Alina Kabáyeva, excampeona olímpica y pareja de Putin, en paradero desconocido

En Rusia, donde la gimnasia rítmica es mucho más que un deporte, Alina Kabáyeva es mucho más que una de sus atletas más laureadas. Medalla de Oro en los JJ.OO. de Atenas en 2004, lleva su apellido un movimiento solo al alcance de unas pocas elegidas. Para efectuar el Kabáyeva, un giro dorsal con ayuda de la mano, hay que tener mucha fuerza y gran flexibilidad de espalda.

¿Quién es?

  • Nacida en la exrepública soviética de Uzbekistán en 1983, hija de un futbolista profesional, se mudó con su madre a Moscú siendo una adolescente para convertirse en una de las mejores gimnastas de Rusia: dos medallas olímpicas, 14 en mundiales y 25 en europeos.
  • Desde que dejó la competición en 2007, ha sido modelo, cantante y actriz. También diputada en la Duma, como gran apuesta de Putin.
  • Hace dos años que no se la ve en público, y su desaparición aumenta los rumores sobre su relación con el presidente y los hijos secretos de la pareja.

Si en su etapa como gimnasta dio muestras claras de ambas cosas, no ha sido diferente desde que en 2007 abandonara las pistas. Vladimir Putin la fichó para su partido, Rusia Unida. Se convirtió en parlamentaria y siete años más tarde, en presidenta del principal grupo mediático del país. No había duda de que era una de las favoritas del líder ruso. Un periódico publicó en 2008 que mantenían una relación y planeaban casarse, motivo suficiente para que la cabecera fuera clausurada inmediatamente. Paradojas, desde su fundación, Kabáyeva impulsa programas formativos para transmitir a periodistas jóvenes la importancia de la libertad de prensa. Desde entonces no han cesado los rumores sobre este noviazgo secreto. También se ha dicho en varias ocasiones que han tenido hijos, aunque no se ha confirmado. Cada aumento de talla de la exatleta o ausencia prolongada del presidente alimenta las especulaciones sobre embarazos y partos.

En un giro digno de los novelones rusos, Kabáyeva desapareció de la esfera pública hace dos años. Desde el 11 de octubre de 2018, no se la ha visto en ninguna parte. No ha sido obstáculo para que la empresa que preside haya cerrado un importante acuerdo con el gigante Netflix. Al fin y al cabo, fue ella quien acuñó un giro imposible.

Fuente: Leer Artículo Completo