Así fueron los mejores veranos de Lady Di

La madrugada del 31 de agosto de 1997 las radios y televisiones interrumpían sus emisiones para informar de que Diana de Gales y su pareja, Dodi Al-Fayed, habían sufrido un accidente en el túnel Place de l’Alma de París. Pocas horas después Lady Di fallecía y la noticia conmocionaba al mundo. Su muerte marcaba un antes y un después en la monarquía británica y la convertía en leyenda. La conocida como Princesa del Pueblo había cautivado al mundo entero con su timidez y su cercanía desde que se anunció su compromiso con el príncipe Carlos.

Diana no tuvo el matrimonio con el que soñaba, pero tras años difíciles, su divorcio del príncipe heredero le llevó a emprender una nueva vida en la que gozaba de algo más de libertad para poder hacer lo que tanto echaba de menos: viajar, practicar deporte, salir a comer con sus hijos… Todo se truncó aquel verano de 1997, en el que se encontraba disfrutando de París junto a su novio tras haber navegado por el Mediterráneo con sus hijos. Diana siempre supo disfrutar de los pequeños momentos de la vida y la familia era uno de sus pilares. En el aniversario de su muerte, repasamos cómo fueron algunos de sus veranos más felices.

Durante su infancia, Diana pasaba sus vacaciones en un pueblo costero a dos horas de Londres.

Diana, con diez años, durante sus vacaciones escolares en Itchenor, un pueblo situado en el condado de West Sussex.

Tras la separación de sus padres, Diana veraneaba en la casa de campo de su madre, en Escocia.

Los príncipes de Gales se casaron el 29 de julio de 1981. El 1 de agosto se embarcaron en el Royal Yacht Britannia para disfrutar de su luna de miel.

Diana no faltaba a los partidos de polo que jugaba el príncipe Carlos. En la imagen, durante un encuentro celebrado en Windsor, en junio de 1983.

Un bello primer plano de Diana, durante un viaje a Canadá en verano de 1983.

El de 1984 fue un verano especial para Diana, pues estaba a punto de dar a luz a su segundo hijo.

En 1985 aún corrían tiempos felices para la pareja: Diana y Carlos se besan en el tradicional partido de polo de Cirencester.

La familia al completo, disfrutando de sus vacaciones en Highgrove, en 1986.

Disfrutando de sus vacaciones en las escaleras de su casa de Highgrove, en 1986.

Pasar tiempo con sus hijos era su prioridad durante el verano. En la imagen, Harry y ella ayudan al príncipe William a montar en su pony.

Una imagen feliz de Diana, luciendo una gorra marinera.

Diana disfrutando de una excursión con el pequeño Harry en los alrededores del castillo de Balmoral, en Escocia, durante el verano de 1987.

En actitud relajada, durante unas vacaciones en España.

Una tierna imagen de Diana, posando con el pequeño Harry en Palma de Mallorca, en el verano de 1987.

Fueron varios los veranos en los que Lady Di disfrutó de Mallorca en compañía de los reyes de España, don Juan Carlos y doña Sofía, y los monarcas griegos, también invitados por el Rey. Navegar juntos era uno de sus principales hobbies.

Diana de Gales, radiante, en el estreno de El Lago de los Cisnes en Londres, en julio de 1989.

Una divertida imagen de Diana, el príncipe Carlos y la Reina Madre, conjuntados de cuadros, durante sus vacaciones en Escocia.

Diana, jugando en la arena con sus hijos y sus sobrinos, durante una escapada a la playa, en 1990.

En 1990, Diana llevó a sus hijos a ver un espectáculo de El Circo del Sol.

Diana adoraba hacer ‘cosas normales’. En julio de 1992 aprovechó para llevar a sus hijos y algunos de sus amigos o pasar un día de carreras en un circuito de karting.

Los royals británicos nunca se han perdido Wimbledon. En el verano de 1993 Diana disfrutó de la final entre Pete Sampras y Jim Courier acompañada por su madre, Frances.

En agosto de 1993, Diana viajó con sus hijos a Disneyworld.

A medida que sus hijos crecían, Diana fue dedicando más tiempo a su labor humanitaria. En junio de 1996, viajó a Pakistán y no pudo reprimir sus muestras de cariño con los más pequeños.

En 1996 la relación con el príncipe Carlos ya estaba rota. Diana se centró en sus hijos y durante las vacaciones de ese año disfrutó de unos días de descanso en Francia.

Una imagen del último verano de Diana, navegando feliz en St. Tropez acompañada por sus hijos y Dodi Al-Fayed.

Una divertida imagen de las vacaciones de Diana en 1997. Aquel verano, alejada de las obligaciones reales y del protocolo, disfrutó como cuando era niña.

Fuente: Leer Artículo Completo