Las actrices que se merecen protagonizar su propia ‘Mare of Easttown’

Kate Winslet no necesitaba de una serie como Mare of Easttown, pero el drama policial de HBO le brindó a la ganadora del Oscar la oportunidad de interpretar un gran papel protagonista en un proyecto popular por primera vez en unos cuantos años. La actriz saboreó el reto (véase: ese acento, esos abrigos, las escenas que comparte con prácticamente todos los grandes actores de carácter que te puedas imaginar) y ahora es una de las principales aspirantes al Emmy en una de sus categorías más competitivas.

Este fenómeno encaja a la perfección dentro de una tendencia que se está consolidando en el ámbito de las series limitadas más prestigiosas: actrices aclamadas de cierta edad, excluidas del grupo demográfico que reina en Hollywood (algunas cosas nunca cambian en esta industria) que acaban encontrando su sitio en miniseries dramáticas con un buen ritmo y una producción impecable. A lo largo de esta última década, las ganadoras al Emmy a mejor actriz de telefilme o serie limitada han sido Frances McDormand, Nicole Kidman, Michelle Williams, Regina King (¡dos veces!), entre otras nominadas y ganadoras del Oscar. Lo cierto es que en la actualidad esta categoría está a la altura del Oscar a la mejor actriz.

Así que, ¿a quién más podría venirle bien un Mare of Easttown que añadir a su historial? Aquí barajamos unos cuantos nombres. A algunas simplemente podría sentarles bien un nuevo reto, pero otras podrían beneficiarse mucho del impulso que conlleva un papel así de potente. Algunas de las que nos vinieron a la mente las descartamos porque ya están embarcadas en proyectos que podrían cumplir esta premisa, como Melissa McCarthy, a quien esperamos que Nine Perfect Strangers haga volar muy alto. Además, no es que haya sido un criterio intencional, pero da la casualidad de que todas estas estrellas han sido nominadas al Oscar, y en algunos casos hasta ganadoras, así que ya están familiarizadas con los aplausos. Estas son las actrices a las que HBO y demás plataformas deberían tener muy a mano.

Angela Bassett

Angela Bassett últimamente ha sido una habitual de la pequeña pantalla. En los últimos siete años ha acumulado nada menos que seis nominaciones al Emmy con series en horario de máxima audiencia, siendo sus arrebatadoras apariciones en American Horror Story y Master of None las que más han contribuido a ello. Además ha conseguido hacerse con un papel principal en una serie policial, la exitosa serie 9-1-1 de Fox firmada por Ryan Murphy, que ya lleva cuatro temporadas en antena. Conseguir un papel protagonista en una serie de prestigio sería el siguiente paso natural en su carrera. Y es que, en caso de que aún no hayas visto Tina, por poner un ejemplo, te estás perdiendo a una auténtica fuerza de la naturaleza siempre que consigue un papel protagonista al que hincarle el diente.

Anne Hathaway

Nada como un papel jugoso en una serie limitada para sacar a cualquier actriz de la rutina, que es donde Hathaway parece estar estancada últimamente. La ganadora del Oscar ha estado aproximándose al mundo de la televisión obteniendo resultados frustrantes, y lo ha hecho con papeles en episodios individuales en Modern Love y Solos, las llamativas antologías que no terminan de despegar en sus correspondientes plataformas de streaming. Un proyecto más adecuado para ella (y centrado únicamente en ella) aprovecharía mucho mejor el carisma que la convirtió en una actriz archiconocida. Después de la brutal sesión doble del año pasado de la mano de Las brujas y Su último deseo, nada podría sentarle mejor que una vuelta al ruedo con un proyecto de éxito.

Halle Berry

Mucho antes de que Hilary Swank, otra célebre ganadora del Oscar perdida en un mar de papeles mediocres, probase suerte haciendo de astronauta en Away, la serie de Netflix cancelada poco después de su estreno, Halle Berry interpretó a la astronauta Molly Woods en la serie de misterio y ciencia-ficción de CBS Extant. La serie, que se canceló en 2015 después de dos temporadas, fue el último intento de Berry por triunfar en la pequeña pantalla. Desde entonces ha compaginado los papeles en películas de serie B con el tiempo dedicado a su próximo debut como directora, Bruised. Pero, tal y como explicó hace poco el crítico de Vanity Fair Richard Lawson en Twitter, la actriz ha sabido apretar los dientes (y prosperar) lo suficiente como para labrarse una buena reputación en películas pasables del género. La guinda en el pastel sería un papel que consiguiera, quizás, devolverla al circuito de los galardones hollywoodienses.

Jennifer Jason Leigh

He aquí una profesional que se ha pasado los últimos años interpretando sus mejores papeles hasta el momento sin apenas levantar revuelo, haciendo de las suyas en Twin Peaks y en Patrick Melrose sin dejar de brillar en los episodios de media hora de la relativamente discreta serie Atípico de Netflix (además de haber sido nominada al Oscar hace no mucho por su papel en Los odiosos ocho). Leigh, un rostro imprescindible de la escena independiente de los años 90, ha conseguido asentarse en el ámbito de las actrices de carácter de confianza y sería fascinante ver qué sería capaz de hacer con una serie propia, en especial con una que le permita presumir de su gran variedad de registros. ¿Qué tal podría hacerlo una actriz completamente convincente en este tipo de diálogos exponiendo algún caso con un acento regional? Tenemos muchas ganas de saberlo.

Rachel McAdams

Antes de acabar convirtiéndose en un desastre absoluto, la idea de una segunda temporada de True Detective parecía pan comido después del Emmy y la enorme popularidad de la primera (que supuso el punto álgido del renacimiento de McConaughey). Y la posibilidad de que Rachel McAdams liderara el camino hacia ese nuevo triunfo resultaba emocionante. Albergamos la esperanza de que la oportunidad perdida que supuso aquella temporada, que nada tuvo que ver con esta estrella tan tremendamente interesante, le conceda una segunda oportunidad en este subgénero. Si combinamos las habilidades para la investigación que demostró tener en Spotlight con la vis cómica que nos mostró en títulos como Noche de juegos o Festival de la canción de Eurovisión: la historia de Fire Saga, HBO podría hallar en ella a su siguiente gran detective. Pero esta vez de verdad.

Sandra Bullock

Sandra Bullock lleva sin aparecer en un episodio de una serie de televisión desde uno de 2004 de la serie George Lopez. Esto no está nada bien, y más teniendo en cuenta que el medio se está moviendo en una dirección que parece hecha a medida precisamente para uno de sus puntos fuertes: su estatus de auténtica estrella asentado en una cercanía con aristas. Es posible que el compromiso de tiempo que supondría pueda ser demasiado para la actriz ganadora del Oscar (más allá de su papel como actriz de doblaje en Los Minions, apenas ha aparecido en tres películas en los últimos siete años y pico) pero eso haría que ese momento de gloria resultase aún más emocionante en su caso.

Whoopi Goldberg

La copresentadora de The View desde hace muchos años, que ha tenido papeles recurrentes en Blue Bloods y The Stand en los últimos años (de lo cual me enteré únicamente tras consultar su perfil en IMDB) resulta pertenecer además del selecto club de los EGOT (es decir, ganadores de algún Emmy, Grammy, Oscar y Tony), y parece que ha pasado mucho tiempo desde la última vez que consiguió un papel digno de su perfil y talento. Ojalá la pongan a resolver las pistas de algún crimen inquietante y le permitan volver a sacar a relucir sus dotes dramáticas.

Artículo original publicado por Vanity Fair USA y traducido por Darío Gael Blanco. Acceda al original aquí.

Nuestros periodistas recomiendan de manera independiente productos y servicios que puedes comprar o adquirir en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos en nuestros textos, Condenet Iberica S.L. puede recibir una comisión. Lee aquí nuestra política de afiliación.

Fuente: Leer Artículo Completo