La gimnasia facial que puedes hacer con este dispositivo

A la hora de cuidar la piel los esfuerzos se suelen centrar solo en aplicar los tratamientos, pero estos son solo la mitad del trabajo. Estos deberían completarse con la gimnasia facial. Y es que si entrenamos el resto del cuerpo para mantenernos en forma y evitar la flacidez y que la piel se destense, lo mismo ocurre con el rostro: una parte de la salud de la piel y de su aspecto depende de los músculos del rostro.

Esta gimnasia facial debe hacerse cada día, justo antes de aplicar el tratamiento y después de la limpieza. Puede realizarse mediante masajes con los dedos y moviendo los músculos del rostro, pero normalmente nuestras rutinas son frenéticas y el tiempo para la rutina facial es limitado, pero por eso se recurre a los dispositivos de microcorrientes, que estimulan la musculatura facial.

En concreto hablamos del dispositivo Bear de Foreo. Este está disponible en dos versiones, la original y la mini. La primera cuenta con cinco niveles de intensidad y la segunda con tres, con las que activa los 69 músculos del rostro. El primero lo hace de forma general y el segundo de forma más precisa y focalizada.

¡Lo quiero!

La tecnología de microcorrientes ayuda a redefinir y contornear el rostro al recibir pequeñas descargas en la piel.

¡Lo quiero!

Ambos dispositivos cuentan con la tecnología Anti-Shock System, que se encarga de ajustar la intensidad de las microcorrientes del dispositivo al nivel de resistencia de cada piel, haciendo que sea seguro. Aún así, hay que usarlos con un producto conductor, como es el Serum Serum Serum de Foreo, que además de conducir las corrientes actúa como tratamiento.

¡Lo quiero!

¿Cómo se utiliza?

Pero usar estos dispositivos tiene cierto misterio, ya que no vale con pasarlo por el rostro de forma aleatoria y ya está. Además, según cómo lo utilicemos podremos también potenciar concretamente unos músculos u otros para corregir lo que nos preocupa poniendo el foco en ello. Crys Dyaz da cinco rutinas para ello:

Ojos

Consiste en hacer movimientos circulares por la zona de la ojera, de este modo se activan los músculos de la zona del contorno del ojo y se conseguirá una mirada más levantada. Incluso, se puede ejercitar para conseguir la tendencia de los foxy eyes.

Óvalo facial

Se centra en la zona de mandíbula, donde puede haber más flacidez. Mantener los músculos activados en esta zona ayudarán a la prevención de la papada. ¿Cómo? Con el dispositivo en vertical en el centro de la barbilla, una de las esferas debe estar por encima y la otra por debajo y deslizar hacia las orejas.

Frente

Se coloca el dispositivo horizontal y se desliza hacia el nacimiento del cabello: “Con estos ejercicios notificaremos esa zona de la frente atenuando las marcas de expresión, es una de las zonas más visibles junto con los ojos y que más preocupan. Ambas zonas son el reflejo de muchos de los movimientos involuntarios que hacemos al gesticular”, señala la experta.

Pómulos

“Gracias a los impulsos musculares conseguiremos activar esta zona, consiguiendo resultados visibles de levantamiento y definición de los pómulos”. Con el dispositivo en vertical y con la esfera superior junto a la nariz, se lleva hacia la oreja.

Completo

Todos estos ejercicios se unen en una rutina de tres minutos para ejercitar todo el rostro, pero si vamos justas de tiempo solo nos centraremos en aquello que lo necesita.




Fuente: Leer Artículo Completo