Guía para hablar (sin discutir) con esa amiga que lleva a su novio a todas partes

O la ves con su novio o no la ves. Antes erais uña y carne y ahora y ahora ha descubierto al amor de su vida y no se separa de él ni cuando quedáis para que le cuentes tu último desastre amoroso. Y aunque él se esfuerza en caerte bien hay ocasiones en las que te gustaría poder disfrutar de tu amiga a solas… pero parece que no hay manera. ¿Sospechas que tanta unión esconde una relación tóxica? ¿Es normal que él se presente esté invitado o no? ¿O por el contrario el problema lo tienes tú? Con esta guía esperamos aclarar todas tus dudas.

¿En qué etapa de su amorío se encuentran?

Si acaban de empezar y tu amiga está enamorada, desengáñate, no te vas a librar de verlos mirarse a los ojos con intensidad por mucho que lo intentes. Hay personas que en cuanto encuentran a la pareja de sus sueños hacen bomba de humo y desaparecen para no volver al rebaño hasta que las cosas empiezan a ir mal. ¿Preferirías que tu amiga fuera de esas? Seguramente no.

Además, es bastante común que las parejas que empiezan quieran que sus amigos más íntimos “den el visto bueno” a su nuevo amor, por lo que suelen acudir a los eventos sociales siempre bien acompañados (o eso les parece a ellas). Pero tranquilidad porque esa etapa pasará y seguramente tu amiga también querrá quedar en solitario contigo pasado un tiempo… aunque solo sea para poder poner verde a su novio en privado.

Otra cuestión es si ya llevan tiempo juntos y él es el convidado de piedra de todos vuestros saraos lo disfrute o no y ya estás un poco harta de verle. Entonces se impone analizar el comportamiento de tu amiga: ¿Crees que es del tipo de persona que necesita a su pareja para sentirse segura? ¿Es una romántica empedernida? ¿Crees que lo trae a vuestras quedadas porque él las disfruta realmente o porque si no viene ella se va a meter en problemas? Las respuestas a estas preguntas son muy importantes, en el primer y segundo caso tu amiga es así y no va a cambiar, en el último de los casos ella puede estar en problemas. Pero no pensemos mal.

El amor romántico nos hace estar pegados cuando no toca

El mito del amor romántico nos hace pensar cosas sobre las relaciones de pareja que no son las más apropiadas, por ejemplo, que una pareja que se quiere tiene que pasar la mayor cantidad de tiempo posible junta y compartirlo todo. Pues no, eso es una pareja que se asfixia no una que se quiere mucho. A lo mejor tu amiga tiene este concepto del amor ya arrastra al pobre muchacho a vuestras fiestas quiera él o no. Tenlo en cuenta antes de cargar toda tu ira sobre el pobre muchacho.

Igual que tienes que analizar por qué crees que tu amiga se está comportando así te toca pensar por qué te molesta tanto que él ronde por ahí cuando quedáis. ¿Es porque él no te cae bien o porque piensas que no es bueno para tu amiga? ¿O es que echas de menos cómo era la relación con tu amiga antes de que él apareciera? ¿O porque tienes algo muy gordo que solo quieres contarle a ella en exclusiva? Dependiendo de cuál sea una respuesta vuestra conversación.

Cómo pedirle a tu amiga una cita… sin su novio

Si partimos de la base de que la relación de tu amiga es normal y feliz y que tú no estás viviendo un ataque de nostalgia y estés deseando revivir vuestros años en el instituto, hablar con tu amiga para pedirle audiencia te puede resultar incómodo, pero estás en tu derecho a hacerlo. Pero para que ninguna de las partes de esa conversación resulte emocionalmente maltrecha (al fin y al cabo le estás pidiendo que deje a su novio atrás y es obvio que no lo hace porque se siente más a gusto con él) toca emplear a fondo la asertividad y la empatía.

Sé directa en tu mensaje y en lo que quieres, amable. Explica a tu amiga cómo te sientes e intenta proponerle un plan con tiempo. Por ejemplo, explícale que echas mucho de menos los cafés que os tomabais solas los domingos por la tarde, que te gustaría mucho ponerte al día porque aunque os veis a menudo al final nunca tenéis tiempo de estar a solas e intenta quedar con ella para la semana siguiente. Y si su respuesta es sí, no te olvides de darle las gracias y el día de vuestra quedada celebrar vuestra compañía mutua, aprovecha el tiempo para disfrutar de vuestra amistad no para reprocharle que siempre esté con él… solo así sentarás las bases para que conserveis vuestro propio espacio en su mundo amoroso.

Fuente: Leer Artículo Completo