Eugenia Cervantes: la doctora que hace magia con las sonrisas abre su nueva clínica en Madrid

Desde la pandemia una de las cosas más importantes que hemos olvidado ha sido nuestra sonrisa. Aunque hemos aprendido a expresarnos con la mirada, con la llegada de las vacunas en este nuevo año, confiamos en dejar a un lado las mascarillas –odiosas e incómodas por un lado, pero cruciales para combatir el virus– y recuperar uno de los gestos más bonitos que comparte el ser humano: sonreír.

Mientras ese momento llega, la célebre doctora Eugenia Cervantes, experta en Implantología, Ortodoncia Invisalign y Microcarillas, y fundadora de Eugenia Cervantes Estética Dental y Denty Dent, dos de los centros de salud bucodental más aclamados de nuestro país, nos anima a poner nuestra boca a punto para ese ansiado momento.

“Animo a los lectores a que confíen en nuestros protocolos. Contamos con todos los medios de protección y seguimos rigurosamente los protocolos de bioseguridad parapoder cuidar de ellos y también de nuestro equipo. El 2020 ha sido un año de aprendizaje y reflexión para mucha gente y me incluyo. Pero confío en que vendrán tiempos mejores, tiempos en los que seguro volveremos a sonreír sin mascarilla”.

Nacida en Huancayo (Perú), la doctora Cervantes adoraba jugar al voleibol. Su talento le llevó a viajar todo el país. Fue entonces cuando sintió la necesidad de alcanzar nuevos retos y, poco a poco, fue despertando su vocación por la odontología. “Me di cuenta de que es la profesión ideal para estar más cerca de las personas, acompañarlos durante los tratamientos y ofrecerles bienestar”, nos cuenta. “Siento que con la odontología estética puedo ayudar a las personas no solo a conseguir la sonrisa ideal, sino todo lo que eso significa para su vida; un cambio integral y, muchas veces, radical en la autoestima y calidad de vida de las personas. He comprobado con muchos pacientes como una sonrisa sana y bonita puede motivarlos a mejorar sus hábitos de salud”.

Cervantes es una empresaria hecha a sí misma a base de formación, constancia, curiosidad y trabajo duro. Siempre tuvo claro formar una empresa y convertirse en un referente en el sector, éxito cumplido con dos clínicas en la capital y pacientes de todas las partes del mundo. Tras completar la carrera de Odontología en su país natal. Más tarde, llegó a Madrid, y se quedó prendada de la capital, donde terminó su carrera. Desde aquí sintió la necesidad de seguir cultivándose en su profesión y viajó a Nueva York (Estados Unidos) para estudiar un postgrado. Luego, volvió a la capital española para emprender.

“Así como me quedé fascinada con New York, puedo decir que Madrid es otra de esas ciudades fuentes de inspiración para las personas que quieren comerse el mundo. Me gustan las ciudades con movimiento y que te inspiran a cada paso”.

En 2010 fundó Denty Dent, un centro dentro del sector dental cercano y con la última tecnología. Tras once años de éxitos, la peruana ha decidido dar el salto y fundar su nueva clínica: Eugenia Cervantes Estética Dental. “Lo considero mi consagración. Un centro con servicios más especializados, tratamientos exclusivos y más cercano al paciente. Muchos valoran que sea yo la que les responda personalmente a los mensajes y valore su sonrisa con la misma cercanía que pueden tener con un amigo o un familiar”.

En su nuevo centro, la doctora da rienda suelta a su talento. Sobre todo, en tres de sus especialidades: las microcarillas de composite, Invisalign y las microcarillas de porcelana. Técnicas que aprendió de la mano de laureados mentores como el dentista Dr. Christian Coachman –creador de la técnica Diseño Digital de Sonrisas, con más de 85K seguidores en Instagram– y el Dr. Michael Apa –odontólogo de celebridades como la actriz Chloë Sevigny o el presentador Simon Cowell y amante de los Ferraris; que colecciona en su casa de los Hamptons.

“Uno de los tratamientos más demandados son las microcarillas de composite cuya técnica he perfeccionado. Es una versión mejorada de las carillas realizadas con resina. Al ser láminas mucho más finas, no es necesario tallar el diente, pero se requiere de un trabajo manual más complejo, preciso y minucioso para conseguir la forma deseada en los dientes del paciente. No se trata solo de colocar el composite sobre los dientes, algo que puede hacer cualquier odontólogo. Cada paciente es único y hay que diseñar una sonrisa que tenga armonía con su rostro y que le permita expresar su personalidad”.

Cuando la doctora Cervantes no está gestionando su apretada agenda profesional, nos confiesa que adora hacer deporte y pasar tiempo con su marido, el ginecólogo Gustavo Salazar, y su hija. También adora viajar, soñar con seguir manteniendo la máxima calidad en sus clínicas y aspirar a abrir nuevos centros. “En redes sociales me piden que vaya a diferentes partes de España. ¿Por qué no plantearme a futuro abrir nuevos centros y seguir ayudando a más personas? Me encantaría”.

En imágenes

Lujo, experiencia y la última tecnología: así es la nueva clínica Eugenia Cervantes Estética Dental

Fuente: Leer Artículo Completo