Lady Meux: la aristócrata que patinaba y viajaba en coche de cebras

La subasta de una inusual arma de fuego del siglo XIX de J.Purdey & Sons consiguió desentrañar la historia de su propietaria original, Lady Valerie Meux.

Se rumorea que la socialité nacida en los Estados Unidos ejercía de trabajadora sexual y tocaba el banjo cuando atrajo la mirada en el Casino de Venise de Holborn del que se convertiría en su marido, Sir Henry Bruce Meux, rico heredero de una fábrica de cerveza. Su enlace en 1856 provocó un auténtico escándalo en la alta sociedad, y fue vetada por la familia aristócrata de su marido, en particular el clan Brudenell-Bruce, perteneciente a la rama familiar de su suegra. Más adelante, Lady Meux se vengó excluyéndolos explícitamente de su testamento. No obstante, no haber sido bien recibida por la alta sociedad no consiguió apaciguar su faceta más extravagante, y de hecho se convirtió en una de las mujeres más excéntricas y adelantadas a su tiempo del Londres de la época.

En 1885, cuando Lady Meux se mudó a la propiedad familiar de su marido, situada en la finca de 55 acres de Theobald’s Park, se entregó a la frivolidad (y a su enorme riqueza recién adquirida) y se propuso transformar el lugar en un espectacular patio de juegos para la aristocracia londinense. Para ello, hizo instalar una pista cubierta de patinaje, además de una piscina cubierta, un museo de antigüedades egipcias y una sala de armas de fuego – que sin duda albergaría el inusual rifle del calibre 28 que subastaron Holts Auctioneers.

En otro más de sus actos de excentricidad, solicitó que su carruaje lo tirasen cebras en lugar de caballos. Además insistió en adquirir, a un precio desorbitado, el monumento del Temple Bar de Sir Christopher Wren situado en la ciudad de Londres, reubicando por completo la estructura de ladrillo de 400 toneladas para crear una nueva puerta de entrada lo suficientemente grandiosa como para que el príncipe de Gales de aquel entonces y Winston Churchill hiciesen acto de presencia. Allí permaneció hasta 2003, momento en que fue finalmente devuelta a Paternoster Square.

Asimismo, satisfizo su afición por las artes encargando tres retratos al pintor James McNeil Whistler, uno de los cuales, Harmony in Pink and Grey: Portrait of Lady Meux (Armonía en gris y rosa: Retrato de Lady Meux) puede hallarse en el Frick Museum de Nueva York.

Lady Meux dejó una huella indeleble en la finca, que hoy en día aún se conoce como el galardonado Birch Hotel. Y su recuerdo vivaracho aún se conserva en el restaurante Valeries y en el emblemático restaurante Zebra Riding Club dirigido por el chef Robin Gill.

Según Chris King, cofundador de Birch, “Lady Meux ha sido todo un hallazgo de lo más afortunado para nosotros aquí en Birch. Nos encantan los antiguos edificios de nuestra propiedad, muchos de los cuales ella construyó o mejoró en gran medida, y su particular ánimo de desafiar a las normas concuerda mucho con el nuestro. Nos habría encantado poder conocerla y me gusta pensar que estaría de acuerdo con lo que hemos puesto en marcha, incluso a pesar de no haber podido organizar muchas buenas juergas hasta el momento”.

Enviudó en el año 1900 y durante los 10 años siguientes continuó haciendo uso de su más que sustanciosa fortuna pasándoselo bien, además de ayudando a los demás. Durante la segunda guerra Bóer, se preocupó particularmente por las fuerzas militares británicas durante el asedio de Ladysmith, por lo que encargó, por cuenta propia, seis cañones navales y se los envió directamente a Lord Roberts, en Sudáfrica, después de que la Oficina de Guerra londinense rechazase su oferta de ayuda.

Tras la guerra, Sir Hedworth Lambton, comandante de la Brigada Naval de Ladysmith, visitó a Lady Meux para agradecerle su obsequio. Ella quedó completamente prendada de él y, a falta de hijos propios que convertir en sus herederos, lo convirtió en principal beneficiario de su testamento a condición de que se cambiase el apellido a Meux. Cuando falleció el 20 de diciembre de 1910, él accedió a cambiar su apellido por medio de una orden real y heredó la propiedad de Hertfordshire, además de una destacada participación en la fábrica de cerveza Meux’s Brewery.

El arma, que se subastó el 7 de diciembre de 2020 junto con una reproducción del retrato de Lady Meux obra de Whistler, se valoró entre las 3.000 y 5.000£ (siendo finalmente vendida por 15.000£, unos 17.700€), pero su contribución a la historia posee un valor incalculable.

“Fue una inconformista dentro de su época, y su historia, pese a no ser muy conocida, resulta fascinante”, afirmó Simon Reinhold, de la casa de subastas Holts Auctioneers. “Solemos vender armas con una procedencia interesante, pero esta pieza y la figura de Lady Meux sin duda destacan especialmente”.

Artículo original publicado por Tatler y traducido por Darío Gael Blanco. Acceda al original aquí

Nuestros periodistas recomiendan de manera independiente productos y servicios que puedes comprar o adquirir en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos en nuestros textos, Condenet Iberica S.L. puede recibir una comisión. Lee aquí nuestra política de afiliación.

Fuente: Leer Artículo Completo