Amanda Seyfried confiesa que fue presionada para desnudarse

Amanda Seyfried obtuvo su primer papel en televisión en 1999, en la serie As The World Turn, cuando apenas tenía nueve años. A pesar de su juventud, la estadounidense demostró con creces su talento ante la cámara y pronto logró dar el salto a la gran pantalla. El personaje de Karen en Chicas Malas fue el gran trampolín a Hollywood. Desde entonces, la intérprete ha protagonizado múltiples series y películas, entre ellas la icónica Mamma mía, y a día de hoy puede presumir de ser uno de los rostros más aclamados del panorama audiovisual.

Pese al éxito obtenido, hay decisiones que la actriz, cantante y modelo tomó en sus comienzos y de las que ahora se arrepiente. Entre ellas, desnudarse ante la cámara. «Con 19 años, ir por ahí sin ropa interior… ¿me estás tomando el pelo? ¿Cómo dejé que eso sucediera? Ya sé por qué: Tenía 19 años y no quería molestar a nadie, y quería mantener mi trabajo. Fue por eso», ha confesado en una reciente entrevista a la revista Porter.

Seyfried señala que a día de hoy ya no cuenta con este miedo a decir que no a actitudes que no considera oportunas. Ni siente esa presión por hacerlo. «Hay un nivel de respeto que nunca había sentido tan plenamente a mi alrededor», ha manifestado, aludiendo a que este respeto se debe a que «tiene 36 años y sabe quien es».

Una crítica a Hollywood que vuelve a poner en el punto de mira la figura de las coordinadoras de intimidad en los rodajes. La importancia en que haya alguien junto a ti que te ayude con la escena, con la que puedas sentirte cómoda y a la que además puedas recurrir en caso de tener problemas. Amanda es tan solo la última en hablar sobre ello, anteriormente han sido innumerables los rostros femeninos y masculinos de Hollywood que alaban que a fecha de hoy haya personas que trabajen en ello y que los directores no duden en contar con ellas siempre que la película lo requiera.



Fuente: Leer Artículo Completo