Esta es la forma de mantener tus rizos hidratados y definidos entre lavados

El pelo rizado al más puro estilo ochentero este otoño está más de moda que nunca. En nuestro país Cristina Pedroche ha sido la última famosa en apostar por los rizos y fuera de nuestras fronteras Celine Dion es quien ha recuperado lo que parecen ser sus bucles naturales. Tanto si llevas los rizos al aire habitualmente como si has decidido olvidarte de las planchas para dejar que salgan a la luz ahora, te conviene seguir leyendo para saber cómo mantenerlos hidratados y definidos entre lavados.

El cabello rizado tiende a ser más seco que el resto. Esto se debe a que su forma enroscada dificulta que los aceites naturales que produce nuestro cuero cabelludo se extiendan fácilmente hasta las puntas. Además, la distribución de dichos aceites también se garantiza cepillando el pelo a diario, gesto que no se hace cuando se tiene la melena repleta de rizos. Por no hablar que este tipo de melenas no necesitan ser lavadas con tanta frecuencia y, por tanto, se muestran más encrespadas y quebradizas por la falta de reposición de agua e hidratación.

En la ducha elige productos capilares que te proporcionen un chute de hidratación y nutrición y no te saltes ninguna semana el paso de la mascarilla. Al salir también es importante que te seques la cabeza con una toalla de microfibra o, en su defecto, una camiseta de algodón, siempre sin frotar para evitar el frizz. Después aplica un acondicionador sin aclarado o una crema de peinado que tenga propiedades hidratantes, de medios a puntas.

El aceite capilar será tu producto de referencia. Si lo aplicas antes de secarte el cabello servirá para sellar los productos que has aplicado con anterioridad, así como para aportar un extra de hidratación y brillo. Y unas gotitas por la noche (o en días alternos si no tienes mucha cantidad de pelo o si este es fino) también ayudará a que mantengas tus rizos en orden.

Por último, la forma en la que duermes también es determinante para el aspecto de tu melena. Cuanto más te muevas el frotamiento del cabello sobre la almohada producirá más roturas, sequedad y encrespamiento. Para evitar esto puedes acostarte con el pelo sujeto en una trenza o cubierto por un gorrito de satén o también puedes probar a cambiar tu funda de almohada habitual por una de seda.

Fuente: Leer Artículo Completo