La crema de manos que utiliza Isabel II: cuesta 23 euros, reduce las manchas y también cuida las uñas

Nada más llegar a casa, antes de comer, antes de entrar en un establecimiento, después de tocar dinero… Lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón o con un gel hidroalcohólico se ha convertido en uno de los gestos más repetidos (y necesarios) de los últimos meses. Es un hábito protector, pero puede afectar a la capa protectora natural de esta parte del cuerpo porque al eliminar la suciedad y los posibles gérmenes se arrastran también los aceites naturales y la barrera de humedad de las manos, donde la piel es más fina que la del rostro. Para restablecer el equilibrio, todos los especialistas recomiendan aplicar una crema hidratante que mantenga la piel de las manos sana. Y de este ritual de cuidados es devota Isabel II.

Aunque desde palacio no se ha confirmado, se dice que la reina de Inglaterra es fiel a una marca específica desde hace años para hidratar sus manos. Y aunque no se dedica a hacerle publicidad, se pueden intuir sus preferencias por sus autorizaciones reales. Son pocas las firmas que cuentan con la autorización del royal warrant para entrar a la Casa de Windsor, y una de ellas es Clarins, que tiene un lugar especial en la rutina de belleza de la monarca desde su coronación en 1953 cuando encargó a la empresa con sede en París que creara un tono de labial que hiciera juego con su túnica. Aunque no hay fuentes oficiales que lo corroboren, se ha publicado que de esta compañía cosmética es la crema de manos Hand and Nail Treatment Cream que usa.

Crema Juventud de manos. Precio: 23,50 euros.

Este clásico de la marca actúa sobre las manos contribuyendo no solo a hidratarlas sino también a que recuperen su juventud tras un uso continuado. Actúacomo un guante que protege a las manos de los cambios en la temperatura y, al mismo tiempo, aporta una sensación suave en la piel y fortalece las uñas. Tras su aplicación, el ungüento nutre, suaviza en profundidad, cuida de las uñas y además, actúa sobre los signos del envejecimiento ayudando a reducir la apariencia de las manchas y cuida de las uñas. Porque, como ya se sabe, si los ojos son el espejo del alma, las manos reflejan nuestra edad.

La crema fue creada en 1979 e hicieron falta mas de 150 formulaciones para perfeccionarla. Elaborada a partir de ingredientes orgánicos, como extractos de aceite de sésamo o morera de Japón, su efectividad es tal que a día de hoy, no ha hecho falta modificar su composición. De ella Jacques Courtin Clarins decía: “No quiero una crema para las manos, quiero un guante de belleza que no se vea y no deje huella”. De textura cremosa y nada pegajosa, se puede usar tantas veces como se quiera y, además, sirve para todo tipo de pieles. Como detalla David Rodríguez, formador de la marca, “cuanto más exigente se es con una fórmula y más se prolongan las pruebas, más perfecto llegará a ser el producto. Además, una buena crema para las manos es de lo más difícil de desarrollar, porque la mano presenta dos tipos de piel: seca arriba y con tendencia húmeda abajo, por lo que es necesario satisfacer dos exigencias opuestas para nutrir sin dejar huella”.

Nuestros periodistas recomiendan de manera independiente productos y servicios que puedes comprar o adquirir en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos en nuestros textos, Condenet Iberica S.L. puede recibir una comisión. Lee aquí nuestra política de afiliación.

Fuente: Leer Artículo Completo