Estos son los secretos para lucir el pelo rubio perfecto

Aunque a principios de año varias famosas de Hollywood decidiendo dejar de ser rubias para convertirse en morenas, el rubio sigue siendo el color de pelo más buscado en Google y Youtube. Platino, blanco nórdico, beige, mostaza… los matices son infinitos, por lo que encontrar el tono de rubio perfecto y la técnica de coloración más adecuada en cada caso (tinte completo, balayage, mechas, reflejos, etc.) no siempre es tarea fácil. Tanto si estás pensando pasarte al bando de las rubias, como si ya estás en él pero quieres volverte aún más rubia, aquí tienes unos consejos para dar con el tono blonde ideal.

El tono de la piel es clave

Si tu piel es clara, pero rosada se verá muy favorecida con el aspecto fresco y brillante que aporta el tinte rubio nórdico; si es más amarillenta, como la de las asiáticas, los reflejos y el balayage en tonos fríos suavizan y aportan dimensión, pero debes tener cuidado con los matices muy cálidos o el resultado será una melena cobriza. El balayage funciona muy en la la tez cetrina, ya que hace que el rubio se vea más natural; pero si buscan un rubio más drástico es mejor que lo acompañes de una raíz más oscura. Y en las pieles más morenas es aconsejable usar un rubio oscuro alrededor de la cara para realzar el color y enmarcar el rostro sin necesidad de tener que aclarar demasiado el tono general.

Habla con tu colorista

Muchas veces nuestra visión no es la misma que la del peluquero y corremos el riesgo de salir del salón con un color o corte de pelo totalmente diferente al que llevábamos en la cabeza antes de entrar. Es muy importante que hables con tu colorista el tiempo que sea necesario, explicándole qué es lo que quieres exactamente, cómo cuidas tu cabello a diario, cada cuánto tiempo puedes volver a la peluquería para refrescarte el color… Además, también es crucial que lleves algunas imágenes de referencia del tono rubio que te gusta (y del que no). Así el profesional podrá elaborar mejor el color perfecto para ti.

Ten paciencia

En ocasiones no es posible alcanzar el rubio deseado en una sola sesión. Dependiendo del color de tu base, de los tintes o mechas que te hayas llevado en los últimos seis meses y del tono de rubio final que quieras obtener, es probable que tengas que pasar bastantes horas en el salón e, incluso, en ocasiones es posible que no consigas el tono final en una sola cita, sino que tendrán que ser dos. Y, si tu colorista te aconseja hacer primero una prueba de color en un solo mechón, ¡hazle caso! Si no, corres el riesgo de estropearte la melena y tener que olvidarte de la opción del rubio o –peor aún– someterte a un corte radical porque tu cabello se ha sensibilizado.

Cuida tu nuevo color en casa

El cabello de color rubio necesita unos cuidados específicos de mantenimiento, por lo que tendrás que comprometerte a realizarlos si quieres que tu melena esté perfecta. Cuando decoloramos el cabello este se vuelve más poroso, lo que le hace más vulnerable a los cambios de color, la contaminación, la falta de humedad y los rayos UV; lo que se traduce en cabello más seco y con posibles cambios de color que viran al naranja. Para evitarlo es importante que uses un champú especial para pelo rubio –suele incluir pigmentos morados, que evitan la pérdida del tono– o uno que no contenga sulfatos, ya que estos arrastran el color, y una mascarilla específica.

Fuente: Leer Artículo Completo