación que surgió en el año 2001 y que cuenta con 80 menores de entre cuatro y 17 años seleccionados en diferentes centros escolares de la localidad por sus notables cualidades musicales.

3. Para Patricia Rato, la orgullosa madre de la novia, uno de los recuerdos que no podrá borrar de su memoria del día de la boda de su primogénita fue cuando sonó una guitarra con gaitas en homenaje a las raíces asturianas de su familia y en especial a su padre, Ramón Rato, fallecido en abril de 2012. Además, en el banquete hubo platos relacionados con la cocina asturiana en honor a las raíces de su madre.

4. Muy unida a sus dos hermanos mayores, Isabella y Juan, los jóvenes tuvieron un lugar destacado también en la ceremonia que unió en matrimonio a Alejandra y Tito de Novales. El pequeño de los tres, Juan, de 19 años, fue el encargado de dar el discurso de Acción de Gracias dedicado a su hermana mayor. Juan, que estudia Farmacia en Navarra pero que siempre que puede pasa los fines de semana en la finca sevillana de su padre, emocionó a todos los presentes con sus palabras llenas de amor y cariño hacia la novia.

5. Isabella, la mediana de los hijos del torero y Patricia Rato, fue, además de testigo en la boda de su hermana, la encargada de que la cola de tres metros de largo que lucía Alejandra estuviera siempre perfecta. La joven no dudó en colocar el vestido de su hermana en varias ocasiones durante la ceremonia para su hermana luciera como una verdadera princesa con el diseño de Pronovias.

6. Otro guiño familiar lo encontramos en las joyas que lució la novia. Como velo de su vestido, Alejandra contó con una mantilla bordada del mismo largo que la cola del año 1900 y que perteneció a la bisabuela de Patricia Rato. Como joyas, la hija del diestro lució unos pendientes espectaculares de su madre que también llevó su abuela, Felicidad Salazar Simpson, el día de su boda con Ramón Rato en noviembre 1966 en la Parroquia del Sagrado Corazón y San Francisco de Borja de Madrid y que fueron parte del lote de pedida del padre de Patricia Rato.

7. También la hija mediana, Isabella Ruiz de Rato, tuvo un guiño a su madre, a la que ambas están muy unidas y se autodenominan ‘las tres mosqueteras’. La joven, que vive y trabaja en el bufete Cuatrecasas en su sede en Londres desde marzo del año pasado, llevó dos anillos modelo Tambor de la firma de joyería Yanes que pertenecen a Patricia Rato.

8. Los recuerdos de la infancia de la novia estuvieron presentes durante todo el enlace gracias a la lavanda. Alejandra llevó un precioso ramo de lavandas silvestres, algo que tuvo claro desde el momento en el que empezó a pensar en su vestido de novia. Cuando ella era niña, siempre recogía lavandas en primavera en el campo de la finca de su padre junto a su hermana pequeña Isabella y a su hermano, que iba detrás de ellas siempre porque era muy pequeño entonces, por lo que esa flor y su característico olor siempre han tenido un significado muy especial para los tres hermanos. Las lavandas de su ramo fueron recogidas en el campo de la finca y muchos otros detalles de la boda llevaban esta flor como motivo, de las invitaciones a los sittings o las tarjetas de los testigos de la boda.

9. Otra muestra del gran amor y la complicidad que tienen las dos hermanas se pudo observar justo al terminar el banquete. Alejandra entregó su ramo de novia a Isabella nada más terminar la comida, un precioso gesto que demuestra la gran relación que tienen.

10. La finca en la que se llevó a cabo la celebración y banquete posteriores a la ceremonia es la Dehesa Majavieja, un espectacular lugar enclavado en plena Sierra sevillana que gestiona desde hace tres años la propia Alejandra y donde tuvo lugar la pedida de mano por parte de su hoy ya marido el pasado mes de diciembre. Esta finca tiene un gran significado tanto para ella como para sus hermanos ya que ahí han crecido, han pasado grandes momentos juntos de niños y han disfrutado de sus grandes pasiones: el campo y los caballos.

Nuestros periodistas recomiendan de manera independiente productos y servicios que puedes comprar o adquirir en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos en nuestros textos, Condenet Iberica S.L. puede recibir una comisión. Lee aquí nuestra política de afiliación.

Fuente: Leer Artículo Completo