Mastopexia, la otra cirugía de pecho más demandada

En 2019, las cifras respecto a las operaciones de pecho en España hablaban por sí mismas. Según la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética, este tipo de intervenciones se han multiplicado por 4 desde 201o, un dato del que se puede extraer que las españolas cada vez están menos contentas con su pecho natural y tienen más naturalizada la idea de pasar por quirófano para modificar aquello que no les gusta.

Y es que una operación estética de pecho no siempre tiene como objetivo aumentar su volumen. Además de las mamoplastias de aumento, existe una intervención a la que se acude cuando se quiere modificar el aspecto de las mamas, la mastopexia. Según Clínicas Dorsia, esta operación se la practican 6.500 mujeres al año en España, pero, ¿en qué consiste exactamente?

La mastopexia es una cirugía que busca conseguir el levantamiento de las mamas para devolverles su posición y forma originales. Una de las preguntas más repetidas en las consultas es si esta intervención va asociada a la colocación de una prótesis. Y la respuesta realmente la tiene el cirujano, tras valorar cada caso de manera individualizada. La intervención en sí no implica la colocación de una prótesis, no obstante, según indican desde Dorsia, suele ser lo habitual, dada la edad en la que las pacientes recurren a este tipo de operación, para conseguir un resultado satisfactorio. De lo anterior, podemos deducir que cada caso es diferente y, por tanto, es imprescindible la valoración personalizada en consulta donde el cirujano analizará la situación de partida.

¿Qué problemas soluciona una mastopexia?

Sobre todo esta dirigida a mujeres que sufren de una caída significativa del pecho. Esta puede haber sido provocada por distintas causas, como un aumento o disminución drástica de peso, un embarazo, la lactancia o simplemente el paso de los años. Esta intervención está enfocada a elevar los senos y devolverlos a su posición natural de años atrás.

En una primera consulta, antes de la intervención, el médico valorará el historial clínico de la paciente, profundizando en hitos como embarazos y periodos de lactancia previos. En esta cita también se tendrá que valorar el tipo de piel de la paciente (gruesa, fina, si hay estrías, cuál es el nivel de flacidez, etc…). Por último también se debe tener en cuenta la estructura de la glándula mamaria. La elasticidad y densidad de la misma también influye en el estado de la mama y en la decisión médica de practicar o no la intervención.

¿De qué depende colocar o no implantes?



Fuente: Leer Artículo Completo