Jon Rahm, el golfista vasco del que todo el mundo habla: hijo de una comadrona y casado con una bióloga lanzadora de jabalina

Tiene 26 años (cumplidos este 10 de noviembre) y es el número 2 del mundo (en julio consiguió ser el primero pero perdió el título apenas dos semanas después) y hace apenas unos días Jon Rahm dejaba a medio planeta con la boca abierta durante los entrenamientos previos al inicio del Masters de Augusta con un ‘hoyo en uno’ tocando la pelota varias veces en el agua y subiendo por el césped hasta bajar suavemente hacia la bandera. De locos para los aficionados al golf y para cualquiera que lo haya visto en los informativos. Pocos pensaban en su pueblo, Barrika, que Jon se convertiría en uno de los grandes del golf ya que en su familia nunca hubo tradición alguna por este deporte.

https://www.instagram.com/p/CHbE5wLJO5Y/

Two hole-in-one’s in two days – Happy Birthday to me!Repost from @themastersFrom pond to pin! Rahm skips to a hole-in-one on No. 16 at #themasters

A post shared byJon Rahm Rodriguez (@jonrahm) on

Rahm nació en Barrika, una pequeña población pesquera de apenas 1.500 habitantes famosa por sus espectaculares acantilados y las playas más salvajes de roca y arena de la cornisa cantábrica, un paisaje tan increíble que llevó a los productores de Juego de Tronos a grabar en ellas algunas escenas de la premiada ficción de HBO. A solo unos 30 minutos de Bilbao, el municipio se ha convertido en una de las zonas residenciales más deseadas de la costa y en él siguen viviendo los padres de Jon, Edorta Rahm, un conocido empresario vasco del sector de la distribución de carburantes, y Ángela Rodríguez, comadrona madrileña en el ambulatorio de Cruces, en Barakaldo. Pese a ser vasco ‘de pura cepa’, el apellido del golfista proviene de un antepasado paterno suizo que llegó a Bilbao allá por 1823. El abuelo de Jon, Sabin, fallecido en 2018, fue delegado del Athletic Club de Bilbao durante 33 años.

https://www.instagram.com/p/iobGXvCFPS/

Ronda de golf the año nuevo new years golf round played like shit but it was fun thanks daddy!! #golfbiarritz #lephare

A post shared byJon Rahm Rodriguez (@jonrahm) on

Soñaba con ser futbolista

Jon es el pequeño de los dos hijos de Edorta y Ángela. Su hermano mayor, Eriz, le lleva seis años y sigue viviendo en el País Vasco. Trabaja en el Palacio de Euskalduna, está casado y tiene una hija nacida hace unos meses a la que el golfista solo conoce por videollamada ya que reside en Estados Unidos. Los hermanos crecieron felices en Barrika y allí disfrutaban de tardes jugando al fútbol en la calle o montando en piragua los fines de semana. El fútbol siempre estuvo presente en su infancia, pero Jon, un niño muy inquieto, también probó con el Kung Fu para liberar toda esa energía que llevaba dentro. Su padre era aficionado al pádel y un día de 1997 fue como invitado por unos amigos a la Copa Ryder de Valderrama donde vio a Severiano Ballesteros ganar.

Edorta se emocionó y al volver a casa comenzó él mismo a jugar al golf y convenció un tiempo después a sus hijos para que lo probaran. Como en su pueblo no había campo, primero jugaron en el club Martiartu, en Erandio, y luego en Neguri y Laukariz. Finalmente se apuntaron al club de golf de Larrabea, en Álava, y con apenas seis años, el pequeño Jon ya comenzaba a despuntar. Fue tal la pasión que se despertó en él que sus padres alquilaron un apartamento en el campo para que pudieran ir los fines de semana y allí pasaba las horas jugando. Su hermano llegó a sacarse el carné de monitor. Jon empezó a entrenar en la Escuela Celles y pese a su juventud ya dejaba a todos con la boca abierta con su constancia y esfuerzo. Sabía y decía en alto que quería ser (y sería) el número uno.

https://www.instagram.com/p/qXJKA7CFIx/

Eutopean team champions winners!!!! #teamspain #nofilter #me #thecup #champions

A post shared byJon Rahm Rodriguez (@jonrahm) on

Eminem le ayudó a mejorar su inglés

Sus padres siempre le apoyaron pero le pidieron que siguiera estudiando. Empezó a destacar en campeonatos regionales y nacionales infantiles y pronto ingresó en la Real Federación Española de Golf. Apostó por marcharse a Estados Unidos a estudiar Comunicación y, aunque tenía varios centros interesados en él, fue la Universidad de Arizona State (ASU), sede de una de las academias de golf más prestigiosas del país, la que le ofreció una beca en 2012 sin ni siquiera haberle visto jugar, algo que no había hecho en toda su historia. No fue fácil adaptarse a su nueva vida, sobre todo porque su nivel de inglés no era el mejor en ese momento. Empezó a estudiar a todas horas y logró aprender inglés gracias a escuchar una y otra vez canciones de rap, concretamente de Eminem y Kendrick Lamar. Su entrenador, Tim Mickelson, pensó que suspendería todo, pero en el segundo semestre ya estaba plenamente integrado y hablando como uno más allí.

Su palmarés universitario es uno de los mejores de la historia. Rahm, o Rahmbo, como se le conoce en los circuitos, terminó su carrera amateur siendo el número 1 del mundo y mantuvo esa posición durante 60 semanas. Ganó la medalla Mark H. McCormack en 2015, fue el ganador individual en 2014 del Trofeo Eisenhower y se hizo con el Jack Nicklaus National Player del Año como mejor jugador de la universidad en 2016 y ese mismo año participó en la que sería su última competición como amateur en el US Open. Una semana más tarde ya era jugador profesional (a sus padres les había prometido que no se haría profesional hasta haberse graduado en la Universidad) y en un mes lograba la tarjeta del PGA Tour. En 2017 se proclamó campeón del Abierto de San Diego, el Abierto de Irlanda y el Campeonato Mundial de Dubái.

https://www.instagram.com/p/BeRgEBqglbO/

Thank you for all the support and the messages after my win. What amazing way to cap off my second PGA Tour victory, in a playoff at the @careerbuilderchallenge — Thanks to the tournament staff, volunteers, friends, family, team and especially my girlfriend Kelley for continued belief in me.Special thanks to @taylormadegolf @adidasgolf @isagenix @rolex @bighorngolf @mercedesbenz for your continued support on this fun journey.

A post shared byJon Rahm Rodriguez (@jonrahm) on

Una carrera de récord en récord

En abril de 2019 ganó el Zurich Classic de Nueva Orleans junto a Ryan Palmer, convirtiéndose en el cuarto jugador europeo desde 1980 que gana tres o más veces en el PGA Tour antes de cumplir los 25 años. Seis meses después se hizo con la victoria en el Open de España siendo el primero en ganar dos seguidos desde 1953. El 24 de noviembre del mismo año consigue su segunda victoria en el Campeonato Mundial de Dubái después de la lograda en 2017. Con esta victoria gana el Race to Dubai (antigua Orden del Mérito) convirtiéndose en el segundo español de la historia en lograr tal premio tras las conseguidas por Severiano Ballesteros, su gran referente junto a Tiger Woods. El 19 de julio de 2020, tras ganar el Memorial Tournament, llega a ser el número 1 del mundo, segundo español en conseguirlo tras Ballesteros y quinto más precoz de la historia (con 25 años y 9 meses) tras Tiger Woods, Jordan Spieth, Rory McIlroy y Justin Thomas.

En su carrera, además de su familia, ha sido de vital importancia la figura de Joseba del Carmen, un antiguo ertzaina y su coach. Él le ha ayudado a llevar mejor la presión y mantener a raya su carácter, que le ha jugado alguna que otra mala pasada cuando las cosas no le han salido como esperaba. “Hay cosas que hay que trabajarlas poco a poco. Por ejemplo, a mí siempre me ha costado mucho aceptar los errores, soy una persona que espera mucho de mí mismo y aceptar los errores siempre me ha costado, y es algo que poco a poco voy mejorando y ahora lo hago mucho mejor”, explicaba el golfista.

https://www.instagram.com/p/BoO2DIWB-Z8/

What a great evening at The Ryder Cup gala, such a special event.So excited for the rest of the week!Go #teameurope

A post shared byJon Rahm Rodriguez (@jonrahm) on

Casado con una lanzadora de jabalina y bióloga

Desde hace cuatro años, Jon comparte su vida con una exatleta. Conoció a Kelley Cahill (hoy Kelley Rahm) en un baile organizado en la Arizona State University, donde ambos estudiaron. Nacida en el lago Oswego en Portland (Oregón) hace 25 años, Kelley se graduó en Biología y desde niña practicó diferentes deportes. Boxeo, atletismo y tenis han sido sus disciplinas favoritas y las intensificó durante sus años como universitaria al participar en varios equipos de su facultad. De hecho, en esos años se especializó en lanzamiento de jabalina y consiguió su mejor lanzamiento personal de 34,92 metros.

Siempre discreto con su vida privada, fue a finales de 2016 cuando Jon publicó una fotografía junto a su novia y un mensaje en el que dejaba claro que pasaba por un gran momento a todos los niveles. "Un año magnífico en el que me he graduado y he dado el salto a mi carrera profesional. Tengo muchos recuerdos de este año, pero el más importante fue empezar mi relación con Kelley Cahill", escribía el vasco en sus redes sociales.

Aunque es norteamericana, Kelley ya ha adoptado algunas de las costumbres españolas como comer las 12 uvas cada Fin de Año, adora el txakolí (una de las primeras frases que aprendió en español fue “Un vaso de vino, por favor”) y el jamón ibérico, e incluso se ha hecho seguidora del Athletic de Bilbao y ha acompañado a la familia Rahm en varias ocasiones a San Mamés. La pareja ha establecido su residencia en Scottdale, una ciudad de unos 215.000 habitantes situada en el condado de Maricopa en el estado de Arizona, en Estados Unidos.

https://www.instagram.com/p/B6Wpk7Hpaoz/

Last Friday was the best day of my life, it was a dream wedding in my hometown Bilbao with my beautiful college sweetheart and my better half and now Kelley Rahm. The Basilica de Begoña is a very special place for me and my family so it was an honor to marry her there. Couldn’t think of a better way to end the year!El viernes pasado fue el mejor día de mi vida, fue una boda de sueño, en Bilbao y en la basilica de Begoña un lugar muy especial! Tengo la suerte de haberme casado con mi media naranja Kelley Rahm! No hay mejor manera de terminar un año!

A post shared byJon Rahm Rodriguez (@jonrahm) on

Sin duda, uno de los mejores días en la vida de Rahm fue el pasado 13 de diciembre de 2019, curiosamente un viernes 13. Apenas unas jornadas después de que el golfista ganara el DP World Tour Championship y la Race to Dubai, la pareja se daba el ‘sí, quiero’ en una ceremonia con apenas 80 invitados y lo hacían en la imponente basílica de estilo gótico de Nuestra Señora de Begoña en Bilbao. Un lugar muy especial para Jon que tiene una estatuilla de la Virgen de Begoña que le regaló su abuelo en su mesilla de noche. Ninguno de los dos había hecho público su compromiso, pero una periodista francesa se percató un año antes del espectacular anillo que lucía Kelley y no dudó en hacerles la pregunta y ellos confirmaron su futuro enlace.

La boda se celebró en un día lluvioso a las 12 del mediodía y la novia llegó a la iglesia en un Rolls-Royce junto a su padre. Estaba radiante con un diseño con cuerpo ajustado tipo bustier de encaje y escote corazón encaje, con velo de tul y una falda con volumen. Al enlace asistieron los familiares más cercanos y algunos compañeros de Jon como el caddie Adam Hayes, el presidente de la Federación Española de Golf, Gonzaga Escauriaza, o Eduardo Celles, primer profesor del deportista. El convite se llevó a cabo en el céntrico Hotel Carlton y según se contó en ese momento, la pareja no había contado con un wedding planner sino que confió en el equipo del establecimiento para la organización del menú y la fiesta posterior.

Dado que algunos de los miembros de la familia de la novia no pudieron asistir, en febrero la pareja planificó una segunda boda en la localidad de San Diego, al sur de California. “Las dos bodas significan mucho para nosotros porque somos conscientes de que todos los miembros de las dos familias no pueden volar a ambos lados del Atlántico para estar reunidos”, dijo el vasco.

https://www.instagram.com/p/BYYaOWpgnc5/

What a Great Time last night at @usopen with my favorite one @cahillkelleyNow off to Boston for the next leg of the FedEx playoffs at the @delltechchamp

A post shared byJon Rahm Rodriguez (@jonrahm) on

Devoto del Bilbao… y de Michael Jackson

Además del golf, que se ha convertido en toda su vida, a Jon le queda muy poco tiempo libre para disfrutar de otras aficiones. El fútbol es una de ellas y, sobre todo, el Athletic de Bilbao, el equipo que lleva en su corazón desde niño. Es tal la afición que en alguna ocasión ha dicho que cambiaría varios de sus trofeos por ver ganar a su equipo un torneo europeo. Su padre y su hermano siguen yendo (sin pandemia de por medio) cada domingo a San Mamés y Jon lo hace siempre que vuelve a España. Su pasión la lleva en la sangre pero también en su equipación y hasta que su patrocinador Adidas le pidió que lo retirara, llevaba el escudo de su equipo bordado en la bolsa de palos. Incluso se rumorea que en la bolsa siempre lleva escondido un brazalete de capitán del Athletic que le regaló su abuelo antes de morir en 2018.

https://www.instagram.com/p/BOuLlN4D1Tc/

2016 came to and end. A great year were I got my degree and jumped I to my professional career. A lot of memories were made this year but the most important one was starting a relationship with @cahillkelley I am so greatful to have you in my life. This year has been amazing because of you and I can't imagine a better life with anyone else. So glad you could make it to Spain to spend New Years with me. I love you so much my princess! ❤️❤️

A post shared byJon Rahm Rodriguez (@jonrahm) on

Su artista favorito es Michael Jackson, la canción que más veces ha escuchado en su vida es The way you make me feel del fallecido artista y entre sus películas preferidas se encuentra 300, cinta protagonizada por Gerard Butler. Entre sus grandes recuerdos de la infancia se encuentran las navidades pasadas en familia. Si pudiera elegir a tres personajes famosos para jugar un partido de golf, lo tiene claro: Rafa Nadal, el actor Adam Sandler y la cantante Shakira serían para él los tres compañeros perfectos para dar unos golpes. Él mismo se define como extremadamente competitivo (no le gusta perder ni en un partido de tenis sin importancia con su mujer), positivo y en cierta manera perezoso.

Fuente: Leer Artículo Completo