Cómo vivir según Marina Abramovic en 10 pasos

Marina Abramovic es una de esas figuras artísticas que ha trascendido su campo y se ha convertido en un icono pop más allá de cualquier idea preconcebida que se pueda tener sobre su figura. Su trabajo, “cargado de una voluntad de cambio permanente, ha dotado a la experimentación y a la búsqueda de lenguajes originales de una esencia profundamente humana”, ha valorado el jurado que le acaba de otorgar el Premio Princesa de Asturias de las Artes 2021. El mismo jurado ha definido su obra como “parte de la genealogía de la performance, con un componente sensorial y espiritual anteriormente no conocido”.

Marina (Марина Абрамовић) nació el 30 de noviembre de 1946 en Belgrado, Yugoslavia. Conocida como la madrina del performance, durante más de 50 años ha dedicado su vida y su carrera a este tipo de expresión artística.

Intentar abarcar y explicar en pocas palabras, frases o líneas una carrera tan basta es hasta indecoroso. Su obra ha viajado ha España en dos ocasiones, en 2014 el Centro de Arte Contemporáneo de Málaga acogió la exposición Marina Abramović: Holding Emptiness, y en 2018 fue la exposición colectiva La NO comunidad la que permitió admirar su obra en Madrid. Entre sus muchos hitos, convertirse en la primera mujer artista viva que tuvo una exposición en solitario en The Royal Academy of Arts de la capital británica, siguiendo la estela de artistas hombres como Ai Wei Wei, Hockney, Kiefer, Kapoor.

Evocando su fuerte y marcada personalidad (¿de qué otra forma iba a ser para haber podido sacar adelante una carrera de 55 años?) hemos recogido los consejos vitales más importantes de la artista yugoslava que puedes aplicar en tu arte, en tu vida y, sobre todo, en tu día a día.

– “Nunca te enamores de un artista”. Si no estás metida o metido en el mundo artístico, seguro que tendrás una amiga o un amigo con una sensibilidad especial, distinta y que se desmarca, este carácter creativo, tan interesante como complicado, se puede volver en tu contra si es de la persona de la que te enamoras. Si estás dentro de sectores más artísticos, no hace falta que te digamos nada. Sobre todo, Abramovic hace una clara referencia y broma hacia su relación con Ulay (fotógrafo y performer) que duró más de una década.

-“No puedes hacer un buen trabajo/obra si estás/eres feliz”. Aunque pueda ser muy discutible, proyectar/canalizar el dolor/rabia/pena/tara en creatividad o, en este caso, en el trabajo, suele ser muy productivo y sano a nivel mental y emocional. Materializar todo lo que nos aflige en trabajo o algo que nos llena, suele dar buenos frutos. También puede leerse como metáfora, si te sientes completamente lleno o sientes que no te falta de nada, es complicado encontrar un motor que te empuje hacia la búsqueda de algo nuevo. En este caso, la artista se refiere a su complicada infancia en Belgrado, padres comunistas que la educaron de forma muy estricta. Al separarse su padre de su madre, vivió con ella una relación también muy compleja y, a los 29 años, decidió mudarse a Holanda a hacer arte. Esto fue complicado (pero excitante) porque aprendió a recontruirse. Fue educada de forma muy intransigente y tuvo que crear una nueva forma de expresión en una sociedad, la Holanda de los años ’60 y ’70, en la que no existían ningún tipo de restricciones.

-“El poder hacer arte es un regalo.” Evidentemente no todo el mundo puede dedicarse a lo que más le gusta o a lo que quería, sin embargo, siempre se puede sacar tiempo y, si no, no pasa nada, llenarás tu vida con algo que te haga sentir bien. El punto de la artista con esta afirmación se refiere a que, si tienes el tiempo (y el privilegio) de poder hacer algo que te guste o dedicarte a ello, aprécialo, algunas personas no lo consiguen en toda su vida.

-“Es muy importante -sobre todo se lo digo a las mujeres- que no tengáis miedo a amar y a amar de verdad. Sí, vas a sufrir hasta la médula, pero si haces algo hazlo, no lo hagas a medias, ve a por ello. Ama, odia porque la pasión es una parte importante de la vida.” Nada que matizar.

– “Si haces algo durante una hora o dos, sí, es una performance, pero si creas algo que dura dos, tres meses, entonces se convierte en vida (se hace realidad)”. Abramovic utiliza la performance como un símbolo que representa el poder de la constancia, la disciplina y el autocontrol. Aunque las nuevas generaciones así lo crean, los objetivos no se consiguen al primer intento, son necesarias aptitudes como las ya dichas para que algo que te interesa de sus frutos. Las cosas de palacio van despacio.

– “Todo el mundo tiene un trauma, todo el mundo siente soledad, todo el mundo tiene miedo a la muerte, todo el mundo tiene un dolor.” No olvidemos que, aunque estemos en el 2018, el s.XXI y demos más importancia a las redes sociales (y la vida falsa que proyectamos en ellas), todos somos HUMANOS.

-“Nadie tiene el derecho de hundir tu espíritu.” Aunque es fácil decirlo pero no hacerlo o llevarlo a cabo, las cosas te afectan en la medida que dejes que lo hagan. Es decir, no les des a las personas que no te hacen sentir bien ese poder sobre ti. Nadie tiene el derecho a hacerte de menos ni hacerte sentir menos. Si alguna persona es así, huye.

-“Es muy difícil mantener una carrera de 55 años porque siempre tienes que mantenerte tan curioso como un niño, reinventarte, tener el espíritu del tiempo en el que estás viviendo. Odio cuando los artistas de mi generación se cansan, deprimen y se quejan de que el arte está muerto. No tiene sentido. El arte es intrínseco al ser humano, es imposible que muera… Los artistas tienen que ser eróticos, sexuales, amar la comida, la vida, las relaciones…”.

-“La libertad es difícil de lograr y continuamente tienes que reconquistarla. Tienes que cometer errores, aprender de ellos, y adentrarte en territorios inexplorados con el riesgo de que te puedes perder”.

-“Una cosa que es realmente importante en la vida de un ser humano, en la vida de un artista, es el humor. Tienes que aprender a reír, y para hacerlo, necesitas primero aprender a reírte de ti mismo. No deberías pensar que eres la persona más importante del mundo. Tienes que dejar a un lado tu ego y ser humilde. Todos somos pequeños granos de polvo en el cosmos”.

Fuente: Leer Artículo Completo