6 hábitos que debilitan tu sistema inmunológico (y que debes tener en cuenta mientras dure la pandemia)

Si para para cualquier momento de la vida mantener el sistema inmunológico fuerte nos puede salvar de más de un problema de salud, durante los tiempos de pandemia de coronavirus que nos ha tocado vivir todavía tenemos que ser más estrictos. La alimentación es uno de los pilares que nos ayudan a fortalecer nuestras defensas, así como los suplementos alimenticios, pero cuidado porque nuestros hábitos también son fundamentales para evitar ser vulnerables a la enfermedad. Toma nota porque esto es lo que NO deberías hacer (y si lo haces piensa en cambiar el chip ya).

Beber (demasiado) alcohol

Seamos claros. Tomar una copita de vino o una cerveza de vez en cuando es incluso hasta bueno para nuestra salud, ero cuando esto se convierte en un hábito diario debemos prestar atención. Según un estudio publicado por la revista Alcohol Research, el consumo elevado de alcohol está directamente relacionado con una respuesta inmune debilitada haciendo a las personas más propensas a neumonías y síndromes de estrés respiratorio agudo, patologías directamente relacionadas con el coronavirus.

El exceso de sal y azúcar en las comidas

Numerosos estudios de la Organización Mundial de la Salud han concluido que el consumo excesivo de azúcar también está relacionado con la debilidad del sistema inmunitario y recomienda no consumir más de 12 cucharaditas al día. Por su parte, una investigación realizada por el Hospital Universitario del Bonn concluía que comer con demasiada sal puede provocar deficiencias inmunes. Según explica este estudio, nuestros riñones excretan la cantidad de sodio excesiva y esto conlleva a una mayor lentitud de nuestro organismo a la hora de combatir infecciones bacterianas.

El tabaco

Es otro de los hábitos que aumenta la debilidad de nuestro sistema inmune y predispone a sus consumidores a padecer Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) y todos los tipos de cáncer. Asimismo, consumir tabaco también provoca una mayor incidencia de enfermedades respiratorias. Todo ello relacionado con las patologías vinculadas de forma directa con el covid-19.

El estrés

El estrés continuado puede no solo afectar a nuestro equilibrio mental sino también a nuestra salud. Desde la aparición de ciertas enfermedades como resfriados, alergias, herpes… es decir, influye directamente en nuestras defensas y en nuestro sistema inmunitario. Estudios como el llevado a cabo por la Universidad Estatal de Ohio, señalan que nuestras emociones tienen una relación directa con los procesos fisiológicos y la respuesta inmunitaria.

Dormir poco y mal

El descanso es fundamental para nuestra salud, para nuestras defensas y para ciertos patógenos, pero un estudio realizado por las Universidades de Tubinga y Lübeck, en Alemania, concretó cómo afecta exactamente el sueño a nuestras funciones inmunitarias. Este demostró cómo la función de los linfocitos-T, los glóbulos blancos encargados de combatir los patógenos, se deterioran después de solo tres horas sin dormir, entre otras conclusiones.

Llevar una dieta poco saludable

La dieta mediterránea siempre es una buena opción para llevar una alimentación saludable. Si además, pones foco en qué comer según tu edad, estarás ayudando de forma extra a tu cuerpo a darle aquellos nutrientes que necesita en cada momento de tu vida. Las vitaminas A y C y elácido fólico pueden convertirse en tus mejores aliados. Introduceverduras de hoja verde, legumbres, pescado, carne… sigue una dieta variada y por supuesto, olvídate del consumo excesivo de procesados y ultraprocesados que solo pueden traernos problemas de sobrepeso, colesterol, diabetes…

Fuente: Leer Artículo Completo

Noticias de estilo de vida