Retirar el relleno labial, lo último en tendencias estéticas

Las tendencias de cada época crean un canon de belleza que se refleja en las pasarelas y en las campañas de publicidad. Este es el que establece el tipo de belleza al que aspirar en cada momento. Por tanto, no es una conclusión exagerada pensar que los procedimientos de medicina estética también están influenciados por estas tendencias, ya que según sea este canon la demanda de determinadas intervenciones aumenta y la de otras disminuye.

El ejemplo más ilustrativo de esto lo tenemos en las operaciones de pecho. En el principio de los años 2000, la tendencia era un pecho grande y redondo y las consultas estéticas se llenaron de pacientes queriéndose informar sobre esta intervención -a criterio médico queda cuánto se puede aumentar en cada caso-. En la actualidad, el pecho ideal es más moderado, incluso tirando a pequeño, esto ha provocado una ola de retirada de implantes y reconstrucciones mamarias. No es que no se sigan realizando operaciones de aumento de pecho, de hecho es una de las cirugías más demandadas, pero las clientas acuden a su cita con el médico demandando menos volumen y dejándose asesorar por el profesional, al estar menos influidas por el ecosistema.

Ahora parece que le toca el turno a los labios. Tener unos labios gruesos e hidratados es un símbolo de juventud, dos objetivos que se pueden conseguir con las inyecciones de bótox. Esta tratamiento cada vez está más generalizado y la edad de los pacientes que acuden a las clínicas ha disminuido. Pero se perciben cambios: hasta ahora la tendencia marcaba una boca con grandes volúmenes que se veía reforzada por un cuidado maquillaje que juega con los claros y oscuros, con los brillos e, incluso, bordea los labios por fuera de su contorno, poniendo en práctica el conocido overlip.

Pero de nuevo la pandemia ha modificado la concepción de labios bonitos, atractivos y sexies que se tenía hasta marzo de 2020. Desde la irrupción del coronavirus, la naturalidad impera como tendencia en todos los ámbitos de la belleza: en las alfombras rojas y en las pasarelas hemos visto como la textura natural del cabello se lleva con orgullo y, por otro lado, se están dejando atrás las uñas recargadas que puso de moda Rosalía para decantarnos por el clean slate, unas uñas limpias que se tiñen de colores naturales.

Esta corriente de belleza natural afecta también a la estética de los labios y si hasta el momento las bocas grandes eran el objetivo de las pacientes que recurrían a las inyecciones de bótox, son estas mismas las que están acudiendo a consulta pidiendo la retirada de estos rellenos, según los médicos especialistas. Existe lo que se llama fatiga del relleno. Los pacientes están cansados de tener que volver a consulta cada cierto tiempo para mantener los resultados del bótox y han tomado consciencia de que una zona continuamente pinchada se puede ver sobrellenada, un efecto de labio hinchado que no resulta nada estético.

Los expertos apuntan a que la nueva tendencia es el estiramiento de labios, este procedimiento consigue que la zona se vea rejuvenecida, debido a que elimina las arrugas, pero sin añadir volumen. Es una técnica que también se realizan los pacientes que eliman rellenos previos, ya que la zona puede quedar flácida y deformada.




Fuente: Leer Artículo Completo