Sarah Nicole Landry, la influencer que normaliza con estas fotos las estrías, la celulitis y las cosas normales de los cuerpos reales

Su historia nació como una lucha de superación y de hacer frente a sus demonios que se ha convertido en todo un fenómeno en Instagram. Tanto, que su cuenta es seguida por 1,6 millones de personas que en cada post que ella comparte interactúan y convierten en una especie de terapia de grupo donde las palabras de apoyo surgen entre los usuarios de forma natural. Y es que Sarah Nicole Landry quiso hacer de Instagram su cuaderno de bitácora hacia una vida más sana tanto física como mentalmente.

Madre de tres hijos, un día decidió que había llegado el momento de perder peso y cambiar su estilo de vida, así que siguiendo un régimen estricto, llegó a perder 50 kilos. Luego llegó un divorcio que también contribuyó a esa bajada, dado el estrés emocional que causó en Nicole. Así que en poco tiempo, y tal como ella ha ido contando en sus redes y su blog, The Birds Papaya, se quedó sin kilos, con tres hijos y siendo una madre “soltera”. Un shock inicial al que Nicole supo ver la parte positiva.

View this post on Instagram

I know what your initial reaction may be. Because likely, it’s the same as mine. ⁣ ⁣ One is better. One is worse. ⁣ One good. One bad. ⁣ One flattering. One unflattering. ⁣ ⁣ And there begins the spin of our value being placed in one or the other. A good or a bad. A better or worse. A flattering or an unflattering. ⁣ ⁣ It creates a system that runs inside of us.⁣ One that isn’t disrupted by WHO we are, but by our own disguises and false beliefs. ⁣ ⁣ One brings relief. One brings shame. ⁣ One brings confidence. One rips it apart. ⁣ One feels attractive. One feels unattractive. ⁣ ⁣ The system continues and continues, until you realize…⁣ ⁣ “Loving your body isn’t about believing it LOOKS good, but knowing it IS good, regardless of how it looks” – @beauty_redefined. ⁣ ⁣ Wear the clothes you love. ⁣ Rock them and your body in a way that feels right for you. ⁣ But know that when they come off, ⁣ YOU don’t go with them. ⁣ ⁣ 💕⁣

A post shared by Sarah Nicole Landry (@thebirdspapaya) on

View this post on Instagram

This morning I was thinking about all of the things I’ve felt shame for throughout my life and the one thing they all had in common: they lived in the dark.⁣ ⁣ You didn't talk about them. You didn't see them. You didn't share them. You didn't dare show them.⁣ ⁣ I've also experienced freedom from shame. Each experience different from the last.⁣ But they too had all one thing in common: I broke free of it when brought into the light.⁣ ⁣ When you could talk about them. When you could see them. When you could share them. When you could show them. ⁣ ⁣ Shame feels like a dirty secret. Something you wish to hide. It causes stress as you manipulate your life around it, hiding it, trying to keep it in the dark. And this shame is not about right and wrong. It’s about us. It’s about who we are.⁣ ⁣ Freedom from that shame showed me that many of the secrets held captive in the dark were not dirty, ugly or wrong after all, not even a little bit. Rather, they were beautiful, normal, sometimes unique, and often all too common. Side effects of this wonderful, hilarious, often trying circumstance that we call life. ⁣ ⁣ I'm sharing this image with you because this is the angle that brought me the most shame.⁣ It's caused me stress. It's caused me to manipulate my life around it by what I wear, how I position my body in everyday tasks, intimacy, and more. ⁣ ⁣ So I wish to free it from the dark.⁣ ⁣ To talk about it.⁣ To see it.⁣ To share it.⁣ To show it.⁣ ⁣ To stand up tall, and let it be light.

A post shared by Sarah Nicole Landry (@thebirdspapaya) on

Llegado ese momento, Nicole decidió que era momento de empezar a quererse tal como era. Y ese “tal como era” implicaba estrías derivadas de la perdida de peso, flacidez y celulitis. Cosas que hasta entonces había ocultado y que, llegado el momento, decidió compartir en la red para normalizarlo hasta convertirse en todo un referente del body positive.

“Al crecer, nunca vi mujeres con celulitis. Así que vi extraño y anormal que se desarrollara en la parte posterior de mis muslos cuando era adolescente. ⁣⁣Adopté un look masculino, no por elección, sino para poder usar pantalones cortos en lugar de braguitas de bikini. ⁣⁣Hacía cientos de sentadillas al día, porque un tipo comentó que cuantas más hiciera, estaría libre de ella. ⁣⁣Caminé hacia atrás al salir de las habitaciones en las que estaba mi marido por temor a que pensara menos de mí. ⁣⁣Usé pantalones largos en el verano solo para decirles a todos que odiaba los pantalones cortos. ⁣⁣Me estaba escondiendo. ⁣Porque no sabía que era normal, y mucho menos que había otros como yo. ⁣⁣¿Qué cambió? ⁣⁣Lo hiciste. ⁣Lo hicimos”, comentaba en un post.

Ahora Nicole ha vuelto a casarse y está embarazada de su cuarto hijo, y en su último post ha vuelto a hacer un alegato en pro de los cuerpos reales, con sus defectos y virtudes, y contra los “falsos” posados de Instagram en estos meses de verano: “Vivamos nuestras vidas sabiendo que no estamos aquí para adornar los lados de las piscinas y las playas. No estamos destinados a quedarnos quietos en un solo lugar por temor a un “lado malo”. ⁣⁣⁣⁣Estamos aquí para vivir. ⁣Estamos aquí para existir. ⁣Ser – estar. ⁣Disfrutar. ⁣⁣⁣⁣Cuando hacemos eso, todos son lados “buenos”. ⁣⁣⁣⁣Foto 1: yo posando / ⁣⁣Foto 2: yo jugando con mi hijo. ⁣⁣⁣⁣¿Adivina cuál recordaré más? ⁣⁣⁣⁣Eso es un poco a lo que me refiero. ⁣⁣El bit de memoria. ⁣⁣Ese es el lado “bueno”, el lado vivo. ⁣Ese es el que deberíamos apuntar”.

Fuente: Leer Artículo Completo