El tapón mucoso, todo lo que necesitas saber de él

Si estás embarazada, especialmente por primera vez, son muchas las dudas que probablemente te asalten sobre tu nuevo estado. Tu cuerpo experimenta muchísimos cambios que te irán sorprendiendo a lo largo de estas 40 semanas, empezando desde los primeros síntomas de que esperas un bebé hasta las contracciones de parto que indican que tu hijo está a punto de nacer.

Desde el día que supiste que estabas embarazada, o incluso antes, tu vocabulario ha ido llenando de palabras nuevas: obstetricia, ácido fólico, toxoplasmosis, mastitis, contracciones de braxton, maniobra hamilton… Y, según se vaya acercando la fecha de salir de cuentas, irán surgiendo otras expresiones y tendrás aún más dudas. Es normal. Una de ellas quizás sea sobre el tapón mucoso: cómo es, para qué sirve y expulsarlo significa que estás de parto.

El tapón mucoso es una sustancia que se encarga de cerrar el cuello del útero o cérvix y proteger al bebé que esperas ante posibles infecciones externas pero, tal y como nos cuenta nuestro experto, expulsarlo no afecta al bebé, aunque sí se recomienda extremar los cuidados relacionados con la higiene personal. Tampoco significa que tengas que coger la maleta y salir corriendo al hospital. El parto todavía puede tardar días en llegar. Por eso hemos preparado este artículo en la que te ayudamos a resolver todas las dudas para que vivas con más tranquilidad la última etapa de tu embarazo. Una de las más bonitas de tu vida.

¿Qué indica la expulsión del tapón mucoso? ¿Duele?¿Las relaciones sexuales influyen?¿Cómo sé que no es líquido amniótico o una hemorragia? A continuación recogemos 1o preguntas y respuestas sobre el tapón mucoso que te darán toda la información que necesitas saber sobre este tema.

Cuantos más datos tengas al respecto, más relajada estarás y así podrás centrarte en otras cosas importantes como elegir el nombre de tu hijo. Si vas a tener una niña y buscas un nombre que se salga de lo común en este listado de 150 nombres de niña originales, seguro que lo encuentras. Y si vas a tener un niño y quieres que tu hijo tenga un nombre de esos que no se olvidan, no te pierdas estos 105 nombres de niño que te encantarán.

El tapón mucoso es una sustancia que se encarga de cerrar el cuello del útero o cérvix y proteger al bebé que esperas ante posibles infecciones externas. Se forma en tu interior, sin que tú te des cuenta, durante la séptima semana de gestación. Cuando lo expulses, verás que es una secreción de aspecto gelatinoso mucosanguinolento, unas veces más blanquecina y otras más rosácea.

Su formación se relaciona con el inicio del embarazo y su expulsión, en principio, con el final de éste.

Se expulsa cuando se inicia la dilatación cervical, es decir, cuando comienza la apertura del cérvix uterino. Este comunica el útero con la vagina y se va abriendo gracias a las contracciones, que hacen, al mismo tiempo, que las fibras musculares del útero se vayan estirando.

El momento de la expulsión del tapón es un signo precoz de inicio del parto o de su posible inminencia, aunque a veces, las menos, no ocurre así. Recuerda que la expulsión puede darse mientras estás haciendo pis, por lo que podría pasarte totalmente inadvertida; pero tranquila, no ocurriría nada porque en principio no se precisa ninguna actuación.

En el chequeo con el ginecólogo en el último mes del embarazo ya se suele advertir a la futura mamá de esta posibilidad.

Que probablemente se ha producido una modificación del cuello uterino, bien el inicio de su borramiento o su dilatación. Como sabes, el borramiento, que es uno de los parámetros que determinan si se ha iniciado el trabajo de parto, es el ablandamiento del cuello uterino y su acortamiento. La dilatación es la apertura del cuello, lo que hace posible que pueda salir el bebé. La expulsión del tapón mucoso se da en alguna de estas fases y es, casi siempre, el primer signo del comienzo del parto.

Puedes estar tranquila, la respuesta es negativa. Tu organismo lo tiene todo mucho más controlado de lo que crees. En principio, no hay dolor, salvo que la expulsión del tapón mucoso vaya acompañada del inicio de las contracciones o dinámica uterina. En este caso hay un dolor similar al de la menstruación o incluso dolores en zona renal.

Es muy probable que, tras practicar el sexo con tu pareja, especialmente en las últimas semanas del embarazo, observes un discreto manchado, pero no tienes que alarmarte, este es un signo que no tiene mayor trascendencia. Se puede afirmar que las relaciones sexuales no afectan en absoluto ni a la formación del tapón mucoso ni a su expulsión, así que en principio mantenerlas en el último mes de gestación no está contraindicado (a no ser que se haya desaconsejado por otras causas diferentes).

En modo alguno. El bienestar fetal en principio se respeta, en tanto en cuanto hay integridad de la bolsa de las aguas (que contiene el líquido amniótico). Es decir,el hecho de haber expulsado el tapón mucoso no indica que el bebé vaya a estar en peligro. Eso sí, es recomendable que extremes los cuidados relacionados con la higiene personal y que, a ser posible, optes por la ducha en lugar del baño.

En principio, si no se inician contracciones, expulsar el tapón mucoso antes de tiempo no tiene ninguna trascendencia. De hecho, la cantidad de días que transcurre desde la expulsión del tapón mucoso hasta el nacimiento del bebé varía de unas mujeres a otras. Y es que, aunque en general sí indica que estás a punto de dar a luz hay ocasiones (las menos) en las que pueden pasar dos o incluso más semanas antes de que puedas verle la carita a tu bebé.

La expulsión del tapón mucoso se diferencia de una hemorragia con claridad por el color, porque en esta última la sangre es roja y, de algún modo, más ‘limpia’. Además, se distingue también porque en la hemorragia la cantidad de líquido es más abundante.

El tapón es una secreción mucosanguinolenta. En cambio, si la pérdida fuera de líquido amniótico sería más clara, como orina. En este segundo caso deberías notificárselo rápidamente al especialista, porque la situación tendría implicaciones más serias y podrías necesitar alguna intervención ginecológica o un tratamiento específico para detener la pérdida. Recuerda, en todo caso, que en la clínica hay medios que ofrecen diagnósticos muy sencillos para establecer la diferencia de modo preciso.

Debes ir al médico solo si ves que estás sangrando abundantemente. En caso de ligero manchado, no es necesario acudir a la consulta de ningún especialista. Si hay sangrado como tal, el problema debe notificarse al ginecólogo de inmediato porque hay condiciones graves que pueden ser su origen.

¿Cuáles pueden ser los motivos?

• Placenta previa: la placenta cubre total o parcialmente el cuello del útero.
• Desprendimiento placentario: la placenta se despega de las paredes del útero.

Fuente: Leer Artículo Completo