Ni rubia ni morena, el color de pelo que quita años y es tendencia ahora mismo es el cobrizo (y así lo tienes que cuidar)

Los coloristas capilares ya nos lo adelantaron el año pasado cuando nos desvelaron los colores de pelo que se llevarían en 2021: el tinte de pelo cobrizo iba a dar mucho de qué hablar. Series como Gambito de Dama, con el rojo veneciano de su protagonista, The Undoing, donde Nicole Kidman volvió a su tono y rizos naturales, o la más reciente The Bridgerton, donde varias de sus actrices son pelirrojas, confirman que los tonos naranjas y rojizos son los que están más de tendencia.

El rubio siempre ha sido el color de pelo más demandado en las peluquerías españolas, pero este año “muchas de las clientas se están atreviendo con el cobrizo, a modo de mechas o reflejos, balayage o incluso tinte”, asegura Omar El Gharbawy, director de la peluquería Studio C. Y, aunque esta tendencia ha empezado fuerte en lo que va de año, Jose Suárez, director del salón Florent Suárez asegura que “se acrecentará más durante la primavera, momento en que buscamos tonalidades más luminosas para despedir los meses de invierno y dar la bienvenida al buen tiempo”.

Lo mejor que tiene el cobrizo es su calidez, que lo convierte en un tono muy rejuvenecedor. Además, comprende una gama cromática muy amplia que facilita encontrar el matiz más adecuado para cada persona. El cobre más natural es perfecto para las pieles más claras, mientras que los más puros y vibrantes funcionan de maravilla con una tez más oscura o cetrina, ya que aportan luminosidad. Y en ambos casos se pueden combinar diferentes tonalidades de la gama del cobrizo (cobre natural, marrón cobrizo, cobre dorado o cobre intenso) para conseguir profundidad y un efecto multitono que aporte movimiento y volumen.

¿El pero? Al igual que ocurre con los rubios más claros, este también es un color difícil de mantener. En casa te tocará cuidar tu pelo con una gama de productos capilares específica para el color. Un truco para mantener tu melena vibrante por más tiempo es “trabajar el producto haciendo especial hincapié solamente en la raíz, sin insistir tanto de medios a puntas, y aclarar con agua tibia o fría, nunca con agua caliente, ya que eta provoca que se abra la cutícula y se pierda la intensidad del color”, aconseja Suárez.

Fuente: Leer Artículo Completo