Así es Soumaya, la hija más reservada de Carlos Slim: amante de la moda, madre de cinco hijos y soltera de oro

Con una fortuna estimada en 52.000 millones de dólares, su padre ocupa el puesto número 12 en la lista de hombres más ricos del mundo que cada año elabora Forbes (hasta el año pasado estaba en el quinto lugar). Soumaya Slim Domit es la cuarta hija de Carlos Slim y Soumaya Domit y destaca por ser la más reservada de los seis vástagos del multimillonario empresario mexicano que estos días ha saltado a los medios por su participación en el XIX Congreso de Directivos de la Confederación Española de Directivos y Ejecutivos, en la que ha expuesto su creencia en una jornada semanal de tres días de 11 horas cada uno para abrir el mercado laboral a más personas y en retrasar la jubilación diez años para rebajar el coste de las pensiones.

Su hija Soumaya, actualmente vicepresidenta del Museo Soumaya (fundado hace más de 25 años por su madre, sin ánimo de lucro y que alberga la colección artística de Augusto Rodin más importante del mundo fuera de Francia), huye de los titulares y los focos y son contadas las ocasiones en las que ha dado alguna entrevista a la prensa de su país. Sumi, como la llaman en su entorno, llegó al mundo en Ciudad de México. Antes de ella nacieron Carlos Jr, Marco Antonio y Patrick, y luego lo hicieron Vanessa y Johanna. Los seis hijos de la pareja fueron el culmen de un matrimonio que duró 33 años hasta la muerte de Soumaya Domit en 1999, a los 50 años, como consecuencia de una enfermedad renal.

La historia de amor de sus padres

Ella fue el gran amor del magnate mexicano que, aunque ha mantenido después relaciones con algunas mujeres conocidas como Sofía Loren, nunca ha vuelto a casarse. Hija del empresario Antonio Domit y de Lili Gemayel, y sobrina del ex presidente de Líbano, Amin Gemayel, Soumaya Domit Gemayel llegó a México cuando apenas tenía seis años. Su padre quiso ser pionero en la industria del calzado mexicana junto a sus hermanos. A Soumaya le encantaba la práctica de diferentes deportes y siempre destacó por su capacidad física para llevarlos a cabo en el colegio Asunción.

Casualidades de la vida, su madre entabló amistad con la madre de Carlos Slim, ya que ambas eran de ascendencia libanesa-mexicana. Así comenzaron a forjar lazos entre las dos familias y en 1966, cuando Soumaya apenas contaba con 17 años, se casaba con Carlos, que entonces tenía 26. El padre Marcial Maciel, fundador de los Legionarios de Cristo, los unió en matrimonio y la joven se convirtió a partir de entonces en su mano derecha y en su mejor asesora a la hora de poner en marcha diferentes negocios como los grupos Inbursa y Carso. Al casarse con Carlos Slim, éste iniciaba su carrera como corredor de bolsa e comenzaba a trabajar en negocios inmobiliarios. Un año después de la boda nacía su primer hijo, Carlos Jr.

Soumaya Domit fue una gran filántropa. Comenzó ayudando a estudiantes sin recursos, colaboró llevando ayuda médica a los indígenas mexicanos que vivían en lugares apartados y apoyó a un gran número de artistas e intelectuales. Además, siempre trató de inculcar a los mexicanos la cultura de la donación de órganos y escribió manuales que se regalaban en los centros médicos. Cuando aún no había cumplido los 30, Soumaya tuvo que someterse a un trasplante de riñón, órgano que recibió de su madre para salvarla de una insuficiencia renal, enfermedad de la que habían muerto su padre y su hermano Pedro. Años después, en 2008, su propio hijo Patricio recibió un riñón de hermano mayor Carlos.

Los inicios de Slim

Por su parte, Carlos Slim, es hijo de Julián Slim Haddad, llegado a México en 1902 desde Líbano, y de Linda Helú, hija de emigrantes libaneses que se habían instalado en México a finales del siglo XIX. Slim Helú se tituló como ingeniero civil en la Universidad Nacional Autónoma de México y allí comenzó impartiendo clases de álgebra y programación lineal. Desde muy joven, Slim empezó a interesarse por las inversiones en negocios que hacía prosperar, así como por la compraventa de bienes raíces en Ciudad de México. A principios de los ochenta y en medio de una gran crisis en su país, el empresario llevó a cabo varias compras de empresas, como Citagam, fabricante de Marlboro.

Los negocios del magnate mexicano han sido desde entonces muy variados. En 1997 adquirió acciones de Apple justo antes del lanzamiento de la iMac, con lo que logró multiplicar su fortuna, y también compró Prodigy, un proveedor de internet de Estados Unidos con el que logró una alianza con MSN, lanzando un portal en español de la mano con Microsoft. En septiembre de 2008 compró un 6,4 por ciento de The New York Times y se convirtió en el tercer accionista más grande de la compañía, después de la familia Ochs-Sulzberger, quienes han mantenido el control accionario del Times desde 1898, y del fondo de cobertura Harbinger Capital Partners. Ese año, Carlos Slim ya aparecía como el segundo hombre más rico del mundo por detrás solo de Bill Gates.

En 1990 adquirió Telmex, junto con France Telecom de Francia y SBC Telecomunicaciones de los Estados Unidos, la única compañía que brindaba servicios de telefonía fija en México y que hasta ese momento administraba el Estado. La labor filantrópica de Carlos Slim es de sobra conocida en su país ya que se extiende además por toda América Latina a través de la Fundación Carso. Creó también la Fundación Telmex y el Museo Soumaya y participa en la Fundación Alas de Shakira.

Tras la muerte de su mujer, a Carlos Slim se le ha relacionado con personalidades como Noor de Jordania o con la actriz Sofía Loren, pero él siempre ha asegurado que no formaría una nueva familia. “No me volvería a casar, la familia que tengo es maravillosa, ¿para qué la voy a descomponer haciendo otra?”, afirmó hace algunos años.

Arte, moda y una profunda fe religiosa

La hija más discreta de Slim, Soumaya, es una apasionada del arte y la moda desde que era una niña. Estudió Historia del Arte en la Universidad privada de Anáhuac, gestionada por la congregación religiosa de los Legionarios de Cristo, la misma que eligieron el resto de sus hermanos para formarse. Soumaya se casó el 7 de julio del año 2000 con el arquitecto mexicano Fernando Romero Havaux. La boda se celebró en la Catedral Metropolitana de la Asunción de la Santísima Virgen María de Ciudad de México, un imponente edificio barroco que se comenzó a levantar en 1571, que está ubicado en el centro histórico de la capital mexicana y que desde 1987 es Patrimonio de la Humanidad. Al enlace de la hija de Slim asistieron, entre otros, el expresidente del Gobierno de España Felipe González, la viuda del Premio Nobel de Literatura Octavio Paz, Marie Jo, o quien fuera presidente mexicano desde 1982 hasta 1989, Miguel de la Madrid.

Fernando Romero Havaux es uno de los arquitectos más prestigiosos de México. Al finalizar sus estudios se unió a la oficina Office for Metropolitan Architecture (OMA), en Rotterdam, que dirige el reconocido arquitecto holandés Rem Koolhaas. En 1999 fue líder de proyecto y responsable de la obra ganadora Casa da Música, en Oporto, Portugal, reconocido como un hito artístico de la ciudad y descrito como ​una de las salas de conciertos más importantes construidas en los últimos 100 años. Romero fundó Fr-ee en la Ciudad de México en el año 2000, una institución ligada a la investigación y los estudios del terreno y cuyos proyectos abrazan el diseño sostenible. El marido de la hija de Slim se encargó de la planificación y construcción del Museo Soumaya y del centro comercial Plaza Carso. En 2013 fue nombrado miembro honorario del American Institute of Architects y un año después ganó el concurso para la construcción del nuevo aeropuerto de Texcoco junto a Norman Foster.

Soumaya y Fernando se divorciaron de manera amistosa en 2017 después de 17 años casados y desde entonces Soumaya es una de las solteras más codiciadas de México. “Ambos sentimos y decidimos que era momento para una nueva etapa. Nos enfocamos a darle lo mejor a los niños, el mayor tesoro que los dos tenemos”, dijo él a la revista Quién. La pareja tuvo cinco hijos y tal es su discreción que su último y quinto embarazo (una niña a la que llamaron Melissa Ismeria) en 2004, sólo se conoció cuando el matrimonio recibió a los príncipes de Dinamarca en el Museo familiar y ella apareció luciendo tripa de su avanzado estado de gestación. La última vez que se vio a la expareja juntos fue en la graduación escolar en el colegio Irlandés de Santa Fé (al que asisten casi todos los nietos de Slim) de su hija mayor, Soumaya Romero.

Con una profunda fe en la religión católica como el resto de su familia, la moda es una de las grandes aficiones de Soumaya Slim y han sido numerosas las ocasiones que ha apoyado a los diseñadores de su país en las diferentes pasarelas. Además es vicepresidenta del Museo Soumaya y fundadora de la galería Archivo Diseño y Arquitectura, donde su exmarido tiene su despacho.

Una gran unión familiar

Los seis hijos de Carlos Slim están muy unidos. El mayor, Carlos Jr., estudió Administración de Empresas y ha sido un gran impulsor en el mundo de la Fórmula 1. Además es presidente del Consejo de Teléfonos de México y de América Móvil, así como miembro de Grupo Carso y director general de Sanborns. Está casado con María Elena Torruco, hija del secretario de Turismo de Ciudad de México, Miguel Torruco, y que estudió Gastronomía francesa y mediterránea en la Ecole Ritz Escoffier, de París. Tienen tres hijos: Carlos, Emiliano y Marielle.

También licenciado en Administración de Empresas, Marco Antonio se especializó en Finanzas y ha sido un gran contribuidor al Grupo Financiero Inbursa de su padre. Es también presidente del Instituto Carlos Slim de la Salud y en 2012 se convirtió en líder del consejo de Impulsora del desarrollo y empleo en América Latina. Está casado con Ximena Serrano Cuevas, hija del empresario José Serrano y la socialité mexicana Pepita Serrano.

Patricio es presidente del consejo de administración de Ferrosur y vicepresidente de Grupo Carso y América Móvil, así como de Industrias Nacobre y forma parte de los consejos de Carso Global Telecom, Telmex, Hoteles Calinda, Grupo Condumex, Empresas Frisco, Sears Roebuck de México, Cigarros La Tabacalera Mexicana y Promotora Inbursa. Está casado con María de Jesús Aramburu y tiene dos hijos, Diego y Norma Isabel.

Happy birthday Chilaquil. Te amo con todo mi corazón ❤️

A post shared byArturo Elias Ayub (@arturoelias) on

Vanessa es presidenta de la Asociación de Superación de para México y América Latina. Además, dirige los programas de bienestar de las Fundación Telmex, Fundación Carlos Slim y está casada con Daniel Hajj, que es director de América Móvil y consejero de Telmex, Grupo Carso, Minera Frisco y Carso Global Telecom. Tienen cinco hijos.

Finalmente, Johana es licenciada en Educación Preescolar y es integrante de la Fundación Carlos Slim en la que participa en temas de educación y salud, dirige el Programa Educación Inicial en la misma fundación y es consejera de Grupo Sanborns. Está casada con el empresario Arturo Elías Ayub, que fue además integrante de Shark Tank o Negociando con Tiburones, una serie estadounidense en la que empresarios jóvenes presentan sus ideas a grandes del mundo de los negocios como él. Tienen tres hijos: Arturo, Alex y Johanna.

Fuente: Leer Artículo Completo