Alaska, Mario Vaquerizo, Bibiana Fernández y Manuel Bandera: una tribu muy especial que brilla en el escenario

No quiero más dramas en mi vida, solo comedias entretenidas…”, reza la canción de Fangoria. Para Mario Vaquerizo la melodía de La última tourné, la nueva obra de Félix Sabroso con la que se suben de nuevo a las tablas, sería Dramas y comedias. “Entretenidas. Y emotivas, festivas, alegres, surrealistas y desternillantes… –cuenta Vaquerizo–, estas historias que para mí están ubicadas en la Nancy Furgo, la furgoneta en la que viajamos toda la compañía, incluidos nuestros cuatro perritos y nuestro conductor, Robertini. Creo que sería muy bueno que Félix escribiera la próxima obra de teatro inspirado en eso: las carreteras de España, las gasolineras, los bares de carretera… [risas]”.

Después de tres años de éxito con las comedias musicales El amor está en el aire y El amor sigue en el aire, el autor y director Félix Sabroso y Seda Producciones repiten con la misma troupe de artistas, esa familia elegida que componen (contra viento y marea) Bibiana Fernández, Alaska, Mario Vaquerizo, Manuel Bandera, Marisol Muriel y, la última –y sabrosa– incorporación, Cayetano Fernández (lo habíamos visto en Un chico de revista o El cabaret de los hombres perdidos).

Para Bandera no hay nada que pueda pagar una relación así: “Sin duda, es la familia que hemos elegido. Da gusto hacer teatro con estos compañeros, con estos amigos, con mi familia…”. La última tourné “es una comedia hecha para divertir, pero también con una doble lectura sobre la modernización de España, es un retrato de cómo intentar cambiar y no conseguirlo”, declara su autor y director, Sabroso, que lleva trabajando cuatro años con los mismos actores.

Pero, ¿dónde nos lleva esta comedia musical? En su guion, Sabroso lo supo describir a la perfección. “A principios de los años 90 España vivía una explosión de crecimiento, la democracia se consolidaba y nos situábamos ante una burbuja de modernidad y crecimiento. Preparábamos la Expo 92 y las Olimpiadas de Barcelona. El mundo tenía puestos los ojos en nosotros, mientras le dábamos la espalda a una crisis mundial que, obviamente, nos llegó también. Todo ese breve barniz de modernidad ocultaba una idiosincrasia patria, chusquera, mentirosa, donde la picaresca y la horterada del nuevo rico brillaban por doquier”.

Una hilarante revista que refleja el mundo de las varietés y que narra una época a través del prisma del artista Norberto Pinti (Manuel Bandera), director, autor y productor que regenta una pequeña compañía portátil de variedades que se ganan la vida en giras lustrosas y populares por los pueblos de España. “Esta obra muestra las dificultades de una compañía que tiene que afrontar una España lanzada hacia no se sabe dónde y que reclamaba cambios sin saber por qué ni cómo”, reflexiona Bandera.

Y la historia continúa así: “Tras 20 años de éxitos viviendo en el faranduleo nómada, descubren que los géneros que tocan empiezan a desfasarse. Comienzan los 90 y nuestro país despega económicamente y mira a Europa y al futuro. Cuando se les cae una gira de verano, Norberto decide que deben renovarse o morir, el espectáculo está cambiando, hay que hacer teatro comprometido, arte de verdad, se acabaron las varietés, las vedetes. Es tiempo de elevarse a la categoría de arte. Cuando Norberto decide montar con elevadas intenciones La comedia sin título de Lorca, la compañía se dispersa y seguirán a Norberto solo cuatro de ellos, además de un domador de perros con vocación de cantante folclórico,Tino Velasco (Cayetano Fernández)”.

“Básicamente es un homenaje a una época que yo ya viví –confiesa Bibiana Fernández–, yo estoy viviendo esto por segunda vez. Cuando empecé con Juanito Navarro había ya pocas revistas en gira, como género estaba en las últimas bocanadas”. Bibiana interpreta aMiranda Vega, una vedete que “traga con lo que tenga que tragar cuando el hambre aprieta”. Es perspicaz y adelantada, algo trasnochada y hasta le quiere poner título a la obra: La comedia de Miranda Vega. “Realmente era una propuesta muy atractiva, sobre todo para alguien que ha vivido el género, que lo ha conocido y lo ha trabajado como yo, es como volver otra vez, un comeback, pero desde otra perspectiva, con una mirada con sorna y con cierta nostalgia, porque en el fondo son unos perdedores. Es curioso cómo me resulta tan reconocible, porque te pasa, te vuelve a pasaren la ficción y luego en la realidad te lleva a vivir como entre dos caminos, la realidad y la ficción. Esa es mi vida”, dice riendo Bibiana.

Y continúa: “Pero la vida es ya, ahora, y más en estos momentos de incertidumbre, que lo mismo te mueres de la Covid-19 que te cae un gordo en el Don Pepe, porque la fatalidad es así, y te mata. La vida es incierta, entonces, yo no miro para atrás con nostalgia, miro con alegría y recuerdo los momentos, pero nada más que tengo un día: hoy“. Enzo Marini, el personaje al que da vida Mario Vaquerizo, también intenta que la vida sea… diferente.

Liante, mentiroso y fantasioso, el actor dice que coincide con el personaje en la vida real «en que soy un poco mentirosillo, aunque siempre que miento es para tratar de solucionar algunos problemas, y lo que más me aleja de él es que Enzo es una gran coreógrafo y, encima, tiene una melenita rubia que ya la quisiera yo para mí. Mientras tanto, me conformo con una peluca divina, que me queda muy bien, la verdad”.

Para Alaska La última tourné quiere contar “ese momento crucial en que el artista siente que tiene que evolucionar, no porque él quiera, sino porque las circunstancias lo imponen”. Y cree que cada espectador puede sentirse identificado, porque es una cuestión vital que nos afecta a todos en algún momento. “Para mí, la moraleja es ‘nunca cambies solo porque te digan que hay que hacerlo’… pero también podría ser ‘no tengas miedo de probar nuevos caminos… si te apetece'”.

La cantante y actriz da vida a Paca Castellón, una vedete cómica que después de muchos disgustos ha perdido la gracia hasta para contar chistes: “¡No tengo nada que ver con Paca! Ella tiene miedo, terror… También es verdad que a la pobre le ha pasado algo muy gordo que la ha dejado hecha polvo. ¡Fíjate, contar chistes en un escenario! Yo sería incapaz… [ríe], pero puedo afirmar que esta obra ha sido una pequeña reafirmación en los pasos que he dado en mi propia carrera, cada decisión que he tomado, no porque me lo dijeran, sino porque yo quería, aunque pudiera parecer una locura”.

Y es que quizá, como dice Cayetano, una de las cosas más bonitas de lo escrito por Félix “es ver cómo continuamente el ser humano tiene que reinventarse y probar cosas nuevas, y sin embargo volvemos a nuestra raíces, a lo viejo conocido, ¡a lo que realmente nos gusta! Eso sí, habiendo probado de todo para poder elegir qué es lo que nos viene mejor, y qué es lo que más nos hace felices”.

Cae la tarde y, cuando acaba la sesión de fotos, Marisol Muriel (mujer en la vida real de Manuel Bandera) se enfunda su personaje de ‘la Chelo’ (Chelo Mir), una bailarina que brilla sobre el escenario y que, eso sí, confunde catecismo con cataclismo, mira al resto del equipo, les abraza y suelta un: “¡Vamos, tribu!”. En efecto. Es la familia elegida.

‘La última tourné’ arranca la temporada madrileña en el Teatro Calderón el próximo 21 de octubre.

Fuente: Leer Artículo Completo