Noviembre Beauty de Mujerhoy se inaugura desnudando los secretos de la belleza clean

Los encuentros digitales Noviembre Beauty que Mujerhoy ha organizado para todas sus lectoras con la belleza como protagonista no podían haber comenzado mejor. Gracias a la charla entre la jefa de belleza de Mujerhoy, Cantal Ceña, y Elena Muñoz Gil, directora comercial de la firma cosmética Caudalie, hemos descubierto todas las claves de una las tendencias más fuertes actualmente en el mundo beauty: la belleza clean.

Clean beauty es una filosofía de vida. Es tratarnos y cuidarnos de una forma natural que no solo es respetuosa con nuestra piel, sino que también respeta el entorno en el que vivimos. Hemos tomado conciencia de cómo queremos cuidarnos a nosotros mismos y al planeta”, ha comenzado diciendo Elena Muñoz antes de empezar a enumerar las características de esta nueva forma de concebir y crear la cosmética más naturales.

¿Qué es un producto clean beauty?

Los productos que engloban la categoría “clean beauty” suponen un esfuerzo de formulación porque al hacerlos se intenta prescindir de elementos que pueden ser nocivos no solo para la piel, sino también para el medio ambiente. Una filosofía que al llegar a las tiendas de cosmética puede aparecer bajo muchos nombres: productos bio, eco, orgánicos… Pero no todos son iguales ni ofrecen las mismas cosas por eso la experta nos dio las claves para escoger los mejores.

“Lo que une a estos conceptos es el empleo de unos ingredientes que además de naturales se han obtenido respetando reglamentos y normativas concretas. Yo buscaría en este tipo de productos bio, eco y orgánicos esa certificación europea para asegurarnos la calidad. En Europa existen cinco certificaciones distintas, dependiendo del país, y que un producto posea uno de estos sellos es buena señal. Además, es importante leer bien las etiquetas, que deben dejar muy claro en qué es 0% esa crema o ese producto, es decir, debe decir lo que contiene y también qué ingredientes malos para mí o para el medio ambiente no contiene”, aconsejó la experta.

La belleza de lo natural con la menor cantidad de química posible

El clean beauty en cosmética no es más que un reflejo de los intereses e inquietudes que tienen actualmente la sociedad trasladados al mundo de la belleza y ha llegado para quedarse, no es una simple moda. “En este momento todos estamos buscando ese punto de naturalidad. Y volvemos la vista atrás, hacia la utilización de ingredientes naturales que podían incluso haber usado nuestras abuelas”, aseguró Elena Muñoz Gil.

La necesidad de reducir la química en los cosméticos está sustentada en que algunos de los componentes que se usaban hasta ahora han demostrado que pueden tener efectos sobre la piel y sobre la salud poco deseables. Por ejemplo, el fenoxitanol, que se suele emplear como conservante desde que las marcas intentaron reducir la máximo el uso de parabenes, puede provocar reacciones alérgicas y resulta muy irritante. “Además, si se emplea de forma continuada en grandes cantidades puede llegar a provocar alteraciones neurológicas”, afirmó la experta.

Pero aunque el clean beauty mire hacia lo natural, no se puede prescindir 100% a la química en la cosmética. “Lo que hay que vigilar es que usemos cosméticos que lleven al menos un 95% de ingredientes naturales. El 5% restante puede ser química y corresponder, por ejemplo, al sorbato potásico, que es un conservante que también se usa en alimentación”, apuntó Elena Muñoz Gil.

¿Más natural significa menos eficaz?

Esta es una duda que asalta a muchas mujeres ante este tipo de productos: de acuerdo, son más respetuosos con la piel, ¿pero serán igual de eficaces que una crema con más ingredientes artificiales? Para garantizar la eficacia un producto de cosmética natural debe pasar por las mismas pruebas de laboratorio otro cargado de químicos. Solo a través de todos esos estudios es como se puede demostrar que el producto cumple lo que afirma decir y que, por ejemplo, es capaz de multiplicar por cinco la producción de colágeno de la piel.

La cosmética natural de calidad tiene que educar al cuerpo. Sus ingredientes activos lo que van a hacer es garantizar que activan a tu organismo para que genere lo que tu piel necesita. Para mí esa es la novedad de la cosmética natural”, aseguró la experta.

Más natural, más limpio, más “clean”, por lo tanto, no es sinónimo de menos eficaz. Y tampoco es sinónimo de producto con una menor capacidad de despertar nuestros sentidos y sentirse agradable en la piel. “Por ejemplo, se pueden usar moléculas de aceites esenciales de plantas capaces de llegar a las capas más profundas de la dermis e incluso al torrente sanguíneo. Esto no solo permite que las fórmulas sean más eficaces (acaso hay algo más eficaz que la lavanda en una crema de noche para relajar la musculatura de nuestro rostro), sino que las hace más agradables”, apuntó Elena Muñoz Gil que nos dejó con un buen consejo: hay que recordar que en cosmética, gracias a la beauty clean, podemos tener todo, es decir, productos más naturales, igual de eficaces y que ofrecen una experiencia sensorial de cosmética de lujo.

Fuente: Leer Artículo Completo