El eterno debate nocturno: ropa interior para dormir, ¿sí o no?

Mucho se ha hablado durante años sobre si deberíamos irnos a la cama para disfrutar de unos dulces sueños con o sin ropa interior. Un debate que, de momento, parece no terminar de encontrar una respuesta clara al respecto.

Si preguntamos a nuestras amigas, algunas nos dirán que no utilizan ropa interior para dormir, otras nos dirán que sí y otras nos sorprenderán con la revelación de que utilizan braguitas ‘especiales’ para ello. Y por ‘especiales’ nos referimos a que son diseños muy ligeros y de tejidos suaves para disfrutar del máximo confort entre ronquido y ronquido.

Pero como la solución a este dilema parece no estar en la calle, son los expertos los que dan su opinión al respecto. La doctora Sarah Welsh, ginecóloga y cofundadora de HANX afirma lo siguiente: “Usar ropa interior en la cama puede estar bien si permite que el aire fluya libremente y no causa dolor o calor y humedad excesivos. Las áreas cálidas y húmedas pueden estimular el crecimiento de infecciones como la candidiasis. La ropa interior ajustada también puede provocar vaginitis, que es inflamación y dolor de la vagina, incluida la vaginosis bacteriana. Entonces, ya sea de día o de noche, evitaría la ropa interior sintética ajustada. El uso de ropa interior actúa como una barrera, protege su ropa del flujo vaginal y la sangre, y también protege su vulva y vagina de la irritación de la ropa“.

Sin embargo, la misma especialista también aprueba la no utilización de ropa interior para dormir “siempre y cuando no duermas con pijamas muy ajustados que acabarían con el propósito de no llevarnos la ropa interior a la cama”.

En resumen, y como bien explica Welsh,” si creas un ambiente positivo para la vagina por la noche, entonces no importa si se trata de ropa interior (transpirable y holgada, idealmente) o de ‘comando’. Todo se reduce a las preferencias personales y a lo que funciona para tu cuerpo”.

Ahora sí podemos dormir tranquilas.




Fuente: Leer Artículo Completo